FICTION TV
Bienvenido

Conectate para disfrutar mejor de la experiencia en FTV
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

telenovelistasiempre

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 168 el Mar Feb 12, 2013 12:26 pm.
Afiliados

Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Los posteadores más activos de la semana


Antique Amor // Capítulo 4 // Conexión de corazones

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Antique Amor // Capítulo 4 // Conexión de corazones

Mensaje por Aleja Soto el Jue Oct 17, 2013 10:53 pm

CAPÍTULO 4:
CONEXIÓN DE CORAZONES





-¿Pasa algo Marina? -Preguntó Lisandro al ver el nerviosismo que tenía Marina.

-No, no pasa nada -Respondió Marina intentando estar calmada, sin embargo agregó en un tono inentendible para Lisandro-; estoy mintiendo, si pasa algo. Es un loco que conozco del trabajo. Prestó una plata en la financiera donde trabajo para fundar una pastelería que por cierto es asquerosa, y hoy fui a inspeccionarla ya que ese es mi trabajo; entonces fui y lo encontré sin mesero y le dije que si en dos días no conseguía uno iba a clausurar su pastelería y ahora está borracho y viene para acá.

-No entendí muy bien lo que me dijiste, pero lo último que logré escuchar bien fue de que venía para acá ¿verdad? -Dijo Lisandro.

-Así es -Confirmó Marina-. Mira Lisandro, perdóname, yo no sabía que ese tipo iba a hacer semejante cosa. Quiere vengarse por lo que dije de su pastelería esta mañana. Por favor no te vayas, apenas toque te prometo que voy a echarlo con agua hirviendo si es necesario.

-No, no hay problema -Dijo Lisandro al tiempo que tomaba su maleta-. Si en verdad es tan importante para ti me voy, no voy a intervenir,

-No, no creas que tenemos algo -Le retuvo Marina-. Es un idiota que conozco del trabajo, le dije que iba a cerrar su pastelería si no conseguía un mesero en dos días y tú sabes que ese es mi trabajo como inspectora de la financiera. El que viene para acá es el dueño de la pastelería de la que te hablo y está borracho, pero no es mi novio ¡Eso ni en sueños! -Y de repente el timbre del apartamento sonó: era Antonio quién decía:

-¡Marina! Sé muy bien que estás ahí ¡Ábreme la puerta!

Lisandro aún no tenía idea de que se trataba de Antonio e inocentemente le dijo a Marina:

-Es mejor que abramos la puerta, parece que está muy mal.

-¡No! -Se negó Marina- ¡No se te ocurra abrirle la puerta a ese idiota!

-Pero Marina, mira como está ¿no lo oyes? -Dijo Lisandro- Si lo conoces de tu trabajo más que a mí, lo correcto sería que le abrieras la puerta y se quede él en vez de mí.

-Tú no entiendes Lisandro -Dijo Marina-. Si le abres la puerta aquí va a amanecer un muerto.

-¿Pero por qué dices eso? -Preguntó Lisandro desconcertado- ¿En verdad hablaste tan mal de su pastelería?

-Más que mal -Respondió Marina-. Fue decirle hasta de que se iba a morir.

-¿Entonces qué propones que hagamos? -Preguntó Lisandro- ¿Que nos quedemos aquí quietos toda la noche?

-¡Marina te estoy esperando! -Gritó Antonio desde afuera del apartamento.

-Marina me da mucha pena contigo, pero mis valores me dicen que lo más correcto que debemos hacer en este instante es abrirle a ese hombre, cosa que si tú no haces haré yo -Y Lisandro se dispuso a abrir la puerta, al tiempo que Marina intentaba decirle que no lo hiciera. Cuándo Lisandro abrió la puerta, vio directamente el rostro de Antonio:

-¡Antonio! –Se sorprendió Lisandro. Antonio también le miró, sin embargo de la embriaguez que tenía, cayó suavemente sobre los brazos de Lisandro al tiempo que perdía el conocimiento.

Al día siguiente, Antonio despertó sobresaltado y se encontró en una cómoda cama con sábanas blancas y tocando su cabeza, indicó el severo dolor de cabeza que tenía:



-¿Dónde... estoy? -Se preguntó, y de repente escuchó una conversación en el comedor del apartamento entre Lisandro y Marina:



-Por la expresión que hiciste anoche cuando Antonio llegó parece que lo conocieras de hace tiempo -Comentó Marina.

