FICTION TV
Bienvenido

Conectate para disfrutar mejor de la experiencia en FTV
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 168 el Mar Feb 12, 2013 12:26 pm.
Afiliados

Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Los posteadores más activos de la semana


Antique Amor // Capítulo 10 // Paseo para tres

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Antique Amor // Capítulo 10 // Paseo para tres

Mensaje por Aleja Soto el Sáb Ene 04, 2014 11:15 pm

CAPÍTULO 10:
PASEO PARA TRES



Natasha finalmente salió de la pastelería. Antonio la esperaba afuera. Los dos estaban vestidos con ropa informal.



-¡Antonio! -Exclamó Natasha- ¿Hace mucho estás esperando?

-Un poquito -Contestó Antonio- ¿Y Lisandro? ¿No salía contigo?

-Eh, no. Él no salió conmigo -Respondió Natasha-. Pero ya debe estar cambiándose para irse. ¿Por qué lo preguntas?

-¿No ves que necesito cerrar la pastelería? -Dijo Antonio impaciente-. Entre más se demore menos tiempo nos va a quedar a nosotros dos para salir.

-Ah, es por eso -Alcanzó a decir Natasha.

-¿Y por qué más iba a ser? -Le preguntó Antonio.

-No, por nada -Contestó Natasha a la vez que intentaba evadir el tema-. Tonterías que a veces se ocurren. Ah, mira. Ahí viene Lisandro. Ya podemos irnos.

Cuándo Lisandro salió, Antonio cerró la pastelería bajo llave segura y mientras lo hacía, el chico se atrevió a preguntarles:



-¿Y ustedes? ¿Van a algún lugar?

-A Natasha se le ocurrió invitarme a comernos un helado -Respondió Antonio.

-Antonio… ¡Qué grosero eres con tu novia! -Comentó Lisandro- Se supone que tú eres quién debe invitar a Natasha a salir y no ella a ti ¿No lo crees Natasha?

-Eh... si, aunque a mi realmente no me importa -Le respondió Natasha, al tiempo que sonreía forzadamente para evadir su mirada odiosa hacia Lisandro.

-Bueno, de todas maneras sólo era una observación que no es muy común en las parejas -Dijo Lisandro.

-Pero que también es una pequeñez sin importancia -Agregó Natasha- ¿Y tú ya no te ibas?

-¿Les molesta que todavía no me haya ido? -Preguntó Lisandro.

-¡Ya, pues! -Les gritó Antonio a ambos- ¡Haber! ¿Qué les pasa a los dos? Ustedes son compañeros de trabajo y por tanto deben llevarse bien. Espero que mañana en lo que les encargué no sea lo mismo ¿Ok? Y no es que nos moleste Lisandro, pero estás atrasándonos un poco.

-Sí, yo ya me iba -Dijo Lisandro-. ¿Aunque saben qué? A mí también se me está ocurriendo una idea. ¡Y una gran idea! ¿Por qué no los acompaño?

Y justo cuándo lo preguntó, tanto Antonio como Natasha hicieron un gesto de sorpresa.

-¡Es más! –Exclamó Lisandro- Aprovechando que tengo plata, los invito a los dos. ¿Qué dicen?

-¡Ay! A mí en verdad me encantaría -Dijo Natasha- Pero por desgracia es una salida únicamente para Antonio y para mí. Es para parejas mi querido Lisandro.

-No, ¿pero sabes qué Natasha? -Intervino Antonio- Me parece perfecto que Lisandro nos acompañe. Así ustedes dos se integran más como compañeros de trabajo que son y no tengo la necesidad de preguntarles a ambos que opinan por que es una orden, así que caminen.

-¡Haber un momento Antonio! ¡Un momento! -Exclamó Natasha indignada- No tienes ningún derecho a darme órdenes mientras esté fuera de ese lugar en el que trabajo porque dejo de ser tu empleada y puedo hacer lo que se me venga en gana.

-¡Oye! ¿A ti que te pasa? -Se sorprendió Antonio de la forma de reaccionar de Natasha- Primero que todo cálmate. Yo sé muy bien que tu vida es tu vida y eso ni yo ni nadie podemos cambiarlo, pero existe algo llamado compromiso. Y ahora que estás trabajando en Antique Amor tienes el compromiso de relacionarte bien con tus compañeros, claro que todo eso cambiaría si renunciaras a tu compromiso y así no tendrías que rendirle cuentas ni obedecer a nadie.

