FICTION TV
Bienvenido

Conectate para disfrutar mejor de la experiencia en FTV
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 14 usuarios en línea: 2 Registrados, 0 Ocultos y 12 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Gloria, telenovelistasiempre

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 168 el Mar Feb 12, 2013 12:26 pm.
Afiliados

Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Los posteadores más activos de la semana


Antique Amor // Capítulo 22 // Pateles dañinos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Antique Amor // Capítulo 22 // Pateles dañinos

Mensaje por Aleja Soto el Lun Mar 10, 2014 10:46 pm

CAPÍTULO 22:
PASTELES DAÑINOS



Ya llegada la tarde, Antique Amor estaba repleta de clientes: familias, esposos, novios, niños; todos se divertían por igual, charlaban, reían y por supuesto, se deleitaban con los deliciosos pasteles nuevos que se habían incluido en el menú. Lisandro y Natasha atendían a esos clientes. Algunos de ellos, se quedaban murmurando de ver a Natasha:

-¿No es esa Natasha Méndez? –Le preguntó una señora a su amiga.

-Sí, ella es. ¡Qué raro! –Exclamó la otra mujer- Seguro  que debe ser algún tipo de publicidad de la pastelería, para atraer más clientes.

Lisandro tomaba la orden de una pareja de novios, y luego fue a la cocina. Allí Antonio esperaba impaciente a que terminaran de hornearse un par de pasteles y también creaba la masa para cocinar un determino tipo.



-Antonio, me pidieron tres pasteles de nata con clavos de canela y cubierta de crema achocolatada –Le dijo Lisandro.

-¿De nuevo? –Se sorprendió Antonio- ¿Pero cómo es posible que lo ordenen tanto? En lo que llevamos del día, ya se han vendido más de diez. Y con toda la variedad que hay en el menú, no puede ordenar otra cosa.

-Pues no podemos hacer nada –Dijo Lisandro-. El cliente es el que manda en un negocio. ¿Y por qué te quejas? ¿Acaso ya no quedan más?

-No, ya no quedan más –Respondió Antonio-. Pero ni modo. Mejor en vez de quejarme como dices, me pongo a preparar la masa. Lo malo es que ya no quedan clavos de canela.

-¿Quieres que vaya a comprarlos o le digo a Natasha que lo haga ella? –Preguntó Lisandro.

-No, déjalo. Lo haré yo mismo –Dijo Antonio-. Si quieres ayudarme, ve distrayendo los clientes. No sé, convéncelos de que se apunten para participar en nuestras promociones navideñas, lo que sea, pero distráelos. Mientras no esté, dile a Natasha que le ponga ojo a los pasteles que se están horneando y si llegan a estar listos, que los saque y los sirva.

-Perfecto. Ya le digo –Dijo Lisandro que acto seguido se retiró de la cocina. Antonio también se fue a comprar a una tienda cercana los clavos de canela que necesitaba.

Natasha atendía a un grupo de amigos que ocupaban una mesa. Lisandro se acercó:



-Natasha, Antonio me pidió que te dijera que estuvieras pendiente de la cocina –Le dijo-. Hay unos pasteles horneándose; como él no está y como yo debo hacer algo, lo mejor es que te encargues tú.

-Claro, está bien –Dijo Natasha-. Pero primero déjame tomar esta orden y voy para allá.

En ese momento, Marcus llegó y saludó a Lisandro con la mano sonriendo desde la entrada de la pastelería. Lisandro al verlo se sorprendió y antes de que entrara más, fue a detenerlo:



-¡Marcus! –Se sorprendió Lisandro- ¿Pero qué haces aquí?

-Hola Lisandro –Le saludó Marcus-. Solo vine a saludarte. Últimamente no nos habíamos visto mucho y sólo hemos hablado por celular. Extrañaba ver tu rostro.

-¡Ay Marcus! ¡Tú siempre con tus halagos! –Exclamó Lisandro- Pero de igual manera, no debiste haber venido. Creo haberte dicho que Antonio no quería verte aquí y no quiero tener encontrones con él cuando se ha esforzado por cambiar,

-Ah, no creo que ese tipo se moleste por una pequeñez como ésta –Dijo Marcus-. Además, no solo vine a saludarte a ti, vine también para hablar con él.

