Conectarse

Comparte
Ir abajo
avatar
telenovelistasiempre
Mensajes : 772
Fecha de inscripción : 08/02/2012

Amor Sangriente: El Origen - Parte 3/4

el Mar Jun 23, 2015 12:13 pm
Amor Sangriente: El Origen
Película
Parte 3


Don Camilo (acercándose a Felipe y Sebastián): No se preocupen, muchachos. El juez va a venir, ya verán.
Felipe (algo preocupado): Espero que tenga razón, don Camilo.
Don Camilo (tranquilo): Ya verán que tengo la razón.
Don Eliseo se retira en un rincón para hablar al teléfono.

Don Eliseo (algo preocupado): ¡Buenos días, señor juez! Disculpe la molestia, pero ¿podrá venir o no? Ya se tardó mucho, si hasta las novias están listas.
Juez León (tranquilo y escuchando su voz desde el teléfono): Perdón, don Elíseo, pero hubo un imprevisto, una boda de última hora. No pude posponerla, pero ya estoy en el camino, estoy por llegar.
Don Eliseo (más tranquilo): Esta bien, señor juez. Muchas gracias.
Juez León (amable): No, al contrario. Yo le agradezco por la comprensión, señor Eliseo. En unos minutos nos vemos. ¡Adiós!
Don Eliseo (contento): Esta bien, señor juez. ¡Adiós! (Cuelga el teléfono.)
Don Eliseo se acerca a los demás.
Don Camilo (volteando hace a él): ¿Qué dijo el juez, Eliseo?
Don Eliseo (contento): No se preocupen, está por llegar. Se tardó porque le apareció una boda a última hora.
Sebastián (aliviado): ¡Ay, qué bien! Por un momento pensé que ya no habría boda.
Don Camilo (molesto): ¡¿Qué?! ¿Cómo que no haya boda? De que habrá boda, habrá boda. Y si no hubiese llegado el juez, hubiese intentado con todos hasta dar con alguno disponible. Y si no hubiera encontrado a nadie disponible, hubiese llamado a un comandante de nave, ya que ellos también tienes derecho de oficiar casamientos. Pero de que se casen hoy, se casen hoy.
Sebastián y Felipe empiezan a reír.
Felipe (sonriendo): Don Camilo, nos alegró el día más de lo que ya lo era.
Don Camilo (serio): Pues como no. ¿Cómo que no haya boda? Nada más eso faltaba. Nadie les va a arruinar el día, por mi cuenta corre. Y la de Eliseo también. ¿No es así, don Eliseo?
Don Eliseo (serio): Pero por supuesto. Nadie va a ruinar su boda.
De repente, se oye el timbre. Martha va a abrir. Había llegado el juez. Este se acerca a los novios.
Juez León (sonriente y dando la mano con todos): ¡Buenos días! Disculpen mi tardanza, pero hubo un contratiempo. Ya le conté a don Eliseo. Yo soy el juez Aníbal León. ¡Mucho gusto! Bueno, no perdamos más el tiempo. Empecemos la ceremonia.
Felipe (contento): Espere un momento, señor juez. Primero tienen que bajar las novias.
Juez León (emocionada): ¡Oh sí, es cierto!
Felipe (contento): Martha, por favor, diles a Alma Rosa, a Rosaura, a la señora Amelia y a la señora Leonora que pueden bajar. El juez ya está aquí.

Martha (sonriendo): Enseguida, señor. Con su permiso. (Se va.)


