FICTION TV
Bienvenido

Conectate para disfrutar mejor de la experiencia en FTV
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 7 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 6 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

telenovelistasiempre

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 168 el Mar Feb 12, 2013 12:26 pm.
Afiliados

Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Los posteadores más activos de la semana


Capitulo 32: No le temas al amor... Leonela

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capitulo 32: No le temas al amor... Leonela

Mensaje por MIROSLAVA ROGO el Sáb Sep 21, 2013 2:36 pm

Capitulo 32



En el penal de Allende…

El medusita [Fernando Allende] besa a a Luis Pablo [Jorge Luis Vásquez] pero, el taxista se defiende y lo golpea…

LUIS PABLO: ¡¡¡Qué se ha creído usted, depravado!!! ¡¡¡Dejenme en paz!!!

Luis Pablo le da un golpe… ¡¡¡PUAFFFF!!! Dejándolo con la cara marcada.

MEDUSITA: ¡¡¡Yo no soy ningún depravado!!!

Y, entonces, el “Medusita” le responde con otro golpe… ¡¡¡PPPUAAFFF!!!

MEDUSITA: Oye, “niño bello”…
LUIS PABLO: ¡¡¡No me vuelva a hablar de esa manera!!! ¡¡¡Me da coraje cuando me habla de esa manera!!!
MEDUSITA: Solo quiero advertirte que seas un buen chico, pues, te espera una larga condena y si no quieres terminar bien muertito, pues, tendrás que ser “bueno” conmigo.
LUIS PABLO: No me interesa… prefiero terminar muerto, después, de todo, eso sería un gran alivio para mí ya que mi vida está destrozada.
MEDUSITA: Está bien… te dejo en paz… “niño bello”…

Entonces, el “Medusita” se retira no sin antes, guiñarle el ojo por detrás, y suspira mientras suspira por el hombre.

+++++++++++++

Al dia siguiente…

La hermosísima Maricaro [Rebecca Schaeffer] llega a la Mansión Ferrari para atender a la bellísima Leonela [Jimena Navarrete]…

MARICARO: Buenos días, señorita Ferrari, vengo para ayudarla a vestirse…
LEONELA: Si, gracias, no faltaba más… ¡¡¡Uy, la ropa me queda ajustada!!!
MARICARO: Es por su situación… una vida se está formando en su viente… ¡¡¡Qué emoción debe sentir que una vida se forma dentro de uno!!! ¿Verdad?
LEONELA: ¡¡¡Yo solo quiero dar a luz y terminar con todo esto de una vez!!!
MARICARO: ¿Por qué? ¿No está feliz de estar embarazada?
LEONELA: ¡¡¡Ya no soporto estos pies hinchados, ni los dolores, auch!!! ¡¡¡Ni mucho menos el peso de la barriga!!! ¡¡¡Parezco un tanque!!! ¡¡¡Debo ponerme a dieta una vez que de a luz!!!
MARICARO: No diga eso, señorita… usted no se da cuenta lo que tiene consigo… en cambio, yo, llevo casada mucho tiempo con un buen hombre, pero, nunca he podido tener la dicha de ser madre… ¿Qué ironías tiene la vida, verdad?

En ese momento, ingresa la hermosísima tía Ceniel [Diane Lane]…

CENIEL: Buenos días, sobrina, ¿Cómo has amanecido?
LEONELA: Hola, tía, estoy cada vez peor… ¡¡¡Uf!!! Menos, mal aquí está… ¿Cómo te llamas?
MARICARO: Mi nombre es María Carolina, para servirle a usted.

De pronto, Ceniel mira a Maricaro con extrañeza.

CENIEL: ¿Nos hemos conocido en alguna otra parte?

Maricaro se pone nerviosa.

MARICARO: No lo creo… creo que usted me está confundiendo con otra persona…
CENIEL: ¡¡¡Yo nunca olvido un rostro!!!
MARICARO: Pues, siempre hay una primera vez. Bueno, permiso, voy a llevar los platos hasta la cocina.
LEONELA: Sigue, Maricaro.

Maricaro recoge los platos y la bandeja y se retira del cuarto de Leonela, justo en el momento que ingresa la señora Adela [Michelle Pfeiffer]…

ADELA: Veo que ya conociste a la nueva sirvienta, hermana…
CENIEL: ¿Dónde consiguieron a esa chica?
ADELA: Ella vino por el anuncio del periódico. Parece ser muy eficiente y dedicada.
LEONELA: Pues, si, hasta el momento se ha portado bien… aunque parece que la tía Ceniel ya la conocía…
ADELA: ¿En serio, Ceniel? ¿Conocías a esa muchacha?
CENIEL: No lo sé… pero, esa muchacha tiene algo conocido… y me despierta mucha desconfianza… hay que estar atentos a sus verdaderas intenciones…
ADELA: Ya, hermanita, no seas tan desconfiada… a mi me parece una buena muchacha…
CENIEL: Yo no sé… presiento que esa chica oculta algo…

+++++++++++++

Maricaro llega a la cocina cuando, sin querer, escucha una conversación entre las sirvientas.

SIRVIENTA #1: Pobre, señorita Leonela, no deja de tener pesadillas todas las noches…
SIRVIENTA #2: Así es… pensar que antes todo era alegría y felicidad, cuando ella se recibió, y por sus planes de boda, y ahora, no hay ningun día que se la pase llorando de su desdicha…
SIRVIENTA #1: ¡¡¡Qué calvario está teniendo la señorita!!! ¡¡¡Pobre de ella!!! ¡¡¡Como me gustaría que la señorita Leonela deje de llorar tanto y vuelva a ser la de antes!!! ¡¡¡Y con un embarazo no deseado!!!

