FICTION TV
Bienvenido

Conectate para disfrutar mejor de la experiencia en FTV
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 7 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 6 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

telenovelistasiempre

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 168 el Mar Feb 12, 2013 12:26 pm.
Afiliados

Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Los posteadores más activos de la semana


Antique Amor // Capítulo 19 // Pretendiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Antique Amor // Capítulo 19 // Pretendiente

Mensaje por Aleja Soto el Sáb Feb 15, 2014 3:13 pm

CAPÍTULO 19:
PRETENDIENTE



Al día siguiente, en la mañana, Sofía estaba en una cafetería con un hombre que por su terrible aspecto podía verse que no era un hombre de fiar e inescrupuloso.



-Aquí tiene mi doña –Le entregó aquel hombre una botella pequeña de color transparente que contenía un líquido. Sofía se la recibió.

-¿Está seguro que esto puede causar una severa indigestión? –Le preguntó Sofía mirando la botella.

-Claro que sí mi señora, peor que eso, puede causar hasta una diarrea y un dolor de cabeza de hasta una semana –Respondió el hombre-. Fue lo mejor que pude encontrar.

-Bien, aquí tiene su dinero –Dijo Sofía, al tiempo que sacaba cinco billetes de su cartera y los tiraba sobre la mesa-. Espero que sí resulte como yo estoy pensando.

-Pues sea lo que sea en que vaya a utilizar esa sustancia, segurito que le resulta bien efectiva –Dijo el hombre-. Se puede mezclar con un jugo, una bebida, una fruta, pero con la comida sólida si le recomiendo que utilice una inyección.

En Antique Amor, Lisandro y Natasha habían acabado de llegar. Valentín ya estaba en la caja registradora y sobre una mesa, había un inmenso arreglo floral. Antonio estaba al lado de aquellas hermosas flores, algo molesto.



-¡Qué flores más hermosas! –Exclamó Natasha.

-Tienes razón Natasha, son muy bonitas, le dan hasta un mejor ambiente a Antique Amor –Dijo Lisandro-. ¿Tú las ordenaste Antonio? ¿Son para decorar?

-No. Resulta que cuando recién abrí esta mañana, trajeron de la florería este arreglo –Respondió Antonio-. Te lo manda tu… queridísimo amigo Marcus.

-¿Marcus me envió esto? –Se sorprendió Lisandro y Antonio le entregó la nota que venía con las flores. Lisandro inmediatamente recibió el papel y comenzó a leer emocionado:

Me enteré que ayer sufriste un desmayo y estuviste en el hospital. Casi no dormí porque me quedé preocupado. Supuse que vendrías a trabajar, así que para compensarte por no haberte visitado ni llamado, te doy este humilde detalle de amistad. Atentamente: Marcus King”.

-Nunca antes alguien me había dado un detalle así –Dijo Lisandro muy emocionado-. ¡Marcus fue rete lindo al haberme enviado estas flores! ¡Siento que exploto de la emoción!

-¿Marcus no es el nombre de ese crítico de repostería que estaba aquí hace unos días? –Preguntó Natasha.

-Así es. Él fue quien me envió este hermoso arreglo floral –Respondió Lisandro-. ¿No te parece muy lindo de su parte?

-Es un idiota –Comentó Antonio-. ¿Quién se cree para enviarte flores en mi pastelería? Pudo habértelas enviado en el apartamento donde estás viviendo.

-¡No seas aguafiestas! –Dijo Lisandro-. ¿Acaso no ves que gracias a Marcus ahora estoy feliz? Tanto que se me olvidó por un momento el problema con mi abuela.

-Solo te digo dos cosas –Dijo Antonio-. La primera es que pongas esas flores donde no pueda verlas. Me indisponen, déjalas en el baño, no sé. Lo segundo es que a partir de hoy, ese tipo no entra más a Antique Amor.

-¿Qué? ¿Pero cómo puedes ser así Antonio? –Se sorprendió Lisandro de la actitud de él-. ¿Y la crítica?

-¡No me interesa la crítica que pueda hacer de mis pasteles! –Dijo Antonio con severidad-. Que examine mejor los pasteles de otras pastelerías, porque a la mía, no entra más y he dicho.

Antonio se fue a la cocina molesto. Lisandro solo se negó con la cabeza lo grosero que era.