INT. / MANSIÓN MONTERRUBIO, CUARTO DE ALMA ROSA Y ROSAURA / DÍA


Martha toca a la puerta.
Doña Amelia (tranquila): ¿Quién?
Martha (de buen humor): Soy yo, Martha, señora Amelia.
Doña Amelia (tranquila): Pasa, está abierto.
Martha (entrando al cuarto): Con permiso, señora. Disculpe la molestia, venía a avisarles que el juez ya llego. Pueden bajar.
Alma Rosa (contenta): ¡Por fin! Pensé que nunca iba a llegar.
Doña Amelia (riendo): No eres la única que pensó que no va a llegar. Pero ya es hora de bajar. (Alzando la voz) ¡Rosaura, tenemos que bajar, llego el juez!
Rosaura (saliendo del baño): Aquí estoy. Solo me fui al baño arreglar el lápiz que no se me veía bien. Me veía como un payaso con el lápiz que me puso la maquillista.
Doña Amelia (apurada): Bueno, ya. Ahora que todo se resolvió, vamos a bajar. Te ayudo, Leonora. (Ayudándola a levantarse.)
Doña Leonora (contenta): Gracias, Amelia. (Se levanta.)
Todas bajan.


INT. / MANSIÓN MONTERRUBIO, SALÓN / DÍA


Doña Leonora lleva a Rosaura y doña Amelia lleva a Alma Rosa hace a sus novios.
El juez dice lo que tiene que decir, luego hace la infaltable pregunta.
Juez León (serio): Si hay alguien que se opone a esas dos bodas, que hable ahora o que calle para siempre.
Todo se queda en un silencio total por lo que el juez hace las preguntas esenciales.
Juez León (serio): ¿Señor Sebastián Monterrubio Soler, acepta usted como su esposa a la señorita Alma Rosa Beltrán Saldarriaga?
Sebastián (sonriendo, mirando a Alma Rosa y agarrándola de la mano): Si, acepto, señor juez.
Juez León (serio): ¿Señorita Alma Rosa Beltrán Saldarriaga, acepta usted como su esposo al señor Sebastián Monterrubio Soler?
Alma Rosa (sonriendo, mirando a Sebastián y agarrándolo de la mano): Si, acepto, señor juez.
Juez León (serio): ¿Señor Felipe Valdéz Solórzano, acepta usted como su esposa a la señorita Rosaura Monterrubio Soler?
Felipe (sonriendo, mirando a Rosaura y agarrándola de la mano): Si, acepto, señor juez.
Juez León (serio): ¿Señorita Rosaura Monterrubio Soler, acepta usted como su esposo al señor Felipe Valdéz Solórzano?
Rosaura (sonriendo, mirando a Felipe y agarrándolo de la mano): Si, acepto, señor juez.
Juez León (sonriendo): Con el poder con la que me invirtió el estado de Florida, declaro a las dos parejas marido y mujer. ¡Pueden besar a sus novias!
Los 4 sonrían y las dos parejas se besan. Los invitados aplaudan.
Luego todos van a prepararse para ir a la iglesia.
Vemos como Alma Rosa y Rosaura ponen sus vestidos y se arreglan.
Después de que todos están listos, van hacia la iglesia.


EXT. / LIMO DE LOS MONTERRUBIO, LIMO DE LAS NOVIAS/ DÍA


Alma Rosa (feliz): ¡Por fin me voy a casar en un vestido blanco de princesa como siempre soñé!
Rosaura (feliz): ¡Nos vamos a casar con los hombres que amamos!
Doña Amelia (feliz): Llego el día. ¡Por fin te casas! Espero que las dos sean felices. Se lo merecen.
Doña Leonora (feliz): ¡Ay, mis niñas, se ven tan bonitas con esos vestidos! Por cierto, nosotros también tenemos una sorpresa por ustedes. Van a ver de qué se trata cuando llegamos a la iglesia.
Rosaura (curiosa): ¿Y porque no nos dicen ahora?
Doña Leonora (misteriosa): Porque ya dije que es una sorpresa. No coman ansias.
Alma Rosa (contenta): Ya, ten paciencia. Falta poco para llegar a la iglesia.
Alma Rosa y Rosaura se miran una a la otra y se rían.