-Ahora que lo dices, sí, lo conozco y desde hace mucho tiempo -Respondió Lisandro.

-¿Y de dónde conoces a ese estúpido? -Preguntó Marina.

-El vivía hace tres años y medio en Nueva York -Respondió Lisandro-. Estudiaba conmigo en la universidad, éramos muy buenos amigos.

-¿Y que fue lo que pasó entre ustedes dos para que rompieran la amistad que me dices? -Preguntó nuevamente Marina.

-Bueno de eso exactamente quería hablarte ayer cuando nos conocimos -Dijo Lisandro-, pero en ese momento llegó el autobús y no pude contarte porque lo olvidé.

-Ah... ¡si ya recuerdo! -Exclamó Marina- Lo de tu novia que era prostitu...

-No Marina -Le cortó Lisandro-. Primero que todo no es una de esas mujeres y segundo no es una mujer.

-¿Entonces Lisandro de quién me hablas? -Preguntó Marina desconcertada.

Y de repente Antonio salió de la habitación para evitar que Lisandro pudiera decirle la verdad a Marina:

-¡Por fin te despertaste! -Exclamó en un tono de alivio e indiferencia Marina- El estado es que llegaste anoche Antonio era lamentable ¿Es que acaso no tienes la menor idea de qué es respeto? Te apareces en mi casa completamente borracho y con una visita que resulta ser tu mejor amigo.

-Él no es mi mejor amigo Marina -Corrigió Antonio-. Que eso te quede claro.

-¿Quieres que te prepare un café Antonio? -Preguntó amablemente Lisandro, al tiempo que se levantaba de la silla.

-¡No quiero nada tuyo! -Dijo groseramente Antonio.

-¡Por Dios Antonio! -Se sorprendió Marina- ¿Cómo tratas así a Lisandro que a pesar de todo quiere ayudarte? ¿Dónde quedaron tus modales?

Sin embargo Antonio no respondió respecto al comentario de Marina y se quedó en silencio.

-Lisandro, yo tengo que ir a trabajar -Dijo Marina-, antes estoy atrasada por culpa del señorito aquí presente, pero por suerte es sólo una tienda que debo inspeccionar y no creo que vaya a demorarme mucho.

-Ah, yo me voy entonces contigo -Dijo Lisandro-, de todas maneras debo ir a buscar un trabajo.

-¿Sabes qué? ¿Que tal si te consigo un puesto en la financiera donde trabajo? -Propuso Marina.

-¡No! -Intervino Antonio- Lisandro tengo que hablar contigo.

-¿Acaso escuché bien? -Preguntó impresionado Lisandro- ¿Me llamaste por mi nombre?

-Sí, si lo hice -Respondió Antonio algo incómodo-. Necesito hablar contigo de algo serio, que tal vez te pueda gustar.

-En ese caso -Dijo indeciso Lisandro-... está bien, voy a hablar contigo. Marina entonces puedes irte, ya que voy a hablar no sé de qué cosas con Antonio.

-Ok -Convino Marina, pero agregó en un tono de susurro-. Sabes que si éste idiota te hace o dice algo malo me dices. En estos momentos debe estar sin mesero, así que puedo clausurar su pastelería en cualquier momento.

-Lo tendré en cuenta -Aseguró Lisandro-. Que te vaya bien. Cuídate.

Cuándo Marina se fue y cerró la puerta, Lisandro cruzado de brazos y mirándolo con cierta indiferencia le preguntó:

-Bien... Ya estamos solos ¿De qué querías hablarme? ¿Quieres agregar acaso un insulto que se te olvidó la vez pasada?

-Preferiría hablar en un lugar más cómodo -Comentó Antonio- ¡Es más! Te invito a una malteada, como te gusta ¿no?

Lisandro y Antonio fueron a una cafetería, sentados en una mesa con sombrilla, alejada de los demás clientes y con una suave brisa. Mientras Lisandro tomaba la malteada a la que Antonio le había invitado, éste último inició la conversación:



-Lisandro, yo... bueno antes que nada te pido que me disculpes por lo que pasó la otra noche. Sé que traté muy mal, créeme que estoy muy arrepentido, pero la situación siempre que estoy cerca de ti es muy incómoda por lo que tú sabes.