-¿Hablar con él? ¿Sobre qué? –Se extrañó Lisandro.

-Sobre mi crítica –Respondió Marcus-. Aún pienso hablar sobre Antique Amor en ella, sobre los novedosos sabores con los que crean los pasteles, sobre los empleados, sobre el servicio…

-Pero creo también haberte dicho que a Antonio no le interesa en lo más mínimo esa crítica –Dijo Lisandro.

-Pues yo no creo que Antonio sea tan estúpido como para desaprovechar una oportunidad como ésta –Dijo Marcus-. Con esa crítica, voy a prestigiar más el nombre de esta pastelería. La haré popularizar.

-Pues está bien, siéntate y espera a Antonio. Ahora no está porque tuvo que salir un momentito, pero ya vuelve –Dijo Lisandro-. Yo voy a seguir trabajando. Mira nada más la cantidad de clientes que hay.

Lisandro continuó siguiendo con su trabajo. Marcus ocupó una mesa y dirigió su mirada con cierta malicia hacia la cocina. Cuando se hubo asegurado que todos estuvieran distraídos, tanto Lisandro, como Natasha y como Valentín, se levantó y con gran ligereza entró a la cocina. Una vez dentro, Marcus sacó del bolsillo interior de su chaleco una botella pequeña, de no más de doce centímetros. La botella era transparente y contenía un líquido entre amarillento y verdoso. Luego, Marcus destapó la botella, y con un gotero, absorbió parte del líquido. Él era aquella persona misteriosa con la que Sofía hablaba, su nuevo cómplice.

De repente, él sintió que alguien iba a entrar e inmediatamente corrió y se escondió en el clóset de los productos de aseo. Natasha fue quien entró:



-¡Uf! ¡Llegué justo a tiempo! –Exclamó Natasha, al tiempo que el horno hacía un sonido, indicando que los pasteles estaban listos- Me hubiera demorado un poco más y hubieran quedado arruinados.

Natasha se puso un guante en cada mano y sacó un pastel tras otro. Los colocó sobre dos bandejas, luego cerró la puerta del horno y se quitó los guantes.

-Mejor sigo trabajando que todavía me quedan varias personas sin atender –Se dijo Natasha en medio de un suspiro y salió de la cocina.

Marcus entre abrió la puerta y vio si se encontraba solo de nuevo. Como en efectivo, estaba solo, salió del clóset y sonriendo, continuó haciendo su sucio trabajo. Mezcló aquel líquido tóxico en las masas de los pasteles; lo agregó como un ingrediente más. Luego, arrojó la botella vacía en la papelera. De la misma manera en que entró a la cocina, así mismo salió, sin que nadie pudiera notarlo.

Luego de que Antonio regresó, se encontraba en la cocina con Lisandro, terminando de preparar las masas, sin imaginarse que estaban intoxicadas. Hablando con Lisandro, Antonio toteó un huevo y echó todo la yema sobre una cacerola, como todo un chef.



-¡No me interesa! –Dijo Antonio terminante- Es más, ni siquiera entiendo que hace aquí ese imbécil. ¿No le dijiste que su presencia sobra en Antique Amor?

-Claro que se lo dije, pero vino hoy para hablar contigo sobre la dichosa crítica esa –Dijo Lisandro.

-Pues te lo acabo de decir, no me interesa –Dijo Antonio-. Así que ve y dile a tu amiguito Marcus que se vaya.

-¡Qué terco eres Antonio! –Comentó Lisandro- Entiende que Marcus es un crítico muy aclamado. Si habla de Antique Amor en su crítica, va a dejarnos como un importante exponente de la gastronomía colombiana. ¿Te imaginas qué significa eso?

-Sí, sé muy bien qué significa –Respondió Antonio-. Y además, no tengo ningún problema con ninguna crítica. El único problema es el autor que la escriba, en este caso ese señorito.