EXT. / LIMO DE LOS MONTERRUBIO, LIMO DE LOS NOVIOS/ DÍA


Sebastián (emocionado): Ya estoy contando los minutos para llegar a la iglesia y ver a mi Alma Rosa vestida de novia como todo una princesa.
Felipe (emocionado): Yo también estoy en las mismas. Ya quiero ver a mi Rosaura con su vestido de novia moderno.
Don Eliseo (sonriente): Chicos, váyanse preparando que les tenemos una sorpresa a la iglesia.
Felipe (curioso): ¿Una sorpresa?
Sebastián (curioso): ¿Qué sorpresa?
Don Camilo (misterioso): Ya verán. No coman ansias que ya falta poco por llegar.
Felipe y Sebastián se miran uno al otro y se rían.


EXT. /IGLESIA, PATIO / DÍA


Felipe y Sebastián llegan los primeros a la iglesia. Pero antes de entrar don Eliseo y don Camilo les enseña la sorpresa.
Don Eliseo (sonriendo): Llego la hora de la sorpresa. Camilo, tráela para no mantenerlos más en ascuas.
Don Camilo (sonriendo): Enseguida, Eliseo.
Don Camilo se retira por un instante y regresa con una mujer. Felipe y Sebastián quedan sorprendidos al verla.
Felipe (sorprendido): ¡Nana Paula, que sorpresa!
Sebastián (sorprendido): ¡Nana Paula, no puedo creer que estas aquí en un día tan especial para mí y para mi hermana! ¡Qué alegría tenerte con nosotros!
Nana Paula (sonriendo emocionada): ¿Ay, mis niños, pensaban que no iba a venir un día tan importante para la familia? (Los abraza.)
Sebastián (sonriendo): ¡Que cara van a poner las chicas cuando te vean!
Nana Paula (emocionada): Yo también estoy ansiosa por verlas. ¡Que falta me hicieron todos!
Felipe (sonriendo): Pero ya estamos juntos y eso es lo que importa.
Sebastián (sonriendo): Felipe tiene razón, nana. Pero mejor entramos antes de que lleguen las novias y nos vayan a encontrar afuera.
Felipe y Sebastián entran a la iglesia, mientras que don Eliseo, don Camilo y la nana Paula se quedan afuera a esperar a las novias.
Minutos después llegan las novias. Bajan del auto muy ansiosa por la boda y la sorpresa.

Alma Rosa (ansiosa): ¿Por fin nos van a decir ya cual es la sorpresa?
Don Eliseo (sonriendo): Si, mis niñas. (Hace a Paula) ¡Acércate!
Rosaura (emocionada): ¡Nana, estas aquí! ¡Qué alegría! ¡Qué bueno que nos acompañas en ese día tan grande!
Alma Rosa (emocionada): ¡Nana, no puedo creer que estas aquí, que nos acompañas en este día tan importante! ¡Cuánta falta nos hiciste!
Nana Paula (emocionada): ¡Por nada del mundo hubiese faltado este día! ¡Mis niñas! (Las abraza.)
Doña Amelia (visiblemente emocionada): Bueno, entremos ya. No vayan a pensar sus novios que los dejaran plantados.
Doña Leonora (emocionada): ¡Vamos ya!
Alma Rosa y Rosaura entran a la iglesia. Las llevan del brazo don Camilo y don Eliseo, respectivamente.


INT. /IGLESIA / DÍA


Se escucha la marcha nupcial, todos los invitados están de pie y vemos como Alma Rosa camina del brazo de don Camilo y Rosaura camina del brazo de don Eliseo.

Don Eliseo (hace a Felipe): Te entrego a mi hija. ¡Cuídala!
Felipe (sonriendo): No se preocupe, don Eliseo. La voy a cuidar con el precio de mi vida.
Don Camilo (hace a Sebastián): Te entrego a mi hija. ¡Cuídala!
Sebastián (sonriendo): No se preocupe, don Camilo. La voy a cuidar con el precio de mi vida.
Empieza la ceremonia. Vemos como el cura dice su discurso de boda. Sasha y doña Amelia ponen las ataduras a los novias, después se las sacan y al final le dan en la boca a los 4 la cosa ronda y blanca para comer y hacen los cambios de monedas.
Luego hace la pregunta infaltable.

