FICTION TV
Bienvenido

Conectate para disfrutar mejor de la experiencia en FTV
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 7 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 6 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

telenovelistasiempre

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 168 el Mar Feb 12, 2013 12:26 pm.
Afiliados

Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Los posteadores más activos de la semana


Antique Amor // Capítulo 18 // Planes en acción

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Antique Amor // Capítulo 18 // Planes en acción

Mensaje por Aleja Soto el Mar Feb 11, 2014 3:36 pm

CAPÍTULO 18:
PLANES EN ACCIÓN



Un par de horas después, Antique Amor ya estaba abierta, con Lisandro y Natasha atendiendo los clientes que llegaran. Valentín no estaba trabajando ese día, ya que como Marina le había recomendado, le pidió un permiso a Antonio para ir al médico.



-¡Oye Natasha! –La llamó Antonio, mientras ella atendía a una pareja de novios-. ¿Eres buena para las matemáticas?

-Sé lo básico –Respondió Natasha extrañada por la pregunta-. ¿Por qué?

-Valentín no puede trabajar hoy, así que no hay nadie que se encargue de la caja registradora –Dijo Antonio-. Necesito que tú lo hagas por él, solamente por este día.

-Puedo hacerlo –Dijo Natasha-. Pero hay muchos clientes hoy. No creo que Lisandro pueda con tanto.

-No te preocupes por eso. Lisandro es capaz. Antes de que tú llegaras el podía solo –Contó Antonio.

-Bien, si tú lo dices –Dijo Natasha, que acto seguido dejó de atender a los clientes y fue a la caja registradora.

Lisandro, entretanto estaba en el baño de hombres, lavándose las manos. En eso, pensó en su abuela y lo que ella le había dicho la noche anterior:



Solo te pido una cosa encarecidamente. Por favor, dame la oportunidad de que hablemos una vez, una sola vez, porque de verdad tengo mucho que decirte.

-¿Qué es eso que querrá hablar mi abuela conmigo? –Se preguntó Lisandro.

De repente, al celular de Lisandro entró una llamada. Él sacó el móvil del bolsillo del pantalón y cuando vio en la pantalla que se trataba de Marina, se sorprendió:



-Ho… hola Marina –Contestó Lisandro-. Me alegra mucho que me llames. ¿Cómo estás?

-Hola Lisandro –Le correspondió el saludo Marina, pero con indiferencia-. Estoy bien, gracias. Solo llamaba para decirte que he pensado en todo lo que sucedió entre nosotros hace unos días.

-¿Y qué decisión tomaste? –Preguntó Lisandro.

-Me imagino que debes estar en Antique Amor, así que iré para que hablemos porque por celular es un poco incómodo –Dijo Marina-. Claro que si no puedes, podemos dejarlo para después.

-No, claro que puedo –Dijo Lisandro-. Puedo pedirle a Antonio que me de libre unos minutos.

-Bien, estaré más o menos a las doce por allá, aprovechando que hoy no tengo que inspeccionar muchos establecimientos comerciales –Dijo Marina- y tengo un par de horas libres.

-Ok, te estaré esperando –Dijo Lisandro y Marina colgó sin despedirse.

Así fue como al medio día, Marina llegó a Antique Amor. Ella ocupaba una mesa cercana a la entrada de la pastelería con Lisandro, mientras cruzaba las piernas y tomaba un café tibio.



-Antes que nada Lisandro, quiero que sepas algo –Habló Marina-. Yo… lamento mucho todo lo que pasó. Me comporté como una cobarde, porque pudimos hablar, pero yo no me sentí con los suficientes ánimos para hacerlo. Suena irónico que yo, que siempre me he considerado una mujer madura, no hubiera podido afrontar la situación con madurez. Tal vez aún a mis 24 años, no he crecido.

-Marina, no digas eso –Dijo Lisandro-. Tú eres una mujer seria, pero por más serios que lleguemos a ser, todos tenemos un lado débil. Yo por ejemplo, soy demasiado sensible para cualquier mala situación. No por eso soy un cobarde, simplemente no podemos pretender tener el control de todo.