-¿Y tan siquiera no piensas hablar con Marcus directamente? –Preguntó Lisandro.

-Si no me he dejado convencer por ti, mucho menos por él –Dijo Antonio-. Mejor, en vez de perder el tiempo con esto, ve a invertirlo en tu trabajo.

-¡Uich! ¡Nunca pensé que llegaras a ser tan irresistible! –Dijo Lisandro molesto- Una oportunidad como ésta es difícil que se nos vuelva a presentar, pero está bien, no te insisto más.

Lisandro salió de la cocina y fue a la mesa que ocupaba Marcus. Él con toda tranquilidad, leía la carta del menú.



-Eh… Marcus –Le interrumpió Lisandro.

-¿Qué sucede? ¿Antonio acepta hablar conmigo o no? –Preguntó Marcus.

-Tal y como te lo dije desde que llegaste, me dio un rotundo no –Respondió Lisandro-. En pocas palabras me dijo que no le interesaba una crítica viniendo preciso de ti. No le… no le caes bien.

-Entiendo –Dijo Marcus levantándose-. La verdad es que es una lástima porque me hubiera encantado hablar de Antique Amor en mi crítica. Tiene un ambiente laboral muy cómodo, que hace sentir al cliente bien acogido, sin contar con los pasteles, la decoración, el servicio… Tiene todo lo necesario para convertirse en una pastelería de renombre.

-Te agradezco por tus palabras Marcus –Dijo Lisandro-. Aunque no sea el dueño ni fundador de Antique Amor, me enorgullece saber que trabajo y hago parte de una pastelería como ésta.

-Bien, pues entonces hablaremos luego. Cuídate Lisandro –Se fue despidiendo Marcus.

-Adiós Marcus, tú también cuídate –Le correspondió Lisandro la despedida.

-Por cierto, ¿a qué horas cierran la pastelería hoy? –Le preguntó Marcus.

-Alrededor de las nueve de la noche, porque a parte de la celebración pública de aniversario que estamos haciendo, haremos una privada entre nosotros cuatro –Contó Lisandro-. Será entre Antonio, Natasha, Valentín y yo.

-Ah, ya veo –Dijo Marcus un poco pensativo-. Pues bien, espero que les siga yendo bien el resto del día. Aunque no veo que estén celebrando.

-Bueno, es más bien un tipo de conmemoración. Hay promociones especiales para nuestros clientes y regalos sorpresa que vienen empacados junto con los pasteles en las cajas –Dijo Lisandro-. Además, el día de navidad habrá actividades para los niños. Llamaremos un payaso y haremos también una rifa, aunque no sabemos cuál será el premio que se sorteará.

-Me parece perfecto –Comentó Marcus sonriéndole-. Por favor cuídate mucho Lisandro, no se queden hasta tan tarde haciendo esa… celebración privada, por lo menos no hasta altas horas de la noche. Adiós.

Y dicho eso, Marcus se fue de Antique Amor. Lisandro se quedó un tanto extrañado por las últimas palabras de su hipócrita amigo.

Por otra parte, Valentín estaba en la caja registradora, devolviendo cambios a varias personas que hacían fila para pagar los pasteles o productos que consumían. Valentín no le miraba el rostro a las personas, simplemente era ágil manejando el dinero.



-¿Podría decirme si todavía se encuentra en el menú el Doble Cubierta de Fresa? –Preguntó una joven. Valentín le reconoció la voz, alzó la cabeza y se sorprendió al ver a Marina.



-¡Marina! –Se sorprendió Valentín de alegría.

-¡Hola Valentín! ¡Estoy devuelta! –Le saludó sonriente Marina, quien por cierto había cambiado mucho: ya no usaba la misma ropa de mujer ejecutiva de siempre, sino que ahora usaba una ropa más fresca y ligera; su peinado también había cambiado, tenía un flequillo corto y el cabello suelto lisado, aunque por su problema de miopía, aún usaba los lentes.

-Me parece increíble verla y tan… diferente –Expresó Valentín, al tiempo que miraba de abajo hacia arriba a Marina.