Y justo cuándo Antonio dijo esto último, Natasha cambió completamente la expresión de su rostro malhumorado por uno de estar de acuerdo.

-No, claro no -Dijo en medio de una sonrisa hipócrita-. Yo estoy muy feliz en Antique Amor, con decirte que me siento Alicia en el país de las maravillas. Lo que pasa es que he tenido un día muy duro y no estoy acostumbrada a trabajar como una mesera, pero en realidad estoy muy contenta. Lisandro, perdóname. Es que esta situación económica por la que paso me tiene desesperada y me hace decir cosas que no debo, pero tú y Valentín me caen muy bien y les tengo a los dos un gran cariño. Y para que tanto tú Antonio como tú Lisandro, vean que en verdad quiero ser una empleada y compañera ejemplar, yo los invito a los dos.

Y todos se miraron entre sí. Los tres llegaron a una pequeña heladería, dónde habías muchas personas y justo cuándo cruzaron la entrada, Natasha dijo:



-Bueno, ya llegamos. ¿Qué clase de helado quieren?

-A mí no me importa el sabor -Contestó Lisandro-. Lo único que te pido es que sea bajo en calorías.

-¿Y tú de qué sabor lo quieres Antonio? -Le preguntó Natasha.

-Yo... no quiero nada Natasha, gracias -Respondió Antonio con un cierto tono de desánimo.

-¿Pero cómo que no quieres? Tú eres el centro de esta salida -Comentó Natasha.

-Sí, pero para empezar no tengo hambre -Dijo Antonio. Y te recuerdo que el centro de esta salida es la integración de ustedes dos como compañeros.

-Pues ni modo -Concluyó Natasha-. Ya te traigo tu helado Lisandro, siéntense mientras vengo...

Natasha fue para comprar su helado y el de Lisandro. Éste último se quedó a solas con Antonio y entre los dos había un gran silencio. El primero en romperlo fue Lisandro.

-¡Qué bonita está la noche! -Exclamó Lisandro- ¿No te parece?

-¡Gracias! -Le agradeció repentinamente Antonio.

-¿Gracias? ¿De qué? -Se sorprendió Lisandro.

-Por haberme acompañado -Contestó Antonio-. La verdad es que me siento incómodo saliendo solo con Natasha y me siento mal cuándo ella cree que nuestra relación va en algo serio y… Yo todavía quiero quedarme solterito. ¿Me entiendes?

-La verdad no -Respondió Lisandro-. Pues, yo no soy el mejor amigo de Natasha, pero por eso no la voy a culpar de lo que te pasa, ya que el único responsable aquí eres tú.

-¿¡Yo!? -Se sorprendió Antonio.

-Pues sí, tú -Dijo Lisandro-. Aquí Natasha no está malinterpretando nada. Desde el principio debiste ser muy claro con ella y debiste decirle que si iban a iniciar una relación sólo era por probar algo nuevo o por tener una aventura ¿Qué se yo? Pero como tú nunca piensas antes de actuar esas son las consecuencias. Yo en tu lugar, para no alargar más este proceso, le diría de una buena vez cuales son mis intenciones. ¿No crees?

-¡Es una pésima idea! -Comentó Antonio- Además no te hagas el tonto conmigo que yo sé que cuándo salíamos de Antique Amor tú ya sabías de esta salida y sólo querías venir para dañarle la noche a Natasha.

-Mira, te voy a ser muy sincero -Dijo Lisandro-. La verdad no creo que Natasha esté realmente enamorada de ti. ¡Esa mujer no te conviene Antonio!

-¿Y tú sí me convienes? -Le preguntó.

-Pues ¿Yo que sé? -Respondió Lisandro algo incómodo- Tú y yo solo tenemos una relación laboral y por ello es que quiero ayudarte. Algo me dice que Natasha quiere algo más, tiene un objetivo y te está utilizando para llegar a ese objetivo. Mira Antonio, ahora es el momento perfecto para que la mandes por un tubo. Esto que te estoy diciendo y con lo de que ya no quieres estar más con ella son las justificaciones perfectas.

Y de repente, Natasha llegó con dos helados, uno para ella y otro para Lisandro.

