FICTION TV
Bienvenido

Conectate para disfrutar mejor de la experiencia en FTV
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

telenovelistasiempre

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 168 el Mar Feb 12, 2013 12:26 pm.
Afiliados

Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Los posteadores más activos de la semana


Capitulo 2: No le temas al amor, Leonela

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capitulo 2: No le temas al amor, Leonela

Mensaje por renzoch el Miér Jun 12, 2013 1:52 pm



Capitulo 2

IDEA ORIGINAL DE: DELIA FIALLO

VERSION LIBRE DE: HERSOL NAVARRO


Leonela [La bellísima Ximena Navarrete] no ha podido cerrar los ojos. Siente el cuerpo pesado de Luis Pablo [Jorge Luis Vásquez]. Nota que se ha quedado dormido…

Con cuidado Leonela logra quitárselo de encima… lo observa. No puede sacar ninguna lágrima… ninguna palabra. Se pone de pie… y se va corriendo de aquel lugar.

Luis Pablo permanece dormido en la arena y el agua salada.

Leonela llega a su recámara, trata de hablar, pero no puede… y se va al baño. Abre la regadera… y el agua fría comienza a salir… y es cuando por fin, su llanto se hace presente… la arena del mar, se ve escapándose a la pichincha del piso.

Leonela no puede más, y cae al piso sin dejar de mojarse con el agua de la llave.

LEONELA: ¿Por qué? ¿¿Por qué?? ¡¡Nooo!!

Se quita la ropa y toma el jabón. Recuerda los besos, el asco…el olor de Luis Pablo borracho.

Poco después, sale de la bañera. Con su pelo mojado, y su bata… va a dar a la cama… y toma una almohada, y la barza con todas sus fuerzas, sin poder dormir.

Al día siguiente…

ADELA [Michelle Pfeiffer]: Buenos días hija! Ya es tarde, Leonela. No seas floja.

Adela nota rara a Leonela.

ADELA: Leonela, ¿Qué tienes? Te ves… mal. Hija… responde.

Leonela mira a su madre a los ojos. Y el llanto vuelve a salir.

LEONELA: Mamá… fue terrible. Fue horrible.
ADELA: Pero, ¿De qué hablas, hija?
LEONELA: Anoche… anoche salí a dar una vuelta a la playa… ahí enfrente. Estaba tan contenta por haber logrado mis objetivos de vida… y de pronto… una bestia apareció.
ADELA: ¿Una bestia? De que bestia me hablas, ¿Leonela?
LEONELA: Una bestia… un hombre. Me reclamo por lo que Otto le hizo.
ADELA: Explícate mejor, hija, que no logro entenderte.
LEONELA: Te juro que grite mamá, grite y nadie me oyó. Quise escapar, pero él… esa bestia… me atrapó. Me besó, me besó hasta cansarse… me vio… vio..
ADELA: No… no, es cierto. No…es verdad.
LEONELA: Mamá… ¡Estoy SUCIA!
ADELA: ¡¡Noooo!!

Adela toma en sus brazos a su hija, quien el llanto no puede dejar a un lado.


EN EL COMEDOR:

RICARDO [John Cusack]: Siento que a Andrés se está viendo muy soberbio.
CENIEL [Diane Lane]: ¿Por qué lo dices, amor?
RICARDO: ¿Por qué será? Piensa que el triunfo de los negocios es gracias a su “capacidad” cuando el culpable de eso, soy yo. Yo soy el culpable del éxito.

En eso se acerca Andrés [Al Pacino] bajando.

ANDRES: ¿Como les cayó la noche, eh’ durmieron?
CENIEL: Pues, claro.
ANDRES: Lo digo, por el ruido de los muchachos.
CENIEL: No fue mucho. ¿Verdad, Ricardo?
RICARDO: Así es.
ANDRES: Es tarde y, por lo que veo, Adela ni Leonela han bajado.
CENIEL: No te preocupes. Yo voy por ellas…

Ceniel se levanta de la mesa, y se dirige a la habitación de su sobrina. Mientras Ricardo y Andrés se quedan.