-Yo entiendo todo a la perfección Antonio -Dijo Lisandro-, y respecto a lo de la otra noche, no te preocupes. Saber que por mi culpa Marina tiene la oportunidad de cerrar tu pastelería es desesperante. Antique Amor es algo que has cultivado con muchísimo esfuerzo, por eso como te acabé de decir que entiendo.

-Eso quiere decir que ¿aceptas mis disculpas? -Preguntó Antonio.

-¿Cómo te voy a decir que no? -Respondió Lisandro sin mucha convicción.

-Gracias en ese caso -Agradeció Antonio-, pero hay algo más de lo que debo hablarte y que es muy importante para mí.

-¿Y qué es? -Preguntó Lisandro.

-Se trata de Antique Amor -Respondió Antonio-. Marina me dio un plazo de dos días para conseguir el reemplazo de Valentín, y hasta ahora no lo tengo y ya solo me quedan un día. Tú sabes que Antique Amor es como si fuera mi vida, entonces quería proponerte que... fueses el nuevo mesero.

Lisandro dejó de beber su malteada y miró sorprendido a Antonio, a lo que éste al ver la reacción de Lisandro agregó en un tono de tristeza:

-Perdona, era una mala idea y después de como te he tratado es lógico.

-No, no es eso Antonio -Dijo Lisandro- ¿Quieres... que sea el mesero de Antique Amor?

-Si, eso es lo que acabo de proponerte -Respondió nuevamente Antonio-, pero por lo que veo no te gustó la idea.

-Acepto -Respondió directamente Lisandro.

-¿Aceptas? -Se sorprendió Antonio- ¿Estás hablando en serio?

-Por supuesto. No podría tomarte en charla -Comentó Lisandro sonriéndole con simpatía a Antonio-. En definitiva acepto -Y de repente Antonio se levantó de la silla y abrazó tiernamente a Lisandro, a lo éste se sonrojó.

-Voy de inmediato a abrir la pastelería -Dijo bastante emocionado Antonio- ¡No! Hoy no puedo, debo ir a contarle todo a Valentín, o no, debo ir a limpiar Antique Amor para que se vea más limpia que nunca. Ya verás como Marina va a morirse de la rabia cuando se entere. Gracias, en verdad muchísimas gracias Lisandro. Bueno debo irme, por cierto mañana comienzas a trabajar. No llegues tarde. La entrada a las ocho.

-Claro, estaré muy temprano allá -Dijo Lisandro, y a medida que Antonio se iba corriendo, Lisandro se despedía sonriendo con su mano. Cuándo llegó la tarde, Marina llegó al apartamento y vio que Lisandro estaba sirviendo la mesa para el almuerzo:



-¡Vaya que comprometido! -Exclamó al verlo.

-Hola, Marina -Dijo Lisandro al verla llegar-. Bueno es lo menos que puedo hacer por ti después de que me permitieras quedarme en tu casa.

-Ya te he dicho que es con todo el gusto Lisandro -Comentó Marina-, además no necesitas sentirte responsable por quedarte aquí, yo fui la que insistió.

-No me importa -Dijo Lisandro-, también te has comportado de una manera muy especial conmigo desde que nos conocimos, es más, creo que la única. Siéntate que está delicioso.

-Si, pero primero debo ir a lavarme las manos -Dijo Marina, al tiempo que iba al baño para lavarse las manos- ¡Por cierto Lisandro...! ¿Al final qué te dijo el tonto de Antonio?

-Imagínate que me propuso ser el reemplazo de Valentín en Antique Amor -Respondió Lisandro en alta voz, para asegurarse que Marina pudiera escucharlo desde el baño.

-¿¡Que te propuso qué!? -Preguntó Marina con mal tono al llegar al comedor.

-Que fuera el mesero de Antique Amor -Respondió nuevamente Lisandro- ¿Pero por qué lo preguntas con ese tono?

-Lisandro ¡Por Dios! Tú no puedes ir a trabajar a esa pastelerucha -Comentó Marina- ¿Acaso te has vuelto loco?

-¿Pero por qué dices eso? -Preguntó Lisandro desconcertado.