-¿Y de qué hablaban tan entretenidos? -Les preguntó.

-De nada Natasha -Respondió Lisandro.

Los tres tomaron asiento y mientras Lisandro comía su helado, veía como Natasha besaba a Antonio en la mejilla.

-¡Natasha! -Dijo Lisandro a fin de interrumpirla- Yo siempre he querido saber cuál es el secreto que tienen las modelos para ser tan hermosas y pues aprovechando que tú eres una modelo muy reconocida, ¿por qué no me quitas la duda de encima?

-¡Ay Lisandro! No hay ningún secreto -Respondió Natasha- Sólo tienes que poner mucho empeño: practicar ejercicio, comer saludable, dormir bien y en fin... Ya el resto depende de ti. Ya sabes… maquillarse e ir a la peluquería, pero bueno... ¿Sabes algo? Tal vez sea muy pronto para decir esto, pero me gustaría que fueras el padrino de nuestra boda.

Y de repente Antonio comenzó a toser.

-¿Te pasa algo Antonio? -Le preguntó Natasha- ¿Quieres agua?

-No Natasha, muchas gracias -Respondió Antonio-. Solo me ahogué, pero ya estoy bien.

-¿Sabes algo Natasha? -Dijo Lisandro- Antonio tiene algo muy importante que decirte ¿No es así Antonio?

-¿Y qué es lo que tienes que decirme Antonio? -Le preguntó Natasha. Entre tanta presión, Antonio tartamudeó:

-Eh... Natasha, yo... creo que lo que una pareja como no… nosotros siente es muy importante para una relación. Po… por eso, creo que deberíamos...

-¿Deberíamos qué Antonio? -Preguntó Natasha impaciente.

-Creo que deberíamos dejar de vernos -Respondió Antonio con decisión. Lisandro sonrió con ironía y Natasha (cuya reacción era aparentando) abofeteó a Antonio fuertemente, tomó su bolso y se fue muy molesta de la heladería.

-La verdad duele Antonio -Comentó Lisandro y Antonio lo miró son seriedad-. Y cuéntame… ¿La vas a echar de Antique Amor?

-No Lisandro -Respondió Antonio- ¿Cómo la voy a echar si necesita el trabajo?

-¡Antonio deja de ser ingenuo de una vez por todas! -Le dijo con severidad Lisandro- ¡Natasha no necesita el trabajo! Ella está mejor que tú y yo juntos. Si ella estuviera en la total ruina, ya todos los medios del país estarían enterados ¿No crees? No es mi intención hacerte sentir mal, pero contigo hay que ser así para que puedas entender. ¿Y sabes qué? Perdóname porque primero que todo esa no es la forma de tratarte siendo tú mi jefe y segundo, perdóname por haber dañado tu relación con Natasha, eso no era asunto mío.

Y de repente, Antonio tomó las manos de Lisandro y le dijo mirándolo tiernamente:

-Perdóname tú a mí Lisandro. Yo soy el que debe pedir disculpas por lo mal que te he tratado, por que siempre soy un idiota que no sabe la maravilla de persona que tengo al lado. Tú siempre me ayudas, me salvas...

-¡No, claro que no Antonio! -Dijo Lisandro- Yo nunca te he ayudado, antes a veces me siento como un estorbo.

-¡Tú no eres ningún estorbo Lisandro! -Exclamó Antonio- Y claro que siempre me ayudas, me sacas de aprietos, siempre estás a mi lado por más mal que te trate. Acuérdate del día en que empezaste a trabajar en Antique Amor, por ti Marina no se llevó malas impresiones de la pastelería o por ejemplo ahora, me diste el valor para enfrentarme a Natasha y decirle lo que verdaderamente sentía.

-Yo creo que es mejor que me vaya Antonio -Dijo Lisandro con gran nerviosismo al tiempo que se levantaba- Buenas noches, mañana nos vemos.

Y se fue caminando apresurado de la heladería.

-¡Lisandro espera! -Le gritó Antonio.

Antonio se levantó con prisa y salió corriendo tras él en medio de una intensa lluvia que había empezado a caer de repente. Cuándo lo alcanzó lo tomó del brazo:

-¿Por qué sales corriendo así? ¿Por qué me dejas con la palabra en la boca -Le preguntó Antonio y Lisandro lo miró asustado.