-Tienes razón –Convino Marina-. Aunque llorar no arregla nada, es un alivio para el alma.

-Por eso te lo digo. Ignorar los sentimientos solo hace que nos volvamos personas amargadas e insensibles –Dijo Lisandro-. Hay que desahogarse y yo comprendo que el día en que te enteraste de mi identidad sexual, después de hacerte ideas ilusorias, no pudieras hacer otra cosa que sentirte mal.

-Por suerte, en estos días, Valentín ha estado a mi lado –Dijo Marina-. Me ha apoyado y me ha aconsejado. Él me dijo anoche que de la misma manera en que superé lo que me pasó con Antonio hace años, también superara lo que me pasó contigo. Por sus palabras es que decidí llamarte y venir a hablarte.

-Pues bien, dime que decidiste –Dijo Lisandro.

-Lisandro, no me parece justo de mi parte acabar con una amistad como la que teníamos tú y yo –Dijo Marina-. Por eso, te pido que me des tiempo, tiempo para que las cosas tomen un rumbo, es decir, para sacarte de mi corazón, para que sólo pueda verte como un buen amigo, más no como nada más, ¿me entiendes?

-Claro, me parece que es una excelente decisión –Respondió Lisandro sonriéndole-. Yo te estimo mucho Marina, porque has sido muy linda conmigo, por eso me daría mucha tristeza que por esto dejáramos a un lado esta amistad. Tómate el tiempo que necesites.

-Así lo haré –Dijo Marina-. De hecho, también decidí irme de viaje.

-¿De viaje? –Se sorprendió Lisandro-. ¿Pero cómo? ¿Te dieron vacaciones en la financiera?

-Le pediré a mi jefe una licencia por estrés laboral –Respondió Marina-. En realidad no sufro de mucho estrés, pero sí creo que necesito un descanso para encontrarme a mí misma. Seguro que me la dará porque he sido una empleada muy eficiente, nunca ha tenido queja de mí.

-Pues estoy seguro que tu jefe sí te dará esa licencia –Dijo Lisandro-. ¿Y a dónde viajarás? ¿Cuánto tiempo te quedarás?

-Creo que necesito estar cerca del mar, así que me quedaré uno o dos meses en Cartagena –Contestó Marina-. Me iré mañana, pero antes, debo avisarle también a Valentín para que no piense mal por irme sin despedirme de él. Con más razón debo hacerlo porque se ha portado muy lindo conmigo.

-Marina, disculpa que te haga esta pregunta –Dijo Lisandro-, pero… ¿quién fue la persona que te dijo sobre mis inclinaciones? ¿Cómo te lo dijo?

-La verdad no lo sé. Fue una llamada anónima –Contó Marina-. Esa persona me llamó algo tarde la noche del lunes, cuando estaban haciendo aquí en Antique Amor la fiesta de Halloween. No estoy muy segura, pero me parece que se trataba de una mujer, porque la voz era ronca, como la de una anciana.

-¿Una anciana? –Balbuceó Lisandro, pensando de quien se podría tratar-. ¿Qué fue lo que exactamente te dijo?

En ese momento Marina recordó la llamada de Sofía esa noche.

-¿A qué se debe su llamada señora? ¿Qué necesita? –Preguntó Natasha.

-Mi nombre es ahora lo de menos –Dijo Sofía-. Lo importante es lo que voy a decirle acerca de Lisandro.

-¿Lisandro? –Se sorprendió Marina.

-Así es. Yo sé que usted comparte su apartamento con esa persona –Continuó Sofía-. Pero... ¿lo conoce a él realmente para que le de cabida en su casa? ¿No siente un poco de desconfianza?

-No le entiendo. ¿Qué es lo que me quiere decir? –Preguntó impaciente Marina-. Lisandro es solo un buen amigo.