-¿Cómo es posible que preguntes eso? ¿Has visto como es Antique Amor? -Preguntó Marina- Es una porquería, todos los pasteles que se venden allí son asquerosos y con unos sabores tan convencionales. Además, la decoración es tan asquerosa, es horrible, anticuada. Yo he inspeccionado esa pastelería por años y ha sido como un infierno tener que visitarla cada mes. ¡Por favor Lisandro! ¡No trabajes allá!

-Pero Marina, esa pastelería ha sido la vida de Antonio desde que la fundó -Dijo Lisandro-. Él está dispuesto a hacer lo que sea para que no tú no la cierres, y por eso me lo propuso y pues yo obviamente acepté, además también necesito el trabajo muchísimo. En lo absoluto no le veo nada de malo trabajar en Antique Amor.

Marina se sentó algo impaciente en la mesa, y Lisandro viendo su reacción le preguntó mientras se sentaba a su lado:

-¿Por qué odias tanto a Antonio y su pastelería? ¿Qué fue lo que pasó para que hables tan mal de Antique Amor?

-Cuándo visité por primera vez Antique Amor -Empezó Marina-, pasó algo que jamás imaginé... algo que hizo cambiar mi vida drásticamente, algo causado por Antonio y el cómplice ese que tenía como mesero, Valentín.

Marina le contó a Lisandro detalle por detalle la historia. A medida que le contaba, iba recordando por medio de un flash back. En el recuerdo, Marina llegaba a Antique Amor sin saber quien era el propietario. Se paró frente al establecimiento y al leer el nombre de la pastelería se dijo así misma:



-Antique Amor. ¡Pero qué nombre más estúpido! ¿A quién se le puede ocurrir semejante sandez?

Marina entró a la pastelería, habían bastantes clientes, unos ocupando mesas, mientras que otros ordenaban pasteles para llevárselos. Observó a su alrededor y por su mirada de fastidio, podía notarse claramente que la decoración le parecía obsoleta. Justo en ese momento, Antonio, que estaba atendiendo una clienta, se impactó al ver a Marina; ella aún no lo había visto.

Minutos después, Marina fue a tomar una mesa, impaciente porque aún el dueño de la pastelería no venía a atenderla. De repente, Antonio se acercó y por supuesto, la reacción de sorpresa de Marina no se hizo esperar:



-¿Antonio? ¿Pero cómo es posible? ¿Qué haces aquí? -Preguntó Marina muy disgustada, por lo que se levantó de la silla.

-La pregunta más bien sería para ti -Respondió Antonio-. No eres bienvenida en mi pastelería Marina. Lárgate ahora mismo.

-¿Esta porquería de pastelería es tuya? -Se sorprendió Marina- ¿Pero cómo es posible que haya venido a parar aquí para encontrarme con un canalla como tú? ¡Qué sorpresa más desagradable!

-No trates de tomarme por tonto. Aquí el canalla no soy yo -Dijo Antonio-. Tú fuiste la que me hiciste daño y después de tantos meses, ¿vienes aquí para qué? ¿Para burlarte de mí?

-¡Eres un descarado miserable! -Le gritó Marina- ¡Un inmaduro!

-¡Tú no vas a venir a insultarme en mi propia pastelería! ¡Mejor lárgate Marina! -Le pidió Antonio- Lárgate por las buenas, antes de que te mande a sacar y estoy seguro que no te va a gustar. Vete. Las amargadas y engañosas como tú no son bien recibidas.

Pero Marina no pudo contenerse y le pegó una fuerte cachetada a Antonio, mientras la ira se apoderaba de ella.

-¡Valentín! ¡Ven aquí inmediatamente! -Llamó a Antonio a su guardaespaldas y mesero Valentín.

Valentín no se tardó en llegar. Antonio le dio una orden.



-Enséñale a esta mujer que no puede meterse conmigo, ni mucho menos en mi propiedad. Sácala de aquí y enséñale -Le dijo Antonio, lanzándole una mirada fulminante a Marina.

Y así como se lo ordenó Antonio, Valentín tomó a Marina del brazo y procuró sacarla de Antique Amor con suavidad. Por supuesto, Marina no se quedó sin hacer nada y empezó a gritarle a Valentín que la soltara. Todos los clientes de la pastelería miraban curiosos la discusión. En un momento dado, Marina trató de soltarse de Valentín con fuerza, pero el resultado de ello fue que la joven se fuera contra una mesa y su rostro cayera sobre todo un pastel. Las personas presentes se rieron frente al acto. Marina se sentía humillada y de lejos vio a Antonio, que también se reía de ella.