Por otra parte, Natasha hablaba por celular con la abuela de Lisandro mientras iba en un taxi sentada en los asientos de atrás.



-¿Doña Sofía? La llamo para avisarle que las cosas se nos salieron de las manos gracias a su nietecito.

-¿De qué estupideces estás hablando? -Preguntó Sofía.

-Le estoy diciendo que Antonio acaba de terminarme -Respondió Natasha- ¿Y por quién?: Por su nieto, estoy casi segura que él convenció a Antonio para que hiciera.

-¿Y que pretendes? ¿Rendirte así de fácil y dejar el trabajo botado? -Le dijo son severidad Sofía- Necesito que como sea separes a mi nieto de ese idiota de Antonio ¿Me entiendes?

-Pero Doña Sofía -Agregó Natasha- ¿Cómo pretende que mañana me aparezca por la pastelería después de que Antonio me terminó? ¿Qué va a pensar? Pensará que yo no tengo dignidad. No, me da mucha pena con usted, pero las cosas no se hacen así.

-¿Perdón? -Se sorprendió Sofía- ¿Acaso me estás desobedeciendo? ¡Escúchame bien muchachita! ¡Ve ahora mismo a rogarle al repostero ese que vuelva contigo! Esos dos no pueden permanecer ni un minuto solos, claro que... si tú no quieres hacer nada, el trato que tenemos se terminaría y la más afectada serías tú. Lo que te ganas en seis meses no te alcanza para pagar el tratamiento de tu padre y yo creo que lo más conveniente sería que me hicieras caso.

-¿Usted me está manipulando? -Le preguntó Natasha.

-No, yo no te estoy manipulando Natasha -Respondió la anciana-. Yo lo único que estoy haciendo es diciéndote las cosas como son y te doy un consejo, dejarse llevar por las decisiones es para perdedores, siempre hay que tomar el camino más conveniente para una, sin importar si es bueno o malo. Para que no digas que te estoy "manipulando" dejemos las cosas como están y mañana te llamaré para escuchar tu decisión, que espero sea la mejor.

Sofía colgó, dejando a Natasha bastante preocupada por las palabras que le dijo.



-¡Antonio suéltame! -Le gritó Lisandro a Antonio, mientras aún llovía- No quiero que malinterpretes las cosas y tampoco quiero volver a sufrir como lo hice cuándo te fuiste de Nueva York.

-Yo no estoy malinterpretando nada Lisandro -Dijo Antonio-. Yo necesito que me perdones, que me perdones por ser un idiota contigo. Necesito... que vuelvas a decirme lo que sientes por mí.

-¿¡Qué!? -Se sorprendió Lisandro- Tú no me puedes estar hablando en serio, después de que nunca te ha importado lo que sienta o deje de sentir por ti. Tú... tú me estás tomando del pelo, si eso es lo que pasa, pero te equivocas conmigo.

Los ojos de Lisandro se nublaron y de repente comenzó a llorar. Antonio tomó su rostro con ambas manos y mirándolo con fijación, lo abrazó tiernamente. Lisandro correspondió el abrazo...

Cuándo ya estaba amaneciendo, Antonio y Lisandro se habían quedado dormidos en la banca de una estación de buses:

-¡Lisandro, despierta! -Le susurró Antonio- ¡Ya está amaneciendo!

Y entredormido, logró escuchar lo que Antonio le había dicho.

-¿¡Qué!? -Se sobresaltó al tiempo que se levantaba de la banca- ¡Por Dios Antonio! ¿Cómo terminamos durmiendo aquí?

-¡Oye cálmate! -Le dijo Antonio- A penas está amaneciendo y nadie nos ha visto, así que no te preocupes. Anoche te vi tan cansado cuándo esperábamos a que escampara, que no me atreví a molestarte y los dos nos terminamos quedando dormidos. Además si quieres que te sea sincero, fue una gran noche, porque dormido no hiciste nada más que repetir mi nombre.

Y justo cuándo Antonio dijo eso, Lisandro se sonrojó en gran manera. Hubo un gran silencio entre ambos a partir de ese momento, el primero en romperlo fue Antonio:

-¿No piensas decirme nada? -Le preguntó.