Más tarde, Antique Amor ya estaba repleta de clientes, como siempre. Unos comían pastelitos, otros tomaban café. Había otros clientes que llegaban solo para ordenar pasteles. Natasha tomó la orden de algunos clientes y cuando pasaba por la caja registradora para ir directo a la cocina, Valentín la detuvo:

-¡Señorita Natasha!

-Dime Valentín, ¿pasa algo? –Dijo Natasha.

-No, sólo iba a preguntarle una cosa, por curiosidad –Dijo Valentín-. Me enteré por Marina que a Lisandro le pasó algo ayer, pero no me explicó muy bien.

-Solo fue un desmayo por deshidratación –Contó Natasha-. Tanto eso como el impacto por la discusión que tuvo con su abuela causaron que se desmayara. No era para menos. Se debilitó físicamente.

-¿Discusión que tuvo con su abuela? –Se sorprendió Valentín-. No entiendo. ¿Qué discusión y cuál abuela?

-Es que ayer se apareció aquí su abuela. Al parecer ella y Lisandro no se llevan bien y discutieron –Dijo Natasha.

-¿Su… abuela? –Balbuceó Valentín que recordó de nuevo cuando Sofía lo llamó por primera vez:

-¿Aló? ¿Quién habla?

-¿Tú eres Valentín Estrada? –Preguntó la anciana.

-Sí, soy yo –Respondió Valentín-, ¿pero quién es usted? ¿Por qué me llama? No reconozco su voz.

-Claro que no la reconoces, porque no nos conocemos –Dijo Sofía hablando mediante su celular-. Me llamo Sofía Villegas. Soy la abuela de Lisandro Villegas, a quien de seguro tú debes conocer.


-¡Valentín! ¿Qué te pasa? ¿Estás bien? –Lo llamaba Natasha ya que Valentín se había quedado ensimismado.

-Sí, claro. Pensaba en algo –Reaccionó Valentín distante-. Bueno, sólo le pregunté por curiosidad. Disculpe por haberle quitado tiempo.

-No te preocupes. Iba para la cocina a llevarle estas órdenes a Antonio –Dijo Natasha-. Hablamos después.

Natasha finalmente entró a la cocina, dejando a Valentín consternado por completo:

-Esa señora no quiere a Lisandro, más que por interés –Se dijo Valentín-. Debería alertarlo, pero le prometí a la tal Sofía guardar silencio.

Entretanto Lisandro, hablaba por celular con Marcus. El chico le agradecía a éste último el arreglo floral:



-Muchísimas gracias por tan bonito detalle Marcus –Decía Lisandro-. Me sentí muy halagado porque nunca antes nadie me había dado algo tan bonito.

-Era lo menos que podía hacer después de haberte dejado abandonado ayer –Dijo Marcus que hablaba por medio de su celular también. Él estaba en otra pastelería, comiendo un pastel con sabor fresa.

-De todos modos te agradezco –Dijo Lisandro-. Qué bueno también que me llamas, porque quiero hacerte una…

-¿Una qué? –Preguntó Marcus.

-Es que me da vergüenza decirte –Dijo Lisandro-. Temo que te enojes.

-¡Por favor Lisandro! ¿Cómo podría enojarme contigo? Dime lo que sea –Le insistió Marcus.

-Ok, es que quiero hacerte una advertencia antes de que vengas a Antique Amor –Contó Lisandro-. Antonio dijo que no te quería volver a ver. Se enojó mucho porque enviaste el arreglo floral precisamente aquí, a su pastelería. No le interesa la crítica que puedas hacer de los pasteles.

-¿Pero qué se ha creído ese tipo? –Preguntó Marcus algo ofendido-. Dime una cosa Lisandro. ¿Tú y él tienen algo?

-¿Por qué me preguntas eso Marcus? –Se incomodó Lisandro con la pregunta de su amigo.

-Porque siento que entre ustedes hay demasiada confianza, y él es muy posesivo contigo –Respondió Marcus.

-¡Pues no! Antonio y yo no tenemos absolutamente nada –Dijo Lisandro-. ¿Cómo crees? Tu pregunta me resulta muy incoherente. Nosotros dos somos como el agua y el aceite que hacen contraste a cada rato.

-Pero a pesar de eso veo que no se llevan tan mal –Dijo Marcus.