Es ahí donde Maricaro, ve la otra cara de la moneda.

+++++++++++++

En la noche….

Maricaro llega a la casa de los Guerra donde comenta con Caridad [Ana Martin]…

CARIDAD: ¿Cómo te fue, Maricaro?
MARICARO: Ay, señora Caridad, la verdad que uno juzga sin saber…
CARIDAD: ¿De qué estás hablando?
MARICARO: Acabo de enterarme que ella también sufre mucho… ¡¡¡Pobre!!!

Maricaro le comenta a doña caridad lo que ha oído, pero que también Leonela sufre.

+++++++++

Mientras, en la mansión Ferrari…

Leonela tiene un sueño. En su casa es perseguida por Luis Pablo…

LUIS PABLO: ¡¡¡Leonela, por favor!!! ¡¡¡No me huyes!!! ¡¡¡Solo quiero quererte!!!
LEONELA: ¡¡¡Dejame en paz!!! ¿No se cansa de dejarme tranquila? ¡¡¡Déjenme en paz ó llamo a la policía!!!
LUIS PABLO: Yo solo quiero amarte, por favor, no huyas… no le temas al amor, Leonela…

Entonces, Luis Pablo logra contener a Leonela y comienza a abrazarla con todas sus fuerzas y junta sus labios con los labios carnosos de esa bella mujer…

LUIS PABLO: Por favor, Leonela… no le temas al amor… Leonela…
LEONELA: ¡¡¡Suélteme, bestia!!! ¡¡¡Salvaje!!! ¡¡¡Auxilio, socorro!!!

Luis Pablo sujeta firmemente a esa bella mujer mientras llena de caricias y beso en el cuerpo. Al final, no puede resistirse a los besos de él…

En ese momento, Leonela despierta.

LEONELA: ¡¡¡¡NOOOOOOOOOO!!!!

Sin embargo, una lágrima brota de su mente… ¡¡¡Snif!!! Y comienza a llorar.

+++++++++++++++++

Dia.

Maricaro ayuda a Leonela a desvestirse. Leonela está completamente sin ropa y juntas se dirigen a la tina de baño. Maricaro le pasa agua y jabón en el hermoso cuerpo desnudo de Leonela…

MARICARO: Es usted una muchacha muy bonita, señorita Leonela…
LEONELA: No digas eso… ¡¡¡Estoy gorda y fea!!!
MARICARO: Eso es por el embarazo…
LEONELA: A propósito, Maricaro, podrías hacerme un favor…
MARICARO: Diga, señorita Leonela.
LEONELA: ¿Podrías ir a la biblioteca para traerme unos libros?
MARICARO: Si, claro, señorita Leonela. Ya vengo.

La bellísima Maricaro se retira del baño. Leonela intenta relajarse en el agua con su hermoso cuerpo desnudo.

++++++++++++

En la biblioteca, la bellísima Maricaro se encuentra con Ricardo [John Cusack] quién le guiña el ojo y la mira con ojos de desbordante pasión y deseo…

RICARDO: ¿Cómo has estado, hermosa flor del pueblo?
MARICARO: Perdón, señor, ¿A quién le habla de esta manera?
RICARDO: A ti, hermosa muchacha.

Ricardo la mira con ojos de depravado sexual. Pero, Maricaro no le hace caso y busca los libros para traerlos a Leonela.

+++++++++++++

En la cárcel…

CUSTODIO: A ver, “Medusita”, usted acaba de recibir esta nota…
MEDUSITA: ¡¡¡Démela, custodio!!!

El “Medusita” recibe la nota.

CUSTODIO: A ver, ¿Qué dice la nota?
MEDUSITA: ¡¡¡No seas chismoso!!! ¡¡¡Vete!!!

El custodio se retira indignado.

MEDUSITA: A ver… ¡¡¡Qué bien!!! ¡¡¡Soy mucho más rico que antes!!!

En ese momento, se escucha el canto de Luis Pablo: “Yo soy aquel que cada noche te persigue… yo soy aquel que sin quererte, ya no vive… el que te sueña… el que quisiera ser dueño de tu amor… de tu amor…”

MEDUSITA: Vaya, el “niño bello” no canta mal… pero, se ve que sufre mucho por un desamor…

+++++++++++

Mientras, de vuelta en la Mansión Ferrari…

MARICARO: Señorita Leonela, ¿Usted que quiere que sea, niño ó niña?
LEONELA: Me da igual.

Tampoco tiene ropa ni cuna. Y los chismes de las sirvientas son de que posiblemente lo de en adopción.

++++++++++++
Maricaro sale de la mansión, ya es de noche, pero es interceptada por Ricardo.

El hombre le guiña el ojo mientras la mira con ojos de degenerado de abajo hacia arriba y se excita cada vez más de contemplar la esbelta silueta de tan hermosa muchacha.

RICARDO: ¿No te han dicho que eres una muchacha muy bonita? Quizás, quieras aceptar mi invitación para salir un rato a tomarnos unos tragos…

Ricardo acaricia suavemente la larga cabellera rizada de Maricaro.

MARICARO: Lo siento, señor, pero, soy una mujer casada y mi marido me está esperando en una esquina.
RICARDO: ¡¡¡YO HAGO LO QUE YO QUIERO!!!

Maricaro le da una cachetada…. ¡¡¡PUAFFFF!!!


MIROSLAVA ROGO

Mensajes : 76
Fecha de inscripción : 27/06/2013

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.