-Es que ya estoy devuelta. Recordé que hoy era el aniversario de Antique Amor y Lisandro me dijo hace unos días que estaban preparando todo para hacer una especie de celebración –Dijo Marina-. Por eso me animé a venir, además porque también los extrañaba mucho a todos, especialmente a ti.

-¿Me lo dice en serio? –Preguntó Valentín.

-Claro que te lo digo en serio –Respondió Marina-. De hecho, esto que te diré también va en serio. En este mes que estuve en Cartagena me di cuenta que pensaba en ti de una manera especial. Te recordaba y sentía algo especial dentro de mí, una fuerza, una emoción. Siempre que hablábamos por teléfono, eras motivo de sonrisa para mí. Me gustas… Valentín… Más que todo, por eso regresé.

-¡Ah, vaya! No me esperaba eso –Dijo Valentín algo avergonzado por la confesión-. Yo también debo aceptar que usted me gusta, es una mujer hermosa, bellísima. Su sonrisa me encanta. Con ese cambio de look me ha dejado anonadado-

Y Marina rió por las palabras de Valentín.

-Pero no me siento muy cómodo hablando este tipo de cosas en este momento –Continuó Valentín.

-Lo sé, discúlpame. Es que me emocioné tanto al verte –Dijo Marina-. Me emocioné tanto que no me resistí a contarte lo que sentía. Tú eres la única persona que sabe de mi regreso.

-Si desea, podemos vernos esta noche luego de que termine todo en Antique Amor –Dijo Valentín-.Tengo algo ahorrado, podemos ir a comer.

-Está bien, veámonos esta noche, pero no a comer –Dijo Marina-. ¿No te parece preferible ir a una discoteca?

-Eh… claro, no tengo problema con eso –Convino Valentín.

-Bien, entonces para que continúes trabajando, iré a saludar a Lisandro –Dijo Marina-. Para él también va a ser una sorpresa verme. Nos vemos Valentín.

Marina le sonrió tiernamente a Valentín y se retiró de la caja registradora. Él se quedó también sonriendo, pero a la vez suspirando por ella. Aún se sentía muy sorprendido por verla tan de repente, pero era más su dicha de que hubiera regresado.

Lisandro atendía a unas clientas que ocupaban una mesa. En eso, Marina lo tocó en el hombro, ya que estaba de espaldas. Él volteó y sonrió de alegría y sorpresa al verla a ella.



-¡Marina! –Exclamó Lisandro- ¡Volviste!

Y amigos se abrazaron contentos de verse de nuevo. Se unieron por un abrazo amistoso, pero se desprendieron al instante.

-¡Qué sorpresa! Así que regresaste sin decir nada –Dijo Lisandro.

-Sí, quise darles la sorpresa a todos –Dijo Marina-. Acabo de hablar con Valentín y vine a saludarte a ti. Me animé a venir por el aniversario de Antique Amor. No es necesario que nos preguntemos como estamos, porque hablamos anoche por celular.

-Sí, tienes razón –Dijo Lisandro entre risas-. Tenemos mucho que hablar. Debes describirme como es Cartagena, como son los chicos, todo.

-Y te contaré, no comas ansias –Dijo Marina-. Pero sin duda, lo principal que tenemos que hablar es sobre nuestra amistad. Claro, no es nada malo. Pero como te veo tan ocupado, mejor hablaremos mañana. ¿Te parece?

-Sí, es perfecto. Precisamente mañana es domingo y tengo el día libre –Dijo Lisandro-. ¿Y no te piensas quedar a comer nada? Incluimos en el menú muchos pasteles más, con sabores nuevos y navideños.

-Está bien. En este momento me como lo que sea. El viaje me dejó súper hambrienta –Confesó Marina.

-Siéntate entonces. Ya te traigo una carta para que examines el menú –Dijo Lisandro retirándose.