-¿Acaso crees que es fácil saber que de la noche a la mañana comienzas a sentir algo por mí? -Dijo Lisandro- Yo simplemente no sé lo que siento Antonio y me es muy difícil creerte cuándo días atrás me decías que lo único que debería existir entre nosotros era una relación laboral.

Y en vista de que Antonio no respondió y por el contrario, no dijo absolutamente nada, Lisandro agregó:

-¿Ves? Ni siquiera tú mismo puedes excusar tus palabras y yo... no quiero caer en un juego en el que en cualquier momento voy a ser el perdedor.

-¡Lisandro espera! -Le retuvo Antonio a Lisandro al ver a éste último irse.

-¡Sólo déjame pensar! -Le gritó Lisandro, quién finalmente se fue caminando.

Antonio se quedó mirándolo, sentado en la banca y poco a poco, la desolada carretera se fue poblando de personas y a medida que éstas pasaban, Antonio perdió de vista a Lisandro.

Lisandro caminaba pensativo solo por cierta acera, el panorama de todo alrededor era gris y triste, las hojas de los árboles caían lentamente y justo cuándo miró al cielo, estaba nublado. En medio de suspiros, Antonio pensaba en lo que había sucedido la noche anterior cuándo abrazó a Lisandro en medio de la lluvia, en su rostro no cabía más melancolía y arrepentimiento, pero Lisandro no se quedaba atrás: su gran confusión era aparente. Recordó el momento en el que la noche anterior, cuándo Antonio había terminado con Natasha, éste tomó sus manos y le dijo:

"Perdóname tú a mí Lisandro. Yo soy el que debe pedir disculpas por lo mal que te he tratado, por que siempre soy un idiota que no sabe la maravilla de persona que tengo al lado. Tú siempre me ayudas, me salvas..."

-¿Y ahora qué hago? -Logró decir Lisandro, al tiempo que rompía en llanto- ¿Cómo es posible? ¿En qué momento sucedió todo esto?

Cuándo Lisandro llegó al apartamento de Marina, ésta inmediatamente se levantó del mueble en el que al parecer había dormido toda la noche:



-¡Lisandro! ¡Gracias a Dios llegaste! -Exclamó al verlo- Oré toda la noche para que no te hubiera pasado nada malo ¿Dónde estabas?

Sin embargo Lisandro no respondió y se quedó completamente callado y mirando a Marina, rompió en llanto.

-¡Lisandro! ¿Qué te pasó? -Le preguntó Marina, mientras lo ayudaba a sentarse- Tú sabes que puedes confiar plenamente en mí, pero si no lo haces no podré ayudarte.

-Aún contándote dudo mucho que me puedas ayudar Marina -Lloriqueó Lisandro.

-¿Pero qué fue lo que te pasó? -Inquirió Marina.

-Simplemente las cosas no son tan fáciles -Comentó Lisandro-. Cuando ves una solución por más pequeña que sea, la vida se empeña en volverlo a complicar todo y te confunde.

-Lisandro me siento muy mal al verte así -Dijo Marina-. Pero recuerda que somos amigos. Gracias a ti, dejé de un lado esa Marina conservadora y reservada, ahora me corresponde a mí ayudarte, porque pese al poco tiempo en el que hemos desarrollado nuestra amistad me he dado cuenta que eres una gran persona y no mereces sufrir de esa manera.

-No digas eso. No lo digas porque a lo mejor algo debí haber hecho mal -Dijo Lisandro-. Tal vez ahora estoy pagando el no pensar antes de actuar, tal vez ahora estoy pagando el enamorarme de la persona que no me corresponde.

-¿Enamorarte... de la persona que no te corresponde? -Le preguntó Marina- No me digas que... te rompieron el corazón Lisandro.

-¿Sabes qué Marina? Yo ahora no quiero hablar... perdóname -Y cuándo se dirigía a su habitación, se le hizo un nudo en la garganta al haber reprimido sus ganas de llorar. Se sentó en su cama y tomó su celular al ver como Antonio lo llamaba.

-Perdóname -Dijo, al ignorar la llamada.