ANDRES: ¿Ya viste las noticias del periódico?
RICARDO: No, ¿Qué dicen?
ANDRES: Que la economía del país avanza. Y el estado para crecer más es Veracruz. Y eso conlleva al éxito al consorcio FERRARI.

En la habitación de Leonela.

ADELA: Júrame que me dices la verdad, Leonela, júrame!
LEONELA: Te lo juro, mamá. Te juro. Y, ¿Ahora que voy hacer? Yo…yo no puedo casarme así?
ADELA: No, hija...no pienses en eso.

Entra a escena Ceniel. Y observa que anda algo mal.

CENIEL: ¿Qué pasa? ¿Por qué no se han alistado?
ADELA: Ay, Ceniel … Ceniel… ¡Ha ocurrido una desgracia!
CENIEL: ¿Desgracia? ¿Qué pasa?
ADELA: A Leonela… a Leonela…. ¡Una bestia la ultrajo!

Ceniel se queda muda al escuchar eso. Se acerca a Leonela.

CENIEL: ¿Quién fue, Leonela? ¿Quién fue?
LEONELA: No lo se… es… ¡¡UNA BESTIA!! Un animal… no se nada… no se como se llama. Por culpa de él ya no me caso.
CENIEL: Claro que tu te vas a casar. Otto es un buen muchacho. Y tu boda se va hacer.
LEONELA: Pero… te estoy diciendo que… estoy sucia.
CENIEL: Escucha, Leonela… estas a unos días de casarte. Hay que tomar las cosas bien, hija… por el momento no diremos nada hasta que sea necesario, ¿Comprendes?

ADELA: Creo que tu tía tiene razón…
Leonela acepta, pero se ve tan confundida.

+ + + + + + + +

En la playa….

Luis Pablo recobra el conocimiento. Despierta y se ve con su ropa desgarrada, y sus pantalones abiertos.

Trata de ponerse en pie. Poner el orden cu cabeza…y el recuerdo viene a su cerebro…

LUIS PABLO: No… no. por el amor del Cielo… ¿Qué hice? ¿Qué hice?

Y corre lo más que puede. Sucio y oloroso, toma el camino de regreso. Al llegar toma un teléfono publico, y llama a alguien.

Después, vemos a Luis Pablo limpio y bañado. Genaro, su amigo lo atiende.

GENARO: Pensé que habías vuelto a Veracruz.
LUIS PABLO: No… me quedé en el poblado.
GENARO: ¿Qué pasa, Luis Pablo? Te noto muy raro. Desde que llegaste estas así.
LUIS PABLO: Amigo… cometí un gran pecado. Un error, casi imperdonable.
GENARO: Pues, ¿Qué hiciste? ¿Mataste a alguien?
LUIS PABLO: Mas que matar… la hice… la hice mía a la fuerza.

Luis Pablo cuenta a Genaro la historia que vivió con Leonela en la playa. Genaro se queda sorprendido.

GENARO: Carnal… Eso si está mal. Esa mujer es rica. De armas tomar. Te puede meter a la cárcel. O, pero aun, el novio te puede matar.

Luis Pablo comienza un andar de ir y venir. Genaro lo observa.

LUIS PABLO: Lo se… pero créeme… estoy arrepentido. Tengo.. Tengo que verla. Tengo que pedirle perdón.
GENARO: No, carnal. Mejor quédate como estás. Es preferible que te olvides de ella para siempre, y que las cosas se queden así. No le busques.
LUIS PABLO: Pero… como olvidarla… como olvidar a esa… princesa.

Sin embargo, los consejos de su amigo Genaro no los escucho. Y vuelve a la casa del poblado.

Luis Pablo averigua que los Ferrari Mirabal, se han ido.

LUIS PABLO: Y ahora… como… ¿Como doy con ella?
++++++++++++++++++++++

Mansión Ferrari.

El auto de lujo se detiene en la entrada de la mansión. Leonela y su madre salen de ello y entran. Otto [William Levy] las espera.