-Nuestra relación es netamente laboral y en lo laboral, hay que dejar las diferencias de lado –Dijo Lisandro-. Bueno, antes de que Antonio me vea hablando por celular, lo mejor es que cuelgue. Hablamos luego Marcus. Adiós.

-Espera Lisandro –Le detuvo Marcus antes de que colgara-. Recuerda que aún me debes una invitación a tomar café. ¿Cuándo vas a aceptármela? ¿Te parece esta noche?

-Sí, me parece bien –Aceptó Lisandro-. ¿Dónde quieres que nos citemos?

-Hay una cafetería que me gustaría –Dijo Marcus-. Está en el centro de la ciudad.

Marcus le dijo el nombre de aquella cafetería a Lisandro y la dirección.

Llegó la noche. Antique Amor ya estaba cerrada y todos se preparaban para irse. Lisandro estaba en el baño, ya con su ropa común puesta, lavándose las manos. El arreglo floral que Marcus le había enviado lo tenía ahí. Lisandro lo miró y suspiró.



-¿Qué debería hacer con esto? –Se preguntó-. No puedo llevármelo. Es muy grande.

En eso, Valentín salió de uno de los mini baños. También ya estaba listo para irse con su mochila.



-Valentín –Se sorprendió al verlo Lisandro-. No sabía que estabas aquí. No me había percatado que había alguien más en este baño.

-Me estaba cambiando –Dijo Valentín-. Me pareció escuchar que se quejaba de algo.

-Sí, resulta que el egocéntrico de Antonio me dijo que dejara estas flores aquí porque no las quería ver –Contó Lisandro-. Me las mandó Marcus, el crítico de repostería que vino hace unos días y como el arreglo es tan grande, no veo como puedo llevármelas.

-¿Y por qué se las mandó ese señor? –Le preguntó Valentín.

-Porque quería compensarme por no haberme llamado ni visitado para averiguar como me encontraba después del desmayo que tuve ayer –Respondió Lisandro.

-Sí, me enteré por la señorita Natasha –Dijo Valentín-. Por lo visto lo indispuso mucho ver a su… abuela y haber discutido con ella.

-Tienes razón, eso y la deshidratación que tenía me causaron el desmayo –Dijo Lisandro-. Realmente no me llevo bien con mi abuela desde que me obligó a venir a este país, dejándome a mi suerte cuando le confesé mis inclinaciones.

-Ella no lo quiere. Está dispuesta a perjudicarlo mucho. Se lo aseguro –Dijo Valentín.

-¿Y tú por qué me dices eso? –Se extrañó Lisandro-. ¿Qué sabes tú de mi abuela Valentín?

Y frente a esas preguntas, Valentín se quedó sin qué responder.

-Eh... nada, no sé nada. Sólo decía –Mintió Valentín.

Entretanto, Natasha también estaba el baño de mujeres, arreglándose para irse. A su celular entró una llamado. Ella lo sacó de su bolso y vio en la pantalla que era Sofía:



-¿Aló? ¿Doña Sofía? –Contestó Natasha desanimada.

-Llamo para citarte en un lugar –Dijo Sofía-. Necesitamos hablar.

-¿Hablar sobre qué doña Sofía? –Preguntó Natasha-. Ya no solo me tiene harta con su llamadera, sino que ahora quiere citarme para que… hablemos.

-Como estoy de buen humor, no te contesto como debería pro tu altanería –Dijo Sofía-. Es importante que hablemos sobre lo que pienso hacerle a Antonio, pero necesito que tú me ayudes. Te lo dije ayer.

-Sepa de una vez que no pienso ser partícipe de algo ilegal –Dijo Natasha.

-No te preocupes. No es nada ilegal. Solo es… una venganza –Dijo Sofía-. Algo para que ese imbécil sepa que conmigo no puede meterse, porque sino lo puede lamentar.

-Yo solo quiero terminar con todo esto de una vez –Dijo Natasha-. Quiero terminar con esto para que usted me de la inmensa suma de dinero que me corresponde.

-Dinero. Todo el mundo lo necesita, hasta las más aclamadas modelos como tú –Dijo Sofía-. Pero ten paciencia. Con lo que hablaremos estoy casi segura que estaremos en la recta final de todo.

-Ok. ¿Y dónde quiere que nos veamos? –Preguntó Natasha.

Antes de irse, Lisandro fue a la cocina, donde Antonio aún lavaba algunos platos.