-Pero me imagino que él no le ha contado la verdad –Dijo Sofía-. ¿Sabe usted que él es homosexual?


-Eso fue lo que me dijo –Terminó de contarle Marina-. Fue muy extraño, y aunque le insistí varias veces que me dijera quien era, no me lo quiso decir.

Afuera de Antique Amor, Sofía llegó en un taxi. Se bajó, le pagó al taxista y se paró en toda la entrada de la pastelería. Llevaba unas gafas de sol, un vestido café corto de mangas largas, usaba medias veladas y tacones. La anciana suspiró, seguido de una sonrisa maliciosa y luego entró.



-¡Buenas tardes! –Saludó Sofía asegurándose de que todos la oyeran. Algunos clientes le respondieron el saludo y Lisandro logró verla.

-¿Pero qué está haciendo aquí? –Se preguntó Lisandro molesto.

-¿A quién te refieres? –Le preguntó Marina.

Natasha desde la caja registradora también la vio. Sofía se acercó a la mesa donde estaba Lisandro con Marina y se sentó atrevidamente, mientras se quitaba las gafas de sol.



-¿Por qué no viene el mesero? Quiero un refresco. Me desmayo del calor –Dijo Sofía.

-¿Qué estás haciendo aquí abuela? –Le preguntó Lisandro-. ¿Cómo tienes el atrevimiento de venir?

-Eres el mesero ¿no? –Ignoró Sofía las preguntas de Lisandro-. ¿Por qué no me atiendes en vez de quedarte hablando con las clientas? Me gustaría verte trabajando para ver como lo haces. ¡Sería divertido!

-¿Ella es tu abuela, Lisandro? –Le preguntó Marina al chico.

-Sí, yo soy su abuela materna –Intervino Sofía-. Vengo de Nueva York. Pero por lo visto, a Lisandro no le agrada mucho que haya venido a verlo. Se portado muy hostil conmigo.

-¿Sabe? Su voz se me hace familiar –Le dijo Marina-. ¡Claro! ¡Se parece a la voz de la mujer que me llamó! De la que estábamos hablando Lisandro y yo, antes de que usted llegara.

-¿Qué estás diciendo Marina? ¿Estás segura? –Se sobresaltó Lisandro. Sofía se extrañó por las palabras de Marina, ya que no sabía de qué hablaba y no la conocía.

-Sí, es muy parecida, demasiado diría yo –Insistió Marina.

-¡No lo puedo creer! –Exclamó Lisandro muy decepcionado, al tiempo que se levantaba de la silla-. ¿Tú llamaste a Marina?

-¿Marina? ¿Será que esta mujer que está aquí es la misma que llamé hace unos días…? –Pensó Sofía que se vio acorralada, sin saber qué decirle a Lisandro.

Antonio sin imaginarse lo que pasaba afuera, estaba esperando a que un pastel terminara de hornearse. En eso, recordó lo que le había sucedido con Lisandro esa mañana, cuando éste último lo encontró duchándose en el baño del apartamento de Natasha.



-Per… perdón Antonio –Tartamudeó Lisandro avergonzado-. Yo no sabía que estabas aquí, disculpa si te he incomodado.

-No te preocupes. Ya terminaba de bañarme –Dijo Antonio que tomó una toalla con la cual se cubrió del tronco para abajo y salió. Lisandro se sintió tan nervioso que al tratar de irse, resbaló y cayó.

-¿Oye estás bien? –Le preguntó Antonio preocupado, luego de haberse acercando a él.

-Sí, estoy bien –Respondió Lisandro
”.

Antonio dejó de pensar en aquella escena, y recordó otro momento de hace cuatro años, cuando él y Lisandro recién se conocían.