Sacerdote (serio): Si hay alguien que se opone a esas dos bodas, que hable ahora o que calle para siempre.
Todo se queda en un silencio total por lo que el juez hace las preguntas esenciales.
Sacerdote (serio): ¿Señor Sebastián Monterrubio Soler, acepta usted como su esposa a la señorita Alma Rosa Beltrán Saldarriaga, para serle fiel, amarla y respetarla en la pobreza y la riqueza, en las buenas y en las malas, hasta que la muerte los separe?
Sebastián (sonriendo, mirando a Alma Rosa y agarrándola de la mano): Si, acepto, padre.
Sacerdote (serio): ¿Señorita Alma Rosa Beltrán Saldarriaga, acepta usted como su esposo al señor Sebastián Monterrubio Soler, para serle fiel, amarlo y respetarlo en la pobreza y la riqueza, en las buenas y en las malas, hasta que la muerte los separe?
Alma Rosa (sonriendo, mirando a Sebastián y agarrándolo de la mano): Si, acepto, padre.
Sacerdote (serio): ¿Señor Felipe Valdéz Solórzano, acepta usted como su esposa a la señorita Rosaura Monterrubio Soler, para serle fiel, amarla y respetarla en la pobreza y la riqueza, en las buenas y en las malas, hasta que la muerte los separe?
Felipe (sonriendo, mirando a Rosaura y agarrándola de la mano): Si, acepto, padre.
Sacerdote (serio): ¿Señorita Rosaura Monterrubio Soler, acepta usted como su esposo al señor Felipe Valdéz Solórzano, para serle fiel, amarlo y respetarlo en la pobreza y la riqueza, en las buenas y en las malas, hasta que la muerte los separe?
Rosaura (sonriendo, mirando a Felipe y agarrándolo de la mano): Si, acepto, padre.
Sacerdote (sonriendo): Los anillos, por favor.
Sasha (acercándose): Aquí están, padre. (Deja los anillos y vuelve a su sitio.)
Sacerdote (sonriendo): Pido a los novios que hagan cambio de anillos.
Sebastián (sonriendo): Yo, Sebastián Monterrubio Soler, te regalo ese anillo como prueba de mi amor infinito y juro amarte y hacerte la mujer más feliz de la tierra y la madre de mis hijos.
Alma Rosa (sonriendo): Yo, Alma Rosa Beltrán Saldarriaga, te regalo ese anillo como prueba de mi amor infinito y juro amarte y hacerte el hombre más feliz de la tierra y el padre de mis hijos.
Felipe (sonriendo): Yo, Felipe Valdéz Solórzano, te regalo ese anillo como prueba de mi amor infinito y juro amarte y hacerte la mujer más feliz de la tierra y la madre de mis hijos.
Rosaura (sonriendo): Yo, Rosaura Monterrubio Soler, te regalo ese anillo como prueba de mi amor infinito y juro amarte y hacerte el hombre más feliz de la tierra y el padre de mis hijos.
Sacerdote (sonriendo): Con el poder con la que me invirtió la iglesia, declaro a las dos parejas marido y mujer. Y lo que Dios ha unido en la tierra, el hombre nunca separe. ¡Pueden besar a sus novias!
Los 4 sonrían y las dos parejas se besan. Los invitados se ponen de pie y aplauden.


EXT. /IGLESIA, FRENTE A LA IGLESIA / DÍA


Los novios salen de la iglesia y la las afuera los invitados les echan confeti y pétalos de rosas.
Invitados (gritando): ¡Vivan los novios!
Los novios suben a la limo y luego los invitados suben a sus coches para ir a la mansión de los Monterrubio, en cuyo jardín será la fiesta de boda.