-Antonio, quería pedirte un favor –Dijo Lisandro.

-¿Qué quieres? –Le preguntó Antonio con cierta grosería.

-Sé que no estás de buen humor por lo de Marcus –Dijo Lisandro-. Y te pido disculpas, porque sí fue incorrecto que él me enviara las flores en mi lugar de trabajo. Pero quería pedirte si puedes dejarlas en el baño hasta mañana. Es que ahora no puedo llevármelas porque tengo una cita.

-¿Una cita? –Se sorprendió Antonio, al tiempo que dejaba de lavar los platos-. Déjame adivinar. Es con él, ¿verdad? Con ese imbécil.

-No lo trates así, respétalo así como él te respeta a ti –Le pidió Lisandro-. Y sí, la cita es con él, me ha invitado a tomar un café. Desde el martes me lo había pedido, pero yo le dije que en otra ocasión.

-¿Qué pretende ese tipo realmente contigo? –Le cuestionó Antonio-. ¿Él te gusta?

-Solo somos amigos y yo me siento muy bien con él, porque es un amigo con el que tengo muchas cosas en común –Dijo Lisandro-. Además es fino, viste elegante y no es tan grosero como tú.

-¿Te atreves a compararme con él? –Preguntó Antonio.

-Solo digo que si tú me consideraras un amigo de verdad, procurarías no ser tan grosero siempre –Dijo Lisandro-. Pero en fin. ¿Te molesta si las flores se quedan en el baño?

-No, está bien, déjalas –Dijo Antonio retomando su labor de seguir lavando los platos.

-Bien, entonces ya me voy. Nos vemos mañana –Se despidió Lisandro-. Natasha aún no sale del baño, así que por favor dile que me tuve que irme. Voy un poco tarde. Chao.

-Chao –También le correspondió Antonio la despedida. Lisandro salió de la cocina y Antonio se quedó pensativo-. Tal vez Lisandro quiere cruzar nuevos horizontes, porque ve que conmigo no llegará a ningún lado y es verdad, conmigo no llegará a ningún lado.

En la cafetería en que Marcus había invitado a Lisandro a tomar café, estaba él esperando al chico en una mesa, mirando el reloj que llevaba puesto en la muñeca derecha. Casualmente Sofía también entró a esa cafetería y ocupó una mesa.



Afuera, Lisandro llegó en taxi. El vehículo paró y Lisandro salió muy apurado, le pagó al taxista y aceleró el caminar hasta la cafetería. En medio de su apuro, chocó con alguien: Natasha.



-¿Natasha? –Se sorprendió Lisandro-. ¿Pero qué haces aquí?

-¡Lisandro! –Se sorprendió Natasha de igual manera, pero más que sorpresa, fue susto la que la joven sintió en ese momento.

-¿Por qué me miras así Natasha? ¿Qué te pasa? –Le cuestionó Lisandro.

-Eh… Yo… ¿Y tú también qué haces aquí? –Le evadió Natasha las preguntas.

-Yo vine porque Marcus me citó a tomar un café –Respondió Lisandro-. Por eso me fui sin despedirme de ti, porque iba algo apurado.

-Sí, Antonio me lo comunicó –Dijo Natasha.

-Pero tú no me has respondido a qué viniste precisamente a este lugar –Insistió Lisandro-. ¿Tienes también una cita con alguien o alguna amiga?

-Eh… No, no tengo ninguna cita –Mintió Natasha-. Yo… yo te seguí hasta aquí.

-¿Me seguiste? –Se extrañó Lisandro.

-Sí, porque necesito decirte algo urgente –Dijo Natasha-. Justo cuando tú saliste de Antique Amor, yo apenas salía del baño. Antonio me dijo que te habías ido y yo inmediatamente salí tras ti. Por eso te seguí.

- No debiste ponerte en esas Natasha. Pudiste llamarme al celular –Dijo Lisandro.

-Es que es algo muy importante que no puede hablarse por celular –Dijo Natasha.

-Pues lo que sea, por favor dímelo pronto, debo entrar a la cafetería –Dijo Lisandro.

-Eh… es que… con mucha vergüenza te digo que si no pagamos mañana la factura de energía de mi apartamento van a suspendernos el servicio –Inventó Natasha una nueva mentira-. Y quería avisártelo porque sé lo importante que es la energía.

-Y necesitas plata, ¿verdad? –Dijo Lisandro.