-¡Esta ofensa me la vas a pagar muy caro Antonio! -Le gritó Marina, con un rostro bañado en lágrimas-. Te juro que voy a hacer pagar esto que me has hecho sin piedad porque te has metido nada más y nada menos que con la inspectora de la financiera que subsidia tu inmunda pastelería. ¿Me oyes? ¡Te voy a humillar de esta misma manera imbécil!

Entonces el relato terminó. Marina terminó de contarle a Lisandro aquel suceso.

-¿Y por qué te hicieron eso? -Preguntó Lisandro.

-Antonio y yo tuvimos una corta, pero bonita relación -Contó Marina.

-¿Cómo? -Se sorprendió Lisandro- Ustedes... ¿tuvieron algo? ¿Fueron novios? ¿Eso tratas de decirme?

-Así es -Confirmó Marina.

-No lo puedo creer –Susurró Lisandro algo agitado-. ¿Cómo puede ser que...?

-¿Por qué te pones así Lisandro? -Preguntó Marina- ¿Pasa algo?

-Olvídalo -Dijo Lisandro tratando de evadir sus celos-. Per... perdona la interrupción, continúa ¿como fue que comenzó esa... relación?

-Pues todo comenzó antes de él abriera esa asquerosa pastelería -Empezó Marina-. Nos conocimos como tú y yo y nos enamoramos. Como no tenía a donde ir, le ofrecí mi casa y poco a poco comenzó el romance, sin embargo mi trabajo en la financiera no me permitía prestarle el tiempo que se merecía y nuestra bonita relación se fue deteriorando, además ya no soportaba que se mantuviera de mi esfuerzo y del fruto de mi trabajo hasta que lo eché, pero no quiso irse.

-¿Y entonces qué pasó? -Preguntó Lisandro al tiempo que tomaba las manos de Marina.

-Tuve que armar un plan para que se fuera -Respondió Marina-. Le pedí el favor a un compañero del trabajo que se hiciera pasar por mi nuevo novio, y una noche llegué besándome con él. Antonio se decepcionó muchísimo y decidió irse del apartamento, por lo que mi plan resultó siendo perfecto y pues como verás todo se acabó.

-Y ahí fue cuando sin saberlo fuiste a inspeccionar su pastelería y te reencontraste con él ¿verdad? -Supuso Lisandro.

-Sí -Afirmó Marina-, y aunque creía que a pesar de los meses había logrado olvidarlo todo encontró la forma de vengarse de mí ese día y desde eso lo odio como si fuera una cucaracha. Siempre que voy, intenta idear algo con lo cual logre alejarme por completo de su pastelería, por eso siempre cada mes que debo ir a inspeccionarla estoy alerta y por eso es que ya me estaba ilusionando con poder cerrar ese lugar, para vengarme, pero ya que le aceptaste no hay nada que hacer.

-Marina, no sé si eres capaz de comprenderme, pero al contarme esto me pones en un dilema -Comentó Lisandro-. Antonio ha sido una persona muy especial para mí, al igual que tú por lo lindo que te has comportado conmigo. No sé qué hacer.

-No Lisandro, yo te entiendo -Dijo Marina-, él es tu mejor amigo y era lógico que le hicieras ese favor, no te preocupes. No moriré -Y ambos rieron respecto al comentario.

-¿Y no te enojas conmigo? -Le preguntó Lisandro.

-¿Cómo me voy a enojar contigo? -Preguntó Marina- Claro que no. Además me alegro por ti, por lo menos ya has conseguido un empleo, que no es en la mejor pastelería del mundo, pero en la que vas a poder trabajar supongo que cómodo. Yo sigo con mi vida, inspeccionando ese lugar cada mes, pero lo que si te quiero pedir es que intentes sacarle esas ideas locas a Antonio de hacerme cosas malas cada vez que voy. Ya debería olvidar todo lo que pasó, y no sé, de pronto si se llega a convertir en una persona realmente madura podamos ser amigos y yo también me saque la idea de cerrar su pastelería.