Cuando ya cayó la noche y no había clientes en Antique Amor, solo estaban presentes Lisandro, Antonio, Natasha y Valentín ocupando una mesa. Arriba de ellos, sobre la pared había una pancarta que decía: “Feliz Cumpleaños Antique Amor” y los cuatro tenía, a parte de su ropa navideña, un gorro de cumpleaños puesto sobre la cabeza. Además sobre la mesa, había un gran pastel cubierto de chocolate con fresas y tres velitas colocadas. Antonio activaba la cámara fotográfica.



-¡Listo! ¡Ya voy a tomar la foto! –Dijo Antonio.

-¡Espera, espera! –Le detuvo Lisandro- ¿Les parece que estoy bien? ¿Tengo bien peinado el flequillo?

-Sí Lisandro, no te preocupes, estás guapísimo –Respondió Natasha-. ¿Y yo? ¿También estoy bien peinada? ¿No tengo el maquillaje corrido o algo?

-Te aplicaré un poco de rubor. No querrás salir muy pálida –Dijo Lisandro que sacó de su bolso la cajilla de rubor y le aplicó a Natasha con una esponjilla en cada pómulo de su cara con delicadeza.

-Listo señor Antonio, adelante, tome ya la foto –Dijo Valentín, luego de que Lisandro terminara de maquillar a Natasha.

Antonio estiró el brazo izquierdo, con el fin de que todos lograran quedar fotografiados. Los cuatro se juntaron mientras sonreían felices. Antonio tomó la foto y todos quedaron enmarcados, en un orden que empezaba por Antonio a la izquierda de la fotografía; a su lado estaba Lisandro, luego seguía Natasha y al lado de ella, finalmente estaba Valentín. El ambiente de fondo, la sonrisa de los cuatro chicos y el compañerismo que se reflejaba, hacía de esa fotografía, una fotografía mágica, dulce, que congeló un momento para siempre.

Entretanto, Marcus iba en un taxi, hablando por celular con Sofía. La anciana estaba en una cafetería.



-¿Entonces agregaste la sustancia en la masa de los pasteles? –Preguntó Sofía con malicia.

-Así es, lo hice con tanta cautela que estoy cien por ciento seguro que nadie me vio –Respondió Marcus-. Y también dejé la botella en la papelera, como usted me dijo.

-¡Perfecto! –Exclamó Sofía- Ya mañana, el repostero ese estará tras las rejas, demandado por sus mismos clientes a causa de la intoxicación tan severa. Lisandro estará en mis manos. Pero recuerda que aún el trabajo no ha terminado. Esa pastelería va a quedar reducida a cenizas.

-Y usted recuerde, que aunque Lisandro se case, lo tomaré como mi paga –Dijo Marcus.

-No tengo problema con eso. Lo único que me interesa de Lisandro es que me saque de mi ruina –Dijo Sofía con mucha frialdad-. De resto, lo que pase con él me importa muy poco. Cuando se case y mi negocio vuelva a prosperar, estoy segura que se divorciará y entonces tú podrás tenerlo.

-¿Y qué piensa hacer con Natasha Méndez? –Preguntó Marcus- Usted me dijo que antes de contactarme, ella era su cómplice, pero dejó todo botado.

-La amenacé, pero como ya ves, no hizo caso y no volvió a llamarme –Dijo Sofía-. Lo cierto es que sí logré amedrentarla y en todo este tiempo ha guardado silencio. Sabe que le conviene.

-¿No teme que pase lo contrario y termine contándole todo a Lisandro y a Antonio? –Dijo Marcus.

-Para nada, como te acabo de decir, sabe que no le conviene hablar de más –Dijo Sofía-. Pero si llegara a hacerlo, mis amenazas se volverán realidad y sufrirá en carne propia todo lo que soy capaz.

En Antique Amor, los chicos aún estaban reunidos, contándose anécdotas que los hacían reír. Lisandro les sirvió a todos un pedazo del pastel:



-La verdad mis padres pegaron el grito en el cielo cuando se enteraron que abandoné la universidad en Nueva York –Contaba Antonio-. Me quitaron el apoyo económico. Recuerdo que tuve que pasar la noche varios días en la chocita de unos pordioseros. La hija a cada rato me acosaba. Parecía una garrapata pegada todo el tiempo a mí. Era insoportable acosándome.