-Exacto. Pensé que podríamos decirle a Antonio que nos diera un adelanto de nuestro sueldo –Dijo Natasha-. Es que de verdad lo necesitamos para pagar la factura.

-Bueno, pues entonces eso haremos –Dijo Lisandro-. No creo que Antonio nos lo niegue con semejante problema. Mañana hablaremos con él. Ahora voy a entrar. Si quieres, puedes acompañarnos.

-Claro que no, no quiero parecer una entrometida –Dijo Natasha-. Sería imprudente de mi parte molestarnos, después de todo, el invitado eres tú, no yo. Mejor me voy para mi apartamento.

-Está bien. Por favor, no me esperes para cenar –Le pidió Lisandro-. Creo que llegaré un poco tarde. Nos vemos.

Lisandro entró a la cafetería y Natasha suspiró de alivio, ya que por un momento se sintió descubierta:

-Lo mejor es que me llame a la vieja Sofía para avisarle –Se dijo Natasha, que sacó su celular del bolso y llamó a Sofía.

Adentro, Lisandro ocupó la mesa en la que estaba Marcus. Sofía se sorprendió al ver a Lisandro y para que no la viera, tomó la carta del menú y aparentó estar leyéndola.

-¿Qué hace Lisandro aquí? ¿Y quién es ese hombre? –Pensó Sofía y en ese momento, su celular sonó; era Natasha y ella contestó-. ¿Quién habla?

-Doña Sofía, soy yo –Dijo Natasha.

-Que bueno que me llamas para decirte que no vengas a la cafetería a la que te cité –Dijo Sofía-. Acabo de ver a Lisandro aquí. Menos mal no me ha visto.

-Ya lo sé, me encontré con él en la entrada –Contó Natasha-. No sabe el susto que me dio cuando lo vi. Tuve que inventar algo para justificarme.

-¿Tú sabes para qué vino? Está con un hombre charlando y riendo –Dijo Sofía mirándolos de lejos.

-Sí, ese es un amigo. Vino de Estados Unidos –Respondió Natasha-. Trabaja como crítico de repostería y vino porque quiere hacer una reseña sobre los pasteles colombianos, algo así.

En la mesa que Lisandro y Marcus ocupaban, ambos platicaban.

-Lamento haber llegado tarde –Se disculpó Lisandro-. Había muchos clientes y por eso Antonio cerró la pastelería un poco más tarde.

-No te preocupes Lisandro –Dijo Marcus-. Hay un dicho latinoamericano que dice “mejor es tarde que nunca”. Lo importante es que viniste. Bueno. ¿Y quieres el café o algo más?

-Con el café está bien. No quiero hacerte gastar mucha plata –Dijo Lisandro.

-El dinero es lo que menos me importa. Ordena lo que quieras –Dijo Marcus.

-No, de verdad, solo quiero tomar el café. Con leche me encantaría –Dijo Lisandro.

Entonces la mesera vino y tomó la orden de Marcus.

-Tráiganos dos tazas de café con leche, por favor señorita –Pidió Marcus con mucha cortesía y amabilidad. La mesera anotó en una libreta la orden y se retiró.

Sofía continuaba hablando con Natasha a través del celular.

-¿Entonces mi nieto y él se conocieron en Antique Amor? –Preguntó Sofía.

-Sí, tienen una estrecha relación de amistad para tan poco tiempo –Dijo Natasha-. Fíjese que hasta le mandó hoy un arreglo floral hermoso.

-¿Un arreglo floral? –Se sorprendió Sofía-. ¿Será que estoy equivocada?

-¿A qué se refiere doña Sofía? –Preguntó Natasha.

-A que de pronto ya no debo preocuparme tanto con que mi nieto tenga algún tipo de relación con el imbécil de Antonio –Respondió Sofía-. Seguramente ya se decepcionó lo suficiente con él. Dime una cosa, ¿Lisandro te ha visto a ti y a Antonio en alguna situación comprometedora?

-La verdad no lo sé, pero si no nos ha visto, supongo que se imaginará algo –Dijo Natasha-. Tal vez usted tenga razón y Lisandro ve que Antonio es un imposible para él y por eso, ya quiere pasar el tiempo de otra manera. Su nieto no pierde el tiempo, eh.