EXT. / MANSIÓN MONTERRUBIO, JARDÍN / DÍA


Todos se divierten, comen, bailan, se la pasan bien. El champán corre.
Alma Rosa, Rosaura, Sebastián y Felipe están al lado de una mesa. Las dos parejas brindan.
Alma Rosa (feliz): ¡Por fin soy tu esposa! Y esta noche seré tuya, completamente tuya.
Sebastián (feliz): Si, mi amor. ¡Por fin estamos casados! Esta noche nos convertiremos en uno solo. Brindemos por eso y para que siempre estemos juntos. ¡Salud! (Choquearon las copas, cruzaron las manos y bebieron champán de las copas.)
Rosaura (feliz): ¡Por fin casados, mi amor! Ahora sí, ya nadie nos volverá a separar jamás.
Felipe (feliz): Ahora eres solo mía, ya no hay poder humano que se interponga entre nosotros. Brindemos por esto. ¡Saludos! (Choquearon las copas, cruzaron las manos y bebieron champán de las copas.)
En otra mesa, estaban Sasha, doña Amelia, doña Leonora, don Camilo y don Eliseo.
Sasha (contenta): La fiesta salió maravillosa. Todos la gozan sobre todo los novios.
Doña Leonora (contenta): Por supuesto. No podría salir de otra manera si la organizó tu hermana.
Doña Amelia (modesta): Leonora, mujer, no me halagues tanto. Yo solo organicé todo, los de la empresa de eventos de encargaron de todo.
Don Eliseo (contento): Amelia, tú también tienes tu méritos.
Don Camilo (contento): Por supuesto, mi amor. Tú también tienes tus méritos por todo esto.
Luego todos se siguen divirtiendo. Había llegado la hora de que las novias echaran sus ramos de flores. Todas las señoritas solteras se reúnen detrás de Alma Rosa y Rosaura.
Las muchachas (gritando): ¡Que las echen! ¡Que las echen!
Rosaura (contenta): ¡Esta bien, allí viene! ¡A la una, a las dos y a las tres! (Echa el ramo y lo atrapa un muchacha.)
Alma Rosa (contenta): ¡Allí les va el mío! ¡A la una, a las dos y a las tres! (Echa el ramo y lo atrapa ni más ni menos que la propia Sasha.)
Rosaura felicita a la muchacha que atrapo su ramo y Alma Rosa quedo sorprendía que tu tía había atrapo su ramo.
Alma Rosa (feliz y sorprendida al mismo tiempo): ¡Tía, no lo puedo creer! Atrapaste mi ramo. Esto significa que serás la próxima en casarte. ¿Sera que tienes algún novio por allí y no sabemos?
Sasha (un poco triste): Quisiera yo, pero no. Talvez es una señal de que pronto encontrare mi media naranja.
Alma Rosa (feliz): Ya vas a ver que sí. Anímate, no te dejes derrotar por nada y por nadie.
Sasha (volviéndole el buen humor): Tienes razón, cariño. Ya pronto me tocara a mí también casarme.
Alma Rosa (feliz): ¡Así se habla, tía! Ahora vámonos, porque a los chicos les toca sacarnos las jarreteras.
Sasha (riendo): ¡Ay, si! Eso no me lo pierdo por nada en el mundo.
Alma Rosa (riendo): Vamos entonces.
Rosaura y Alma Rosa llegan en el mismo lugar de donde echaron sus ramos. Ahora les tocaba a los chicos solteros ver quién de ellos se casara próximamente.
Felipe le casa con los dientes el garter a Rosaura y Sebastián hace lo mismo con Alma Rosa.
Felipe echa el suyo y lo atrapa un muchacho y Sebastián hace lo mismo y al igual que Felipe lo atrapa otro muchacho.
Había llegado la hora de cortar la torta. Las 2 parejas cortaron una rebanada de torta.
Todos comieron torta, siguieron divirtiéndose hasta que llegó la hora de que los novios de vayan. Pero antes de irse, Alma Rosa y Sebastián se dedicaron una canción mutuamente.
Alma Rosa (feliz y tomando el micrófono): Mi amor, esta canción es para ti con todo mi amor. ¡Música, maestro! (Alma Rosa canta Ahora dime que paso.)