De repente todos se rieron y se tomaron una pausa para probar el pastel. A el celular de Lisandro entró una llamada; él lo sacó del bolso y vio en la pantalla que era Marina.



-Hola Marina –Contestó Lisandro algo extrañado. Marina se encontraba acostada en su cama, con una expresión dolorosa en su rostro y hablando mediante su celular.

-Hola Lisandro –Dijo Marina quejándose-. Perdón que te llame, pero es muy importante que hable con Valentín. ¿Estás todavía en Antique Amor con él?

-Sí, está conmigo. Ya te lo paso –Dijo Lisandro, que acto seguido le pasó su celular a Valentín-. Es Marina, dice que necesita hablar contigo.

Valentín tomó el celular y habló:

-Hola Marina –Le saludó Valentín-. Si va hablarme sobre nuestra salida, ya casi terminamos nuestra reunión aquí en Antique Amor e inmediatamente iré por usted a su apartamento.

-No Valentín, discúlpame, pero me es imposible salir esta noche –Dijo Marina-. La verdad cuando salí de Antique Amor y llegué a mi apartamento con las maletas, me empezó a doler mucho el estómago y me cogió un dolor de cabeza tenaz. Ya se me mermó un poco el dolor porque me tomé una aspirina, pero aún no me siento bien del todo.

-Pues en ese caso, entiendo. Lo mejor es que guarde reposo –Dijo Valentín preocupado-. ¿Pero a qué se debe que se haya enfermado de esa manera?

-La verdad no lo sé –Respondió Marina-. He pensando que pudo haberme hecho daño el viaje en avión o algo que comí en Antique Amor. Pero claro, no quiero que me malinterpretes. No quiero decir que Antique Amor tenga mala comida o algo por el estilo. Tal vez me pudo haber caído mal el pastelito que me comí por la falta de dulces en mi organismo, no sé.

-Claro, no se preocupe, entiendo –Dijo Valentín-. Entonces hablaremos mañana si se ha mejorado.

Mientras Valentín terminaba de hablar con Marina, Natasha sintió un sabor agrio en su pedazo de pastel:

-¿Les digo algo chicos? –Dijo Marina al tiempo que masticaba- Yo siento como un sabor extraño en el pastel, está muy simple, demasiado diría yo.

-Tienes razón –Convino Lisandro, también masticando y analizando el sabor-. Está medio agridulce. Sabe a pegamento.

-Tal vez me faltó agregarle algún ingrediente o le faltó más tiempo en el horno –Dedujo Antonio-. Pero es verdad, no está para nada delicioso. Mejor dejen de comerlo. Puede hacerles daño.

Valentín colgó el celular y se lo devolvió a Lisandro.

-¿Qué te dijo Marina, Valentín? –Le preguntó Lisandro.

-Llamó para avisarme que no podremos salir esta noche como lo habíamos planeado –Respondió Valentín-. Se encuentra enferma del estómago desde que salió de Antique Amor. Dice que a lo mejor puedo haberle hecho daño el pastel que comió aquí ya que su organismo no está muy acostumbrando al dulce.

Justo cuando Valentín les contó a todos eso, se extrañaron en gran manera y compartieron miradas entre sí.

CONTINUARÁ...


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 22 // Pateles dañinos

Mensaje por Gloria el Mar Mar 11, 2014 6:18 am

Ay nooooooooooo!! Desgraciado Marcus, cómo pudo haber hecho eso? Ahora todo mundo estará enfermo, ojalá solo les provoque diarrea, que nadie se vaya a agrabar y luego Marina sola en el apartamento, ojalá alcance a llamar una ambulancia, ay no se, ya me puse tan nerviosa que ya me dolió a mi también el estómago, es que soy hipocondríaca.