-¡Cállate! –Exclamó Sofía-. Si eso es verdad, debe haber una manera de comprobar que Antonio ya no le importa. Necesito que Lisandro los encuentre a ustedes dos en una situación bien bochornosa. ¿Entiendes lo que quiero decir?

-Sí, puede ser esta misma noche si lo desea –Dijo Natasha.

-Bien, entonces que sea esta noche –Aceptó Sofía-. Cuando Lisandro llegue a tu apartamento, debe encontrarse con una sorpresa. Fíjate muy bien en la expresión de su rostro cuando los vea. Te llamaré para que me digas cómo te fue. Dependiendo de si se decepciona o no, sabré entonces como proceder con él cuando lo presione para que vuelva conmigo a Nueva York. Adiós.

Sofía colgó el celular, sin quitarle la mirada de encima a Marcus y Lisandro. Natasha aprovechó para llamar a Antonio y llevar a cabo el plan de la anciana.



-Hola Natasha –Contestó Antonio que iba en un autobús, lleno de pasajeros. Él iba de pie.

-Hola Antonio –Le correspondió el saludo Natasha-. Te llamo porque en este momento estoy solita en mi apartamento, y necesitaba hablar con alguien. ¿Te molesto?

-Claro que no, ¿cómo podría molestarme por tu llamada? –Dijo Antonio-. ¿De verdad te sientes muy sola?

-Sí, es que me encuentro sin saber qué hacer y al parecer Lisandro llega tarde de su cita –Dijo Natasha-. Y justo tú hoy no me acompañaste para que te quedaras haciéndome compañía.

-Es que tenía muchos platos que lavar –Dijo Antonio-. Y como no tengo lavaplatos, es a mí a quien le toca encargarse de eso. Pero si quieres, puedo ir ya mismo para tu apartamento.

-Claro que quiero –Aceptó Natasha-. Tengo una película muy buena, podemos verla en el DVD. Cocinaré unos sándwiches bien deliciosos para que comamos mientras la vemos.

-Bien, en media hora estaré allá –Dijo Antonio como último.

Natasha colgó el celular, mientras suspiraba, pues se sentía mal estar mintiendo siempre. La hermosa modelo, tomó un taxi, rumbo a su apartamento.

CONTINUARÁ...


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 19 // Pretendiente

Mensaje por Gloria el Sáb Feb 15, 2014 6:45 pm

Ay no de seguro ahora doña Sofía quiere que Natasha le inyecte a todos los pasteles, el líquido ese que compró, si no solo se suelta todo mundo con dearrea sino que se agrava y hasta a la muerte lleva a algún cliente, o no al cárcel irían a dar Antonio principalmente pero cuando las cosas se aclararan, entonces si que doña Sofía ya no volvería a ver la luz. Y luego el otro plan de la vieja es que Lisandro los vea a Natasha y a Antonio haciendo el amor para que se decepcione, tal vez ahí haga un bien a LIsandro, pues a mi me gustaría más que quedara con Marcus, hay él tan lindo, mandándole flores y toda la cosa, yo que Lisandro me enamoraría inmediatamente de él.

Antonio siempre con su egoísmo y sus celos. Ni come ni deja comer, pues anda con Natasha delante de Lisandro y se pone descaradamente celoso de Marcus, ni siquiera trata de disimular jaja.

Bueno ya veremos que pasa en el próximo capítulo


avatar
Gloria

Mensajes : 11024
Fecha de inscripción : 18/07/2011
Localización : MEXICO

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 19 // Pretendiente

Mensaje por Robert Palacios el Sáb Feb 15, 2014 6:48 pm

Que bello es Marcus vale jeje y bueno Antonio se le veia que estaba super celoso jajajaja... Aunque ya me preocupa lo que sofia le hara Antonio en espera del proximo capitulo a ver que dice Lisandro cuando encuentre Antonio en algo con Natasha. Very Happy.

En espera del proximo cap. Very Happy
avatar
Robert Palacios

Mensajes : 666
Fecha de inscripción : 08/01/2014
Localización : Venezuela-Caracas

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 19 // Pretendiente

Mensaje por Aleja Soto el Sáb Feb 15, 2014 7:36 pm

@Gloria escribió:Ay no de seguro ahora doña Sofía quiere que Natasha le inyecte a todos los pasteles, el líquido ese que compró, si no solo se suelta todo mundo con dearrea sino que se agrava y hasta a la muerte lleva a algún cliente, o no al cárcel irían a dar Antonio principalmente pero cuando las cosas se aclararan, entonces si que doña Sofía ya no volvería a ver la luz. Y luego el otro plan de la vieja es que Lisandro los vea a Natasha y a Antonio haciendo el amor para que se decepcione, tal vez ahí haga un bien a LIsandro, pues a mi me gustaría más que quedara con Marcus, hay él tan lindo, mandándole flores y toda la cosa, yo que Lisandro me enamoraría inmediatamente de él.