Antonio estaba en el apartamento de Lisandro. El chico le explicaba el párrafo de un texto de un libro sobre el emprendimiento. Ambos estaban en una gran mesa, muy cerca el uno al otro y Lisandro leía. Antonio estaba atento, escuchándole:

-En el campo específico de la psicología se han realizado múltiples investigaciones sobre la personalidad aunque no explícitamente sobre una personalidad emprendedora. Algunos planteamientos sobre la personalidad dicen que esto es un concepto de madurez, entendida como el desarrollo y funcionamiento de un individuo en las circunstancias de la vida y cuya cualidad sobresaliente es la capacidad de proponerse objetivos y esforzarse por la realización de ellos.

-Lees muy bonito Lisandro –Comentó Antonio.

-¿De verdad? ¿Te parece que leo bonito? –Se sorprendió Lisandro, al tiempo que se sonrojaba.

-Sí, claro. Lees con mucha dedicación y ánimo –Dijo Antonio.

-Muchísimas gracias –Le agradeció Lisandro-. Pero no basta con que lea bonito. Lo que cuenta es que me hayas entendido. Dime, ¿entendiste algo de este párrafo que leí?

-Pues para serte sincero, no mucho –Dijo Antonio cabizbajo-. Es más, no entiendo nada de todo lo que tenga que ver con administración de empresas. Por darle gusto a mis padres es que decidí estudiar esta carrera. Jamás lo habría hecho por gusto propio.

-¡Ay Antonio! –Exclamó Lisandro-. Me da la impresión de que te estás considerando errado por no decir bruto. Si ya te metiste a estudiar administración de empresas, por lo menos has el intento de terminar, para que tengas un título y hagas sentir orgullosas a tu madre y a tu tía.

-Sí, tienes razón. Ya es demasiado tarde para decirles que no –Dijo Antonio-. Lo mejor es que termine la carrera. Bien cara le está costando a mi familia.

-Mira, te voy a explicar lo que acabé de leer –Dijo Lisandro-. Solo en consiste en comprender la lectura frase por frase. Aquí hablan de que a pesar de los estudios que se han hecho sobre la personalidad, aún no se hace un planteamiento exacto sobre la personalidad emprendedora, que es la que nos impulsa a proponernos metas a cumplir en un futuro, ¿me entiendes? Una persona que siempre se propone sueños y se esfuerza por hacerlos realidad, es una persona con personalidad emprendedora, como por ejemplo, un hombre que quiera fundar una microempresa, logra inaugurarla y triunfa.

Lisandro siguió explicándole a Antonio, mientras él le escuchaba fascinado
”.

Antonio volvió en sí, dejó de recordar y sonrió.

-¡Me encantaba cuando Lisandro me explicaba! –Se dijo Antonio-. La manera en que lo hacía. Recuerdo que con él podía entender todas mis tareas cuando estudiaba en la universidad. Me fascinaba su inmensa capacidad para entender las cosas con solo leerlas. Pero no entiendo qué hago pensando en él.

De repente, Natasha entró a la cocina algo nerviosa y asustada.



-¿Qué te pasa Natasha? ¿Por qué entras así? –Le preguntó Antonio.

-Es que no adivinas lo que está pasando afuera –Dijo Natasha-.Lisandro está muy alterado, es mejor que salgas para que intentes calmarlo.

-¿Lisandro está alterado? –Se sorprendió Antonio-. ¿Pero por qué? ¿Qué pasa?

-No lo sé exactamente. Lo cierto es que está así por su abuela –Respondió Natasha.

-¿Doña Sofía está aquí? –Dijo Antonio que acto seguido salió de la cocina y Natasha salió tras él.

Una vez afuera, Antonio vio como Lisandro llorando le gritaba a su abuela. Algunos clientes observaban curioso la escena, mientras murmuraban.

-Lisandro cálmate, no estoy seguro si fue tu abuela la que me llamó. Solo digo que su voz es parecida –Le decía Marina, que estaba al lado de Lisandro tratando de calmarlo.

-No Marina. Yo sé muy bien que fue mi abuela –Dijo Lisandro llorando-. Ella te llamó, para perjudicarme, para que me echaras de tu apartamento, porque según ella, yo debo tener una lección.