En espara mas que nunca del siguiente capitulo,


avatar
Gloria

Mensajes : 11024
Fecha de inscripción : 18/07/2011
Localización : MEXICO

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 22 // Pateles dañinos

Mensaje por Aleja Soto el Mar Mar 11, 2014 12:13 pm

Muchas gracias por tu comentario Gloris Smile Sí, ya viste que esa persona que estaba contratando Sofía en el último capítulo fue Marcus, que intoxicó todos los pasteles. Eso le hará mucho daño a Antique Amor y sobretodo a Antonio y Lisandro, y prepárate para lo que se viene pale

Jajajaja, no sabía que eres hipocondríaca Laughing Jajajaja


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 22 // Pateles dañinos

Mensaje por Gloria el Mar Mar 11, 2014 5:41 pm

Sí hombre, si alguien dice tengo tos, a mi también me da, si alguien dice me duele la panza a mi también y si alguien dice estoy triste y deprimida a mi también me da pa'bajo y si alguien dice estoy feliz yo también me pongo feliz jiji

Pues en espera ansiosa del próximo capitulo para ver que pasa con la gente y sus carreras al baño jiji

Y sobre todo la situación legal que tendrá que enfrentar Antonio y lo peor es que ese frasco que Marcus arrojó a la basura va a comprometer a todos los que ahí trabajan, pensarán que hay un traidor entre Lisandro, Natasha y Valentín  pale 


avatar
Gloria

Mensajes : 11024
Fecha de inscripción : 18/07/2011
Localización : MEXICO

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 22 // Pateles dañinos

Mensaje por Danni el Mar Mar 11, 2014 5:43 pm

Feliz, riendo Laughing

Mañana lo leo Very Happy

Danni

Mensajes : 5133
Fecha de inscripción : 26/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 22 // Pateles dañinos

Mensaje por Robert Palacios el Mar Mar 11, 2014 6:33 pm

Nunca pense que una persona como Marcus se iba a prestar para hacer eso :c que desgraciado... Ahora si que se pusieron las cosas feas en Antique Amor, pobre Antonio y Lisandro :c

En espera del proximo capitulo *O*
avatar
Robert Palacios

Mensajes : 666
Fecha de inscripción : 08/01/2014
Localización : Venezuela-Caracas

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 22 // Pateles dañinos

Mensaje por MorticiaFonzy el Mar Mar 11, 2014 7:05 pm

en esta pasteleria no se pue comprar na mija, a poco les entró una cagalera de mil demonios jajajjaa


ACTRIZ, CANTANTE Y CONDUCTORA DE TELEVISIÓN.
Contacta con mi mánager, jajaja.

MorticiaFonzy

Mensajes : 3039
Fecha de inscripción : 16/07/2011
Localización : Rumanía

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 22 // Pateles dañinos

Mensaje por Aleja Soto el Mar Mar 11, 2014 7:46 pm

Gloria escribió:Sí hombre, si alguien dice tengo tos, a mi también me da, si alguien dice me duele la panza a mi también y si alguien dice estoy triste y deprimida a mi también me da pa'bajo y si alguien dice estoy feliz yo también me pongo feliz jiji

Pues en espera ansiosa del próximo capitulo para ver que pasa con la gente y sus carreras al baño jiji

Y sobre todo la situación legal que tendrá que enfrentar Antonio y lo peor es que ese frasco que Marcus arrojó a la basura va a comprometer a todos los que ahí trabajan, pensarán que hay un traidor entre Lisandro, Natasha y Valentín   pale 

Eso quiere decir que tienes esa capacidad como de absorber las emociones de los demás Surprised

Jajajaja carreras al baño Laughing Pues sí, eso causarán esos pasteles intoxicados. Ya verás qué sucede en el próximo capítulo, que trataré de publicar mañana Smile


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 22 // Pateles dañinos

Mensaje por Aleja Soto el Mar Mar 11, 2014 7:47 pm

Danni escribió:Feliz, riendo Laughing

Mañana lo leo Very Happy

Perfecto Danni Smile Cuando puedas.