Antonio siempre con su egoísmo y sus celos. Ni come ni deja comer, pues anda con Natasha delante de Lisandro y se pone descaradamente celoso de Marcus, ni siquiera trata de disimular jaja.

Bueno ya veremos que pasa en el próximo capítulo

Muchas gracias mi Gloria por tu comentario Very Happy. La verdad es que te has adelantado bastante a la historia, mucho diría yo, estás cerca a lo que dijiste. Puede que doña Sofía haya comprado ese líquido para que Natasha lo inyecte y los pasteles y los clientes se intoxiquen y así meter a la cárcel a Antonio. Será eso? Ya lo verás.

Así es. Ese es el plan de Sofía, que Lisandro encuentre a Antonio y Natasha teniendo relaciones para comprobar si a él aún le importa Antonio.

Tienes razón, Antonio de verdad es alguien que sería difícil de entender pues se pone celoso de Marcus, pero a la vez le gusta andar con Natasha frente Lisandro.

Pronto el capítulo 20 Smile



NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 19 // Pretendiente

Mensaje por Aleja Soto el Sáb Feb 15, 2014 7:38 pm

@Robert Palacios escribió:Que bello es Marcus vale jeje y bueno Antonio se le veia que estaba super celoso jajajaja... Aunque ya me preocupa lo que sofia le hara Antonio en espera del proximo capitulo a ver que dice Lisandro cuando encuentre Antonio en algo con Natasha. Very Happy.

En espera del proximo cap. Very Happy

Muchas gracias por comentar Robert. Así es, Marcus se comporta muy formal y amable con Lisandro, es por eso que Antonio es tan celoso jajaja. Ya sabrá que sucede cuando Lisandro encuentre a Antonio y Natasha teniendo relaciones, si es que las tienen.


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 19 // Pretendiente

Mensaje por Danni el Vie Feb 21, 2014 7:08 pm

Sí! Me puse a la corriente! Very Happy. Espero no volverme a atrasar! Very Happy. Muy buen capítulo.

Ummm, qué irá a hacer la doña Sofía con lo que compró? Querrá envenenar a Antionio? Shocked. Ya veré en el próximo capítulo. Por otra parte, me alegra que Marcus sea tan buena persona con Lisandro, espero que no lo vaya a decepcionar y más ahora que Sofía lo vio a él con Lisandro. Puede comprarlo como ha intentado haciendo con varias personas No.

Antonio sigue celoso, veo entonces que sí siente algo por él Surprised.

Qué bien por Lisandro que Marcus le haya dado ese arreglo floral aunque a Antonio no le haya gustado. Y por otra parte, entonces doña Sofía seguro sí logrará su objetivo de que Lisandro se termine de decepcionar. Porque demás que Antonio volverá a caer y cuando Lisandro llegue al apartamento... pale. Y para acabar de ajustar, el mismo Antonio dijo que Lisandro no llegará a nada con él.

Espero el próximo capítulo Very Happy.

Danni

Mensajes : 5133
Fecha de inscripción : 26/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 19 // Pretendiente

Mensaje por Aleja Soto el Vie Feb 21, 2014 7:42 pm

Jajaja, muchas gracias por comentar Danni. Me encanta leer el punto de vista de los lectores Very Happy

Más adelante, tal vez en el próximo capítulo, verás qué pretende Sofía con ese líquido que compró. Lo cierto es que no es para nada bueno.

Así es, Marcus es una buena persona, muy amable con Lisandro. Será que doña Sofía también sería capaz de comprarlo? Son muchas las cosas que se vienen para Antique Amor próximamente Very Happy

Como Sofía es tan maquiavélica, ha ideado ese plan de que Lisandro encuentre a Antonio y Natasha teniendo intimidad para comprobar si aún le importa.

Sí, ya estás al día con los capítulos. Pronto el capítulo 20!


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 19 // Pretendiente

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.