Cuándo Marina ya estaba de salida al trabajo, tocó la puerta del cuarto de Lisandro y en vista de que no le respondía, abrió la puerta, viéndolo enpijamado y acostado en la cama, con un pañuelo en la mano derecha y con el control remoto del televisor en la mano izquierda pasando de canal en canal. Marina se sentó en la cama cerca a él y le dijo:

-Lisandro... Yo sé que... no estás pasando por el mejor de los momentos, a pesar de que no tengo muy claro que es lo que te pasa, pero por lo que me alcanzaste a decir cuándo llegaste, me imagino que te debes estar muriendo por dentro y créeme que yo te entiendo porque después de todo yo pasé por una situación similar y por eso mismo y aunque sé que puede sonar un poco cruel, debes salir adelante, tal y como lo hice yo cuándo terminé con Antonio.

-¿Y acaso crees que yo no lo tengo claro? -Le dijo Lisandro.

-Pues si lo tienes tan claro ¿qué estás haciendo aquí? -Preguntó Marina- Mírate por Dios, tienes los ojitos hinchados de tanto llorar, se nota que sólo has pensando en lo mismo desde que llegaste. Te vas a enfermar si continúas así. Hagamos una cosa. Yo me tengo que ir a la financiera porque el idiota de mi jefe me necesita no sé para qué, pero prométeme que te vas a vestir y vas a salir de estas cuatro paredes a aprovechar este domingo. Prométemelo Lisandro.

-Está bien, te prometo que voy a pensarlo, pero no te aseguro nada -Dijo Lisandro-. Vete tranquila.

Marina le sonrió a Lisandro y se fue de la habitación. Mientras se dirigía a la salida, alguien la llamaba a su celular y cuándo salió de la casa y cerró la puerta, contestó:



-¿Antonio? ¿Y ese milagro que me llamas?

-¿Cómo estás Marina? -Le dijo Antonio, quién era el que llamaba- ¿Te podrías pasar un momento por Antique Amor?

-¿Te pasa algo? -Le preguntó Marina.

-Yo sé que no hemos sido los mejores amigos -Respondió Antonio-. Pero por lo que tuvimos hace algunos años, me gustaría que vinieras para pedirte un consejo.

-Eh... pues Antonio -Dijo Marina-. Yo ahora tengo que ir a la financiera, pero te prometo que a penas me desocupe iré inmediatamente a Antique Amor ¿Te parece?

-Sí, está bien -Le respondió Antonio con cierto desaliento en su tono de voz y cuándo colgó, Marina quedó algo preocupada, creyendo que lo que le pasaba a Lisandro tenía relación con el desánimo de Antonio.

CONTINUARÁ...
avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 10 // Paseo para tres

Mensaje por Danni el Lun Ene 06, 2014 4:22 pm

Me puse a la corriente con ésta interesante y excelente historia!! Very Happy.

Surprised cheers. Antonio está cambiando su actitud con Lisnadro, está pensando en él y se siente mal. Menos mal Lisandro no se convence tan fácilmente y lo está rechazando porque sino fuera así, Antonio se sobrepasaría y lo haría sifrir. Aunque ya Lisandro está sufriendo Crying or Very sad.

Jajajajajajaja!!! Marina se quedó vestida y alborotada xD Laughing. Antonio le confesó lo que tenía que decirle gracias a Lisandro cheers. Vamos a ver qué pasa Surprised. Pero... Marina se dará cuenta!!! Mad affraid.

Espero el próximo capítulo. Éste me gustó muchooo!!! Very Happy Razz.

Danni

Mensajes : 5133
Fecha de inscripción : 26/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 10 // Paseo para tres

Mensaje por Aleja Soto el Lun Ene 06, 2014 7:48 pm

Muchas gracias Danni. Tu comentario es el primero y ya te has puesto a la corriente por lo que ya podré publicar tranquilamente los muchos capítulos que se vienen que serán impactantes Very Happy.

En este capítulo, como viste Antonio ha cambiado su actitud con Lisandro y hasta lo está pretendiendo, pero Lisandro teme que él se burle de él y como bien dices, por eso Antonio no podrá sobrepasarse con él.

¿Marina se quedó vestida y alborotada? ¿No querrás decir Natasha? jajajajaj

Ya pronto publico el capítulo 11 Smile.


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 10 // Paseo para tres

Mensaje por Aleja Soto el Jue Ene 09, 2014 8:28 pm

En instantes el capítulo 11 Very Happy.