-¡No! -Se negó Lisandro creyendo que si Marina y Antonio volvían a ser amigos podrían dar paso nuevamente a una relación.

-¿Cómo? -Se extrañó Marina.

-Eh, no, digo que no, porque eso daría pie a que terminaran en una pelea peor -Se excusó Lisandro.

-Bueno, eso de todas maneras no está claro si podría haber una amistad entre Antonio y yo -Comentó Marina-. Han pasado cosas muy fuertes entre los dos desde que terminamos nuestro noviazgo que por cierto fue hace mucho tiempo, así que eso está muy dudoso, pero bueno, olvida ya este tema que me dio más hambre de la que tenía.

-Si tienes razón -Convino Lisandro sonriente, y ambos comenzaron a comer.

La noche llegó, y por otro lado Antonio estaba en Antique Amor trapeando algo distraído, y de repente recordó el momento en que abrazó a Lisandro al éste aceptar trabajar en la pastelería:



“-Acepto -Respondió directamente Lisandro.

-¿Aceptas? -Se sorprendió Antonio- ¿Estás hablando en serio?

-Por supuesto. No podría tomarte en charla -Comentó Lisandro sonriéndole con simpatía a Antonio-. En definitiva acepto.”

-¿En qué clase de tonterías estoy pensando? -Se dijo Antonio, quien había vuelto en sí.

Y al igual que Antonio, Lisandro también estaba pensando en él, observando la noche sobre la ciudad en el balcón del apartamento de Marina. Recordaba el momento en que Antonio lo había abrazado y se había sonrojado. Era la primera vez, en tantos años, que recibía por parte de él un buen trato.



-Lisandro ¿no piensas irte a dormir? -Le preguntó Marina al encontrarlo tan pensativo.

-Sí, pero... antes necesitaba pensar -Respondió Lisandro-, ¿pero sabes qué? Tienes razón, debo ir a dormir. Le prometí a Antonio que mañana estaría muy temprano en Antique Amor, va a ser un día bastante movido para todos.

-Bueno, tú lo has dicho -Convino Marina-. Vamos a dormir -Y los dos se retiraron del balcón, y entraron al apartamento.
avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 4 // Conexión de corazones

Mensaje por Joana Sabbagh el Vie Oct 18, 2013 3:19 am

Antonio cada vez me cae más mal... Valentin es una persona normal. Que bueno que Lisandro trabaje allí. Me da que Marina se enamoro de el
avatar
Joana Sabbagh

Mensajes : 10363
Fecha de inscripción : 17/07/2011
Localización : Ploiesti, Rumania

http://mendezproducciones.mess.tv/

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 4 // Conexión de corazones

Mensaje por Aleja Soto el Vie Oct 18, 2013 2:22 pm

Hola Joana!

Muchas gracias por pasarte por aquí Smile. Antonio es una persona muy egocéntrica, grosera e incomprensiva. No es de dudar que los demás sientan antipatía por una persona así. Sí, Lisandro aceptó la propuesta de Antonio y ahora trabajará en Antique Amor, lo complicado es que ahora, como bien dices, Marina se ha enamorado de él sin conocer sus inclinaciones sexuales.

Gracias! Pronto el capítulo 5.


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 4 // Conexión de corazones

Mensaje por Joana Sabbagh el Vie Oct 18, 2013 3:14 pm

Lo esperamos
avatar
Joana Sabbagh

Mensajes : 10363
Fecha de inscripción : 17/07/2011
Localización : Ploiesti, Rumania

http://mendezproducciones.mess.tv/

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 4 // Conexión de corazones

Mensaje por Aleja Soto el Vie Oct 18, 2013 7:22 pm

Pronto lo publico Smile


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 4 // Conexión de corazones

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 19, 2013 4:53 am

Mañana que termine de leer te comento Alejita, que ya me caigo de sueño, son las tres de la madrugada XD    
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 4 // Conexión de corazones

Mensaje por Aleja Soto el Sáb Oct 19, 2013 11:19 am

No te preocupes Gloris, cuando puedas, ¿pero cómo? ¿A esas horas conectada? Surprised


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 4 // Conexión de corazones

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 19, 2013 4:18 pm

Sí es que en la madrugada leo mejor porque no me interrumpen como ahorita

que iba a empezar a leer y ya me hablaron XD

al ratico vengo jiji
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 4 // Conexión de corazones