-¡Por favor Lisandro! ¡Deja de dar este acto tan bochornoso! –Le regañó Sofía avergonzada-. No sé de qué demonios me estás hablando. No he llamado a nadie.

-¿Qué es lo que está pasando aquí? –Intervino Antonio-. ¿Qué hace aquí usted doña Sofía?

-Solo vine a comer algo –Respondió Sofía con hipocresía-. ¿No es esta pastelería un lugar público al que todos pueden entrar a comer?

-¡No eres más que una cínica, una hipócrita abuela! –Le dijo Lisandro con severidad-. No sé a qué viniste, pero lo que sí sé es que no es para nada bueno. Tú fuiste la causante de que ella me echara de su apartamento. Tú la llamaste con mala intención.

-¡Pero Lisandro! ¡Te estoy diciendo que…! –Iba a decir Sofía, pero Lisandro la interrumpió.

-¡Cállate! ¡Deja de mentirme! ¡Deja de aparentar! –Gritó Lisandro-. ¡Eres una gran mentirosa! Mejor vete de aquí. Vete abuela, porque de verdad, no quiero empezar a guardarte en mi corazón resentimiento. No me hagas que sienta eso por ti. Vete.

-Lisandro, por favor, me duelen muchísimo tus palabras –Fingió Sofía un tono de voz lloroso y de angustia-. Me duele que me trates así. Yo solo vine para que habláramos, porque es importante. De ti depende en este momento mi futuro.

-Doña Sofía, le ruego que se vaya. Es mejor –Dijo Antonio-. Lisandro ahora no está en condiciones de escucharla.

-¡No me pienso ir solo porque tú me lo digas imbécil! –Dijo Sofía con mucho desprecio hacia Antonio-. La verdad no entiendo cómo mi nieto llegó a… sentir un absurdo interés por ti, por ti que eres un pobre diablo, sin dinero, sin nada.

-Salga ahora mismo de mi pastelería señora –Le insistió Antonio ignorando las duras palabras de Sofía-. Salga, o me veré obligado a sacarla por la fuerza.

-¡Ya dije que no me voy sin mi nieto! –Dijo firmemente Sofía.

Entonces Antonio, tomó a Sofía de un brazo y la sacó de Antique Amor. Natasha observó todo de lejos. Sofía no se quedó sin protestar diciéndole a Antonio que la soltara.

-¡Suéltame gran imbécil! ¡Suéltame! ¡Te juro que te vas a arrepentir de esta humillación! ¡Suéltame!

-Marina, no me siento bien –Le dijo Lisandro a su amiga, pero antes de que Marina pudiera decir algo, Lisandro se desvaneció en el piso, dejando a todos muy preocupados. Antonio al verlo desmayado, corrió a él.

Más tarde, Lisandro despertó en la habitación de un hospital. Estaba acostado sobre una cama, con el uniforme de mesero puesto. En la habitación, estaban presentes Antonio, Marina, Natasha y una enfermera que había logrado devolverle el conocimiento a Lisandro, poniendo un pequeño pedazo de algodón untado de alcohol frente a los agujeros de la nariz, para que Lisandro respirara el fuerte olor del antiséptico.



-Ah. ¿Dónde estoy? –Preguntó Lisandro-. ¿Qué me pasó?

-Te desmayaste, no fue nada grave menos mal –Dijo Antonio.

-¿Me desmayé? ¿Pero cómo si yo nunca me he desmayado? –Dijo Lisandro.

-Sí Lisandro, antes de que lo hicieras, me dijiste que no te sentías bien, ¿lo recuerdas? –Dijo Marina-. Al parecer estabas deshidratado y en medio del intenso calor que hace en esta ciudad, era más que obvio que te debilitaras. Pero ya estás mejor.

Natasha que guardaba silencio, se dio cuenta que una llamada entraba a su celular. No sonó fuerte ya que lo tenía en vibrador.