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 10 // Paseo para tres

Mensaje por Gloria el Miér Ene 15, 2014 12:53 pm

Uff por un momento pensé que Marina se le iba a declarar a Lisandro para consolarlo de que a él le hayan roto el corazón, menos mal que no fue así.

Antonio ya se enamoró de Lisandro pero aún está muy confundido.

La abuela de Lisandro es mucho peor de lo que yo pensaba, pues no solo quiere evitar la relación de su nieto con Antonio sino que chantajea a Natasha con lo de la enfermedad de su padre, hasta ya me dio lástima Natasha y comparándola con la abuela de Lisandro, Natasha es buena persona pues todo lo está haciendo por su padre.

Me dio mucha risa cuando Lisandro se coló a sallir junto con Antonio y Natasha y también cuanod ella dijo que quería que fuera el padrino de bodas y Antonio empezó a toser jajaj

Lisandro me encanta, es tan íntegro, pues lo bien que le dijo a Antonio que Natasha no era la culpable de mal interpretar la relación sino Antonio mismo que no la aclaraba, osea que para nada Lisandro trata de enredar a Antonio, lo quiere de verdad y estoy segura que si él hubiera visto que Natasha lo amara de verdad a Antonio, sí lo hubiera dejado ser felices, pero él ya se dio cuenta de que hay algo oculto en ella y por eso lo salva.

En cuanto pueda me leo el siguiente capitulo


avatar
Gloria

Mensajes : 11024
Fecha de inscripción : 18/07/2011
Localización : MEXICO

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 10 // Paseo para tres

Mensaje por Aleja Soto el Miér Ene 15, 2014 12:59 pm

Muchas gracias por pasarte a comentar Gloris Very Happy.

Cuando puedas pásate por el otro capítulo. Es más. No publicaré el 12 para darte tiempo a que te pongas a la corriente Smile.

Tal vez Antonio esté enamorado de Lisandro o no. Él sólo le dice que siente algo especial y real por Lisandro, pero como Lisandro teme a que Antonio sólo esté confundido, por eso teme a corresponderle.

Por otra parte, como bien dices, Natasha es chantajeada por la misma Sofía. Se aprovecha de que el padre de Natasha está enfermo mentalmente para manipularla a que sea su cómplice. En otras palabras, Natasha no es mala, sino que hace cosas incorrectas por su papá.

Qué bueno que te dio risa esa escena en que Lisandro intenta meterse en la cita de Antonio y Natasha Laughing.

Sí, tienes razón, Lisandro si quiere sinceramente a Antonio y no quiere que él sufra, sino que le recalca sus errores y virtudes e intenta ayudarlo y protegerlo.



NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 10 // Paseo para tres

Mensaje por Gloria el Miér Ene 15, 2014 2:04 pm

Ay que Linda Aleja, entonces procuraré lo más pronto posible leerle el 11 para que tus demás lectores no se desesperen y publliques el 12 que supongo han de estar ansiosos pues esta historia cada vez se pone mejor.

Y sí empiezo a odiar a Sofía, pues una cosa era que estuviera confundida como le pasa a muchos padres que no aceptan la homosexualidad de sus hijos pero ya estarse aprovechando de la enfermedad del padre de Natasha, eso ya indica que es mala


avatar
Gloria

Mensajes : 11024
Fecha de inscripción : 18/07/2011
Localización : MEXICO

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 10 // Paseo para tres

Mensaje por Aleja Soto el Miér Ene 15, 2014 3:14 pm

Uy sí. Es mala. Es una anciana calculadora y fría, casi a Martha del Castillo de Violeta. Por algo escogí la misma actriz Laughing. En los siguientes capítulos su maldad llegará a índices más altos Smile.

Sí, lee cuando puedas Smile. No hay afanes de publicar.


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 10 // Paseo para tres

Mensaje por Invitado el Miér Ene 15, 2014 4:29 pm

Lisandro se porta lo mas discreto que puede y eso es bien.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 10 // Paseo para tres

Mensaje por Aleja Soto el Miér Ene 15, 2014 7:17 pm

Gracias por comentar Andrés Smile. Sí, Lisandro es una persona discreta e íntegra, que se preocupa por los demás. De la misma manera, trató de hacerlo con Antonio ahora que él le confesó que siente algo especial por él.


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 10 // Paseo para tres

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.