Alma Rosa y Sebastián se mandan besos y miradas durante la canción.
Después que termina de cantar, Sebastián sube al escenario y Alma Rosa baja.
Sebastián (feliz y tomando el micrófono): Mi amor, esta canción es para ti con todo mi corazón. ¡Música, maestro! (Sebastián canta Desnudo.)

Alma Rosa y Sebastián se mandan nuevamente besos y miradas durante la canción.
Cuando terminaron las dedicaciones, los 4 novios se fueron de la fiesta, no antes de decir unas cuantas palabras. Ya se había hecho de noche.
Sebastián (contento): En primero, ¡buenas noches a todos! Hablo en nombre de los 4. Les quiero agradecer a todos por haber querido compartir con nosotros este gran evento. La participación de todos ustedes fue muy importante para nosotros. Pero la más grande alegría la tuvimos cuando nuestra nana decidió asistir a nuestras bodas. Por eso pido un fuerte aplauso para ella. (El mundo aplauda.) ¡Nana, te queremos y gracias de nuevo por estar con nosotros en este día tan especial para nosotros!
Nana Paula (emocionada): ¡Gracias, mis niños! Espero poder ser presente en este día especial de sus hijos.
Sebastián (sonriendo): Nosotros también queremos lo mismo. Queremos que guíes a nuestros hijos así como nos guiaste a nosotros.
Nana Paula (emocionada): Por supuesto, hijo. Lo hare con todo gusto.
Sebastián (sonriendo): Esto siendo dicho, les agradezco nuevamente su participación y que se sigan divirtiendo. Nosotros ya nos retiramos. ¡Que tengan buenas noches!
Después del discurso las parejas se retiran y se van al hotel Imperial donde sus papas alquilaron la suite residencial para que las dos parejas disfruten su amor.


EXT. / HOTEL IMPERIAL, ENTRADA DEL HOTEL / NOCHE


Felipe (sonriendo): ¡Al fin llegamos! Sera una noche inolvidable.
Rosaura (sonriendo): Si, hoy será nuestra noche de bodas.
Sebastián (sonriendo): La gran noche llego.
Alma Rosa (sonriendo): Para mí y para Rosaura será una noche muy importante.
Los 4 se sonrían mutuamente y luego entran al hotel.


INT. / HOTEL IMPERIAL, CUARTO DE ROSAURA Y FELIPE/ NOCHE


Felipe entra al cuarto cargando en brazos a su amada Rosaura y cerrando la puerta con el pie.
Rosaura (feliz): ¡Te amo, mi amor!
Felipe (feliz): ¡Yo también te amor, mi amor!
Se adentraron en un beso apasionado que los lleva a hacer el amor.
Felipe le quita lentamente el vestido a Rosaura, le besa todo el cuerpo, ella le responde y también lo acaricia. Acaricia su rostro, su espalda. Y cuando menos se imaginan ya estaban rodeados nada más de una sábana de seda que les acaricia la piel, pétalos de rosas, champán, fresas recubiertas con chocolate y muchas velitas.


INT. / HOTEL IMPERIAL, CUARTO DE ALMA ROSA Y SEBASTIÁN / NOCHE


Sebastián entra al cuarto cargando en brazos a su amada Alma Rosa y cerrando la puerta con el pie.
Sebastián (feliz): ¡Te ador, mi vida!
Alma Rosa (feliz): ¡Yo aún más!
Se adentraron en un beso apasionado que los lleva a hacer el amor.
Sebastián le quita lentamente el vestido a Alma Rosa, le besa todo el cuerpo, ella le responde y también lo acaricia. Acaricia su rostro, su espalda. Y cuando menos se imaginan ya estaban rodeados nada más de una sábana de seda que les acaricia la piel, pétalos de rosas, champán, fresas recubiertas con chocolate y muchas velitas y Alma Rosa cubierta de pétalos de rosa.
Por otro lado, la fiesta de la mansión Monterrubio termina en la madrugada.