-Eh… saldré un momento. Debo ir al baño –Se disculpó Natasha-. De paso te traeré una aromática Lisandro. Tal vez eso te reponga un poco del desmayo.

-Gracias Natasha –Le agradeció Lisandro al tiempo que se levantaba de la cama con lentitud, ayudado por la enfermera.

Natasha salió de la habitación, se alejó un poco y vio en la pantalla del celular que Sofía la llamaba.



-¿Qué es lo que quiere doña Sofía? –Contestó Natasha algo molesta.

-¡Vaya! Por la manera en que me contestas, intuyo que no estás de buen humor –Dedujo Sofía.

-Simplemente me sorprende lo hipócrita que puede llegar a ser usted –Le dijo Natasha-. ¡Qué show el que dio en Antique Amor!

-¿Cuántas veces te he dicho lo que me importa tu opinión Natasha? –Dijo Sofía con ironía-. Pero en fin. ¿Cómo sigue mi nieto?

-¿Cómo sabe que él se desmayó? –Preguntó Natasha.

-Los vi sacarlo de esa inmunda pastelería y llevarlo en un taxi para el hospital –Respondió Sofía-. Lo sé porque los seguí. De hecho, estoy afuera. Acabo de pagar la cuenta para que sepan que estuve aquí.

Y tal como lo dijo, Sofía se encontraba a las afueras del mismo hospital, hablando mediante su celular.

-A propósito Natasha –Continuó hablando Sofía-. Vas a tener que ayudarme en algo que acabo de planear. Para eso te llamo.

-¿De qué se trata doña Sofía? –Preguntó Natasha.

-Ahora no puedo decírtelo, pero ya te explicaré –Dijo Sofía-. Lo que sí puedo decirte es que se las voy a cobrar al imbécil de Antonio. Le voy a hacer pagar la humillación que me hizo pasar frente a todo el mundo cuando me sacó a la fuerza de su pastelería. Tú me vas a ayudar en eso. Hablamos luego. Adiós –Y colgó.

-Dios mío. No sé por qué pero presiento que esta anciana está perdiendo la razón –Se dijo Natasha-. Se está encaprichando con algo que no puede ser. Ya me pregunto qué le irá a hacer a Antonio.

Cuando anocheció, Lisandro, Antonio y Natasha llegaron al apartamento de ésta última. Había silencio entre los tres y el primer en romperlo fue Antonio:

-Lisandro, si necesitas un descanso, mañana no es necesario que vayas a trabajar.

-No te preocupes, estoy bien –Dijo Lisandro-. Solo fue un desmayo por deshidratación, no por estrés ni por cansancio. Puedo trabajar. Antes se preocuparon de más por mí. No debieron desatender Antique Amor.

-Por cerrar la pastelería medio día no vamos a perder más clientes –Dijo Antonio-. Pero si tú quieres ir a trabajar, no tengo ningún problema.

-¿Y por qué no te llevas bien con tu abuela Lisandro? –Le preguntó Natasha, fingiendo no saber.

-Es una larga historia Natasha. Te prometo que lo hablaremos después –Dijo Lisandro-. Yo aún no puedo creer que mi abuela haya sido capaz de ser tan hipócrita frente a mí. Por su culpa, pasó todo lo que pasó con Marina. Fue tan cínica que hasta pagó la cuenta del hospital. Si ella aceptara con humildad sus equivocaciones y por lo menos se tentara el corazón para pedirme una mínima disculpa, no estaría tan ofendido con ella.

-¿Y aún no sabes para qué vino hasta este país? –Le preguntó Antonio.

-No, pero empiezo a imaginarme que solo quiere mortificarme para darme una absurda lección –Dedujo Lisandro-. Pero está equivocada si cree que con hacerme sufrir voy a cambiar.

-Mejor cocinaré algo rico para comer –Dijo Natasha-. ¿Vas a quedarme a cenar Antonio o te vas a ir ya?