Mensaje por Aleja Soto el Sáb Oct 19, 2013 7:24 pm

Claro mi Gloris, no te preocupes. Buen efecto! Smile


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 4 // Conexión de corazones

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 19, 2013 10:29 pm

Vaya ahora que Marina le ha contado todo a Lisandro me doy cuenta que ella es una buena mujer y que está muy necesitada de amor y por eso ahora se ha fijado en Lisandro, pobre, se está haciendo ilusuines y va a ser muy fuerte para ella cuando sepa la verdad sobre Lisandro que más de una vez ha tratado de decirle la verdad pero siempre los interrumpen.

En cambio Antonio se ve que no solo le ha hecho daño a Lisandro sino tamibén a Marina, es un grosero y convenenciero porque si tanto manía le tiene a Lisandro y en vez de agradecer que él lo quiera lo humilla y ofende, entonces como lo contrata para mesero? Claro porque Antonio es un aprovechado, utiliza a Lisandro, se aprovecha de su amor para que ahora le resuelva el problema de la pastelería y claro Lisandro tan enamorado de él ¿Qué puede hacer sino aceptar?

En espera del siguiente capítulo
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 4 // Conexión de corazones

Mensaje por Aleja Soto el Sáb Oct 19, 2013 11:14 pm

Hola mi Gloris!

Muchísimas gracias por pasarte por este capítulo Smile. Sí, Marina en realidad no es mala, sólo es amargada, pero es culpa de Antonio, que como bien dices, es un grosero y un convenenciero. Años atrás fueron novios, pero como Marina le contó a Lisandro, sólo se aprovechó de esa relación para mantenerse bien económicamente. En realidad ella sí está necesitada de amor, ahora se ha fijado en Lisandro y aunque él le ha tratado de decir la verdad, puede que se lleva una segunda gran decepción.

Muchas gracias. Pronto el capítulo 5 Very Happy


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 4 // Conexión de corazones

Mensaje por Invitado el Dom Oct 20, 2013 11:43 am

Bien lo esperamos Very Happy 
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 4 // Conexión de corazones

Mensaje por Aleja Soto el Dom Oct 20, 2013 2:34 pm

Lo publico esta noche Very Happy


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 4 // Conexión de corazones

Mensaje por Danni el Sáb Ene 04, 2014 3:30 pm

Excelente capítulo Aleja Very Happy. Entonces Antonio si se atrevió a ir a la casa de Marina Surprised Mad. Que malo es, le hizo daño a Marina y a Lisandro No. Menos mal Marina le contó todo y ya me doy cuenta de quién era Antonio, pero con su indiferencia hacia Lisandro, ya era obvio que era malo.

Vamos a ver si él cambia su forma de ser y a ver qué pasa cuando Lisandro llegue a Antique Amor Question.

Ya mismo me voy a comentar el capítulo 5 que también ya leí Smile.

Danni

Mensajes : 5133
Fecha de inscripción : 26/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 4 // Conexión de corazones

Mensaje por Aleja Soto el Sáb Ene 04, 2014 7:39 pm

Muchas gracias Danni por haberte pasado a leer y comentar. Sí, Antonio años atrás, no sólo insultó a Lisandro reaccionando como homofóbico, sino también que cuando llegó al país se relacionó con Marina y a ella también le hizo daño.

Ya verás si cambia su actitud Smile.


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 4 // Conexión de corazones

Mensaje por Danni el Dom Ene 05, 2014 4:04 pm

Ojalá sí la cambie!

Y no hay de qué!! Very Happy

Danni

Mensajes : 5133
Fecha de inscripción : 26/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 4 // Conexión de corazones

Mensaje por Invitado el Lun Ene 13, 2014 10:41 am

jaja a Lisandro le pasó lo mismo q a mí, ser amigo de las ex de mis amigos y tratar de impedir q vuelvan.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 4 // Conexión de corazones

Mensaje por Aleja Soto el Lun Ene 13, 2014 12:51 pm

Gracias Andrés por comentar.

Sí, casualmente Marina resultó ser la ex de Antonio Surprised. Y como Marina presentó la posibilidad de volver a ser amiga de Antonio, entonces Lisandro tomó alerta.


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 4 // Conexión de corazones

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.