UN AÑO DESPUÉS…
INT. / MANSIÓN MONTERRUBIO, CUARTO DE ALMA ROSA Y SEBASTIÁN/ DÍA


Alma Rosa (feliz): Mi amor, te tengo una gran noticia.
Sebastián (sonriendo): ¿Qué noticia?
Alma Rosa (feliz): Mi amor, estoy embarazada. ¡Vamos a tener un hijo!
Sebastián (estallando de la alegría): ¡Que alegría! ¡Voy a ser papa! (Besa a Alma Rosa, luego la levanta y da varias vuelta con ella.) Mi amor, eso lo tiene que saber toda la familia. (Gritando) ¡Martha, Martha!
En unos instantes Martha llega al cuarto.
Martha (amable): ¿Me mando a llamar, señor?
Sebastián (feliz): Si, avisa a los demás que vengan en el salón. Tenemos que darles una noticia.
Martha (amable): Enseguida, señor. Con su permiso. (Se va.)
Minutos después todos esperan en el salón, don Camilo, don Eliseo, doña Amelia, doña Leonora, Sasha, nana Paula, Rosaura y Felipe.


INT. / MANSIÓN MONTERRUBIO, SALÓN / DÍA


Sebastián y Alma Rosa bajan las escaleras.
Sebastián (feliz): Familia, les tenemos una gran noticia. Yo y Alma Rosa vamos a tener un hijo.
Doña Leonora (feliz): ¡Ay, qué alegría! ¡Mi primer nieto ya está en el camino! ¡Felicidades!
Nana Paula (feliz): ¡Felicidades, hijos!
Sasha (feliz): ¡Por fin un bebe en la casa!
Doña Amelia (feliz y sin poder creerlo): ¡Camilo, mi vida, seremos abuelos! ¡No lo puedo creer!
Camilo (feliz): ¡Si, Amelia, mi vida, seremos abuelos!

CONTINUARA...


Dos hermanas,dos amores,una herencia y un asesino misterioso en...Amor Sangriente!
avatar
EduLin17Xever
Mensajes : 1163
Fecha de inscripción : 06/02/2014
Localización : Lima

Re: Amor Sangriente: El Origen - Parte 3/4

el Vie Jun 26, 2015 1:23 am
No me imagine que era el pasado antes que Elisa y Vanessa vinieran al mundo y más que los protagonistas fueran los padres de ellas. Lo que me hace pensar muchas dudas respecto a ese MUÑECA DE ROJO y a la vez intriga como que empezó a amenazar y luego su venganza en contra de los Monterrubio, es de saberse.

Las parejas se ven en esta historia que ya se casaron y nombre que consumible su intenso amor de las dos parejitas. Ahora estoy esperando la cuarta parte. Vaya que me tiene intrigado la película y la historia de esta época.
avatar
telenovelistasiempre
Mensajes : 772
Fecha de inscripción : 08/02/2012

Re: Amor Sangriente: El Origen - Parte 3/4

el Sáb Feb 06, 2016 6:21 am
@EduLin17Xever escribió:No me imagine que era el pasado antes que Elisa y Vanessa vinieran al mundo y más que los protagonistas fueran los padres de ellas. Lo que me hace pensar muchas dudas respecto a ese MUÑECA DE ROJO y a la vez intriga como que empezó a amenazar y luego su venganza en contra de los Monterrubio, es de saberse.

Las parejas se ven en esta historia que ya se casaron y nombre que consumible su intenso amor de las dos parejitas. Ahora estoy esperando la cuarta parte. Vaya que me tiene intrigado la película y la historia de esta época.

Si, esta pelicula es un antes con los papas de las protagonistas. Y mas te intrigara lo que pasara en la ultimera parte de la pelicula.


Dos hermanas,dos amores,una herencia y un asesino misterioso en...Amor Sangriente!
Contenido patrocinado

Re: Amor Sangriente: El Origen - Parte 3/4

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.