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 22 // Pateles dañinos

Mensaje por Aleja Soto el Mar Mar 11, 2014 7:48 pm

Robert Palacios escribió:Nunca pense que una persona como Marcus se iba a prestar para hacer eso :c que desgraciado... Ahora si que se pusieron las cosas feas en Antique Amor, pobre Antonio y Lisandro :c

En espera del proximo capitulo *O*

Gracias Robert por tu comentario. Pues sí, desgraciadamente era inesperado pero a la vez esperado que Marcus fuera esa persona, el nuevo cómplice de doña Sofía. Las cosas se pondrán más feas para Antique Amor, ya verás.


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 22 // Pateles dañinos

Mensaje por Aleja Soto el Mar Mar 11, 2014 7:49 pm

MorticiaFonzy escribió:en esta pasteleria no se pue comprar na mija, a poco les entró una cagalera de mil demonios jajajjaa

Jajajajaja exactamente Morti, ojo te compras pasteles 2x1 y te arrepientes Laughing


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 22 // Pateles dañinos

Mensaje por Gloria el Miér Mar 12, 2014 2:33 am

Jajaja con que la Morti compró pasteles en Antique Amor, con razón la vi que no se quería ni reir y luego no salía del baño jajaj  Laughing Razz Razz Razz 


avatar
Gloria

Mensajes : 11024
Fecha de inscripción : 18/07/2011
Localización : MEXICO

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 22 // Pateles dañinos

Mensaje por Aleja Soto el Miér Mar 12, 2014 8:27 pm

Jajajajaja. Por eso fue que Morti dijo eso de que ya no se podía comprar nada, porque ya pasó la experiencia Laughing


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 22 // Pateles dañinos

Mensaje por Gloria el Miér Mar 12, 2014 11:11 pm

avatar
Gloria

Mensajes : 11024
Fecha de inscripción : 18/07/2011
Localización : MEXICO

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 22 // Pateles dañinos

Mensaje por Danni el Jue Mar 13, 2014 5:25 pm

Me gustó mucho el capítulo Aleja Smile.

Wow, entonces Marcus es el cómplice de Sofía, qué malo Mad. Ahora los dolores ya empezaron, pobre Marina. Lo bueno es que ella y Valentín están enamorados Very Happy

Y por otra parte, me da que van a incendiar la pastelería por lo que Sofía le dijo a Marcus: "Esa pastelería va a quedar reducida a cenizas" Surprised, sería algo literal de que quedará arruinada o la van a incendiar? pale. Ya lo veremos en el próximo capítulo.

Ojalá nadie de los cuatro chicos vayan a quedar afectados. Y muy buenas las nuevas fotos de perfil Very Happy

Espero el próximo capítulo.

Danni

Mensajes : 5133
Fecha de inscripción : 26/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 22 // Pateles dañinos

Mensaje por Aleja Soto el Jue Mar 13, 2014 7:39 pm

Muchas gracias Danni por tu comentario. Así es, Marcus resultó ser el cómplice de doña Sofía. Qué sorpresa, te fijaste en ese detalle de cuando Sofía le dijo a Marcus "esa pastelería quedará reducida a cenizas". Ya verás en el próximo capítulo a qué se refiere doña Sofía con eso.

Qué bueno que te parecieron buenas las nuevas fotos. Quiero darle otro aire a la historia Very Happy


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 22 // Pateles dañinos

Mensaje por andres angulo2 el Dom Abr 06, 2014 8:14 am

quien creyera que se tratara de Marcus, no lo puedo creer. tan bien que me cai pero resulto ser todo un delincuente.
avatar
andres angulo2

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 27/03/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 22 // Pateles dañinos

Mensaje por andres angulo2 el Dom Abr 06, 2014 8:14 am

quien creyera que se tratara de Marcus, no lo puedo creer. tan bien que me cai pero resulto ser todo un delincuente..
avatar
andres angulo2

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 27/03/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 22 // Pateles dañinos

Mensaje por Aleja Soto el Dom Abr 06, 2014 2:44 pm

Así es Andrés, pero Marcus lo hizo porque está comenzando a obsesionarse con Lisandro y siendo cómplice de Sofía es la única manera que tiene de poseerlo como si fuera un objeto.

Gracias por comentar! Very Happy


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 22 // Pateles dañinos

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.