-Por hoy te recibo lo que sea, realmente no he comido nada desde que llevamos a Lisandro al hospital –Dijo Antonio.

-Yo tampoco he comido nada y muero del hambre –Dijo Natasha entre risas y fue a la cocina para hacer la cena.

En el apartamento de Marina, ella estaba hablando con Valentín en la sala. Ambos estaban sentados en un sofá diferente, separados por una mesa baja. Valentín tomaba un café.



-¿Se va de viaje? –Se sorprendió Valentín-. ¿A dónde va a ir?

-Sí Valentín. Iré a Cartagena y pienso quedarme un par se semanas allí –Respondió Marina-. De verdad lo necesito, necesito tener tranquilidad y pensar en todo lo que me ha pasado.

-Ya veo –Dijo Valentín-. Espero entonces que la pase muy bien en Cartagena. Nunca he ido, pero sí he escuchando que es una ciudad hermosa.

-Sí, solía ir mucho de niña con mis padres y encontraba una inmensa paz cuando iba sola al puerto, al atardecer –Contó Marina su anécdota con nostalgia-. Observaba como el sol iba ocultándose. Cerraba los ojos, sentía la brisa y escuchaba el oleaje del mar. Hace ya tantos años que no siento esa paz. Tal vez por eso es que me volví una mujer tan amargada.

-No es que sea una mujer amargada, más bien ha sido muy reservada –Dijo Valentín-. Pero si considera que estar en contacto con la naturaleza la hace ser otra mujer, una mujer que sonría más constante, entonces ese viaje le sentará muy bien.

-¿Te parece que me falta sonreír? –Le preguntó Marina.

-Para serle sincero, sí. Usted es una mujer hermosa –Confesó Valentín y Marina no pudo evitar sentirse emocionada-, pero ese bello rostro que posee está demasiado gris. La única manera en la que puede brillar es con una sonrisa.

-Muchísimas gracias por tus palabras Valentín, me siento alagada –Dijo Marina sonriendo.

-¡Mire nada más! ¡Justo en este momento está sonriendo y parece un ángel! –Exclamó Valentín.

Marina se sonrojó mientras reía. Valentín le sonreía con ternura.

-¡Ay no Valentín! ¡Qué cosa contigo! –Dijo Marina dejando de reír un poco-. ¡Me haces sentir avergonzada!

-Lo siento, no era mi intención –Dijo Valentín-. Pero créame que todo lo que le dije es la verdad. Usted es muy bella y sonriendo, ni se diga. El hombre que se vaya a quedar a su lado, va a ser muy afortunado.

Marina dejó de reír por completo, pero no dejaba de sonreír.

-Pues entonces, ya que tú me lo dices, de ahora en adelante haré mi mejor esfuerzo por sonreírle a la vida –Prometió Marina-. Gracias por todo Valentín. Gracias por haberme acompañado estos días que si no hubiera sido por ti, te aseguro que no lo habría superado en mucho tiempo.

De repente Marina se acercó a Valentín y lo tomó de las manos. Valentín se sorprendió por aquel gesto.

-Espero que cuando vuelva de Cartagena sigamos siendo amigos, porque eso somos ¿no? –Dijo Marina.

-Claro, somos amigos –Respondió Valentín.

CONTINUARÁ...


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 18 // Planes en acción

Mensaje por Robert Palacios el Mar Feb 11, 2014 7:27 pm

Hay que lindura Valentín y Marina Ojala y queden juntos seria muy fino *O*

Sofia cada dia esta mas loca, ahora que ira a planear contra Antonio, cual sera su estrategia esta vez :c Cada capitulo es mas interesante, en epera del otro♥.
avatar
Robert Palacios

Mensajes : 666
Fecha de inscripción : 08/01/2014
Localización : Venezuela-Caracas

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 18 // Planes en acción

Mensaje por Aleja Soto el Mar Feb 11, 2014 8:46 pm

Muchas gracias Robert por tu comentario. Efectivamente Sofía está mal, pues se está encaprichando con algo que no puede ser y se vengará de Antonio, pero usará esa venganza para manipular también a Lisandro. Ya verás lo que viene Smile


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 18 // Planes en acción

Mensaje por Gloria el Miér Feb 12, 2014 7:01 pm

Ay pero que linda pareja hacen Valentín y Marina, ella es una chica que sueña con el gran amor de su vida y la pobre van dos veces que se equivoca pero ahora parece ser que Valentín es ese príncipe azul que tanto ha estado esperando.