OTTO: ¡Amor! ¡Por fin llegas!

Otto quiere darle un beso, pero Leonela lo esquiva.

LEONELA: Perdona Otto, vengo algo estresada.

Leonela y su madre se dan cuenta que hay otras personas.

OTTO: Solo venia a recibirte. Y ver que estés bien. Mira… aquí esta Pamela.
PAMELA [Carmen Ríos]: Hola Leonela. Disculpa por no acompañarlos ayer.
LEONELA: No hay problema. Si me disculpan. Estoy algo cansada. Y quiero recostarme.
PAMELA: Te acompaño…

Leonela se va, sin dar mas detalles. Otto la nota rara.

OTTO: ¿Pasa algo, Doña Adela?
ADELA: ¿Por qué lo dices, Otto?
OTTO: Porque Leonela esta rara. Esta…un poco agresiva. Como a la defensiva. ¿Hice algo mal?
ADELA: No, hijo… tú eres encantador. Pero debe estar estresada por las cosas de la boda. Ya casi es el día.
OTTO: Si… Mis padres llegan en unos días del extranjero. Así que todo marcha muy bien.
Adela sonríe. Su esfuerzo es mayúsculo para ayudar a no defraudar a su hija.


En la recamara de Leonela.

PAMELA: Leonela, ¿Te sientes bien?
LEONELA: La verdad… no.
PAMELA: Creo que muchos notamos algo raro en ti, Leo … ¿Qué pasa?

Leonela suelta el llanto.

LEONELA: No se si pueda continuar…me siento mal. Me siento acabada.
PAMELA: Pero, ¿Qué dices, Leonela? Qué te pasó?
LEONELA: Pamela… anoche… anoche una bestia me hizo suya…

Pamela se queda sorprendida. Por fin, conoce la historia.

PAMELA: Amiga… eso que te sucedió es grave. Deberías denunciarlo.
LEONELA: ¿Denunciarlo?
PAMELA: Si… tú eres abogada. Y sabes el proceder en estos casos. No puedes quedarte callada. Denuncia. Denuncia.

LEONELA: ¡Maldito… maldito… mil veces maldito…! ¡Por qué se tuvo que cruzar en mi camino….maldito…!


Leonela lo piensa toda la noche. Sabe que su amiga pamela tiene razón. Pero si denuncia, Otto se enteraría, y el mundo entero.

Y recordaba las palabras de Luis Pablo. El asco. La furia.

Adela tampoco podía dormir, traga saliva al ver a Andrés durmiendo sin saber nada.

Luis Pablo tampoco concilia el sueño…y solo piensa en Leonela.

LUIS PABLO: Se llama… Leonela... Leonela.

Al día siguiente y muy temprano, Leonela toma su coche, y se va. Llega a la universidad. Se estaciona, y desciende del coche.

PAMELA: ¡Leonela! ¿Qué haces aquí?
LEONELA: Estoy pensando en lo que me dijiste. Una denuncia.
PAMELA: Pero, ¿Estás segura?
LEONELA: Si… pero debo ver que puedo hacer. Por eso vengo a la universidad, ha ser consultas etc.
PAMELA: Muy bien. Ten fe…

En eso, Leonela ve entre los jardines de aquella prestigiada casa de estudios un rostro… un rostro al cual odia… es..

LEONELA: Pamela… Es él… ¡Es él!
PAMELA: ¿Quién? ¿De quién hablas?
LEONELA: La bestia… ¡¡la bestia!!

CONTINUARA…


avatar
renzoch

Mensajes : 1898
Fecha de inscripción : 19/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Capitulo 2: No le temas al amor, Leonela

Mensaje por Joana Sabbagh el Dom Jun 16, 2013 7:34 am

Vaya, a ver qué pasa ahora que se ven frente a frente. A ver si la denuncia por fin
Voy al próximo
avatar
Joana Sabbagh

Mensajes : 10363
Fecha de inscripción : 17/07/2011
Localización : Ploiesti, Rumania

http://mendezproducciones.mess.tv/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.