Doña Diabla, digo doña Sofía es la hipocrecía andando, pobre Lisandro hasta se desmayó, espero que de verdad solo haya sido deshidratación el motivo de su desmayo porque para mi fue la presión que se le subió o bajó a causa del disgusto que le hizo pasar su abuela, ojalá Natasha se arrepienta de seguir ayudando a Sofía en contra de LIsandro y ahora de Antonio.

Antonio como siempre con sus indecisiones ...


avatar
Gloria

Mensajes : 11024
Fecha de inscripción : 18/07/2011
Localización : MEXICO

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 18 // Planes en acción

Mensaje por Aleja Soto el Miér Feb 12, 2014 7:41 pm

Muchas gracias mi Gloria por tu comentario. Sí, la verdad es que Marina y Valentín son personajes que merecen quedar juntos, principalmente por Marina que ya se ha equivocado dos veces en el amor.

Así es, doña Sofía es muy hipócrita y malvada. Jajajaj me dio risa eso que dijiste de "doña Diabla" Laughing

Ya verás que sucede. Puede que Natasha se arrepienta de seguir ayudando a Sofía por necesidad y confiese todo, o puede que pase algo peor pale


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 18 // Planes en acción

Mensaje por Gloria el Miér Feb 12, 2014 8:35 pm

Ay no algo peor  affraid 


avatar
Gloria

Mensajes : 11024
Fecha de inscripción : 18/07/2011
Localización : MEXICO

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 18 // Planes en acción

Mensaje por Aleja Soto el Miér Feb 12, 2014 8:36 pm

Sí, de adelante te digo que los planes de Sofía apenas comienzan affraid.


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 18 // Planes en acción

Mensaje por Danni el Vie Feb 21, 2014 6:49 pm

Qué buena pareja Marina y Valentín, ojalá él fuera con ella a Cartagena o en el aeropuerto, la alcanzara y la detuviera para que no se aleje de su lado  cheers drunken.

Pobre Lisandro que se desmayó, claro, por culpa de doña Sofía que es una completa hipócrita No. Veo que sus planes apenas comienzan. Me alegra que Marina (ya iba a decir doña Marina Laughing ) haya dicho que la voz de ella se parecía a la voz de anciana que llamó, aunque ya cuando Marina le dijo a Lisandro que era como voz de anciana, él hizo sus sospechas.

Muy bueno que Lisandro le haya hablado así a su abuela, se lo merece la vieja hipócrita esa Exclamation. Y que Antonio la haya sacado de esa forma jajajajajaja Very Happy. Lo malo ahora es que doña Sofía dice que le hará pagar a Antonio esa humillación Rolling Eyes. Qué irá a hacer?

Muy buen capítulo! Very Happy. Ya me paso al siguiente para ponerme a la corriente! Very Happy

Danni

Mensajes : 5133
Fecha de inscripción : 26/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 18 // Planes en acción

Mensaje por Aleja Soto el Vie Feb 21, 2014 7:37 pm

Muchas gracias por comentar Danni.

Tal vez Valentín sea el hombre indicado para Marina, pero ella viajará para darse un tiempo y un respiro con todo lo que pasó.

Así es, doña Sofía es muy hipócrita. Hasta sobreactuada se comportó en Antique Amor con Lisandro, que se desmayó por el disgusto y también por deshidratación. Ya verás como se venga doña Sofía de Antonio.



NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 18 // Planes en acción

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.