Conectarse

Recuperar mi contraseña


Diabólica 06: La boda

Ir abajo

Diabólica 06: La boda

Mensaje por Pspain el Mar Mayo 19, 2015 7:57 am




DIABÓLICA
CAPÍTULO 6: LA BODA





RISARALDA, COLOMBIA


INT. / HACIENDA SANTILLANA, SALÓN / DÍA
 
En la sala, don Damián sigue recriminando a su esposa por la mentira. Eva no puede dar crédito a lo que acaba de descubrir. En ese preciso instante aparece Martín, seguido de Coral, así como Leonardo que también ha escuchado los gritos desde el piso de arriba.


 
Leonardo: ¿Se puede saber que está pasando aquí? ¿Qué son esas voces?
 
Damián: ¡Que te lo cuente la zorra de Lucía, Leonardo! Esta vagabunda es una cínica embustera, una maldita farsante. (Furioso)
 
Coral: Ay Dios mío, que escándalo… ¿Pero qué pasa?
 
Martín: ¿Cómo es eso de que Eva no es hija de papá, mamá? ¿Es una broma verdad? (Alucinado)
 
Lucía: Es cierto… Eva no es hija de Damián. (Avergonzada, mirando al suelo)
 
Coral: Oh Dios mío… (Finge sorpresa) Lo que faltaba… primero lo de Javier y ahora esto… por el amor de Dios. ¿Pero qué pasa en esta familia, me pueden explicar?
 
Eva: Esto no puede ser verdad… no puede… ¡Mamá! (Rompe a llorar) ¿Pero qué broma es esta?
 
Damián: Las quiero fuera de mi casa ahora mismo…. ¡FUERA!!!! (Gritando, histérico, fuera de sí)
 
Martín: ¡Todo lo arreglas con echar gente de la casa, papá! ¡Lo mismo hiciste con Javier! ¡Ya basta! Deja que mi mamá se explique como es debido. Algo tendrá que decir a todo esto, vamos digo yo.
 
Damián: Tú te callas, Martín. A saber si tú eres hijo mío o no también… Ya cualquier cosa se podría esperar de esta… de esta perdida. ¡Ramera! ¡Te voy a matar, desgraciada!!! (Se abalanza para golpear a Eva)
 
Lucía: ¡AHHH!!!!
 
Martín: ¡Suéltala papá! ¡Déjala en paz!!!  (Tratando de sujetar a su padre)
 
Damián: ¡A mi no me das ordenes tú! ¡Quita que la voy a matar!!! (Agarrando a Lucía del cuello)
 
Leonardo: ¡Basta ya!!!  (Serio, pegando un tiro al techo con una escopeta)
 
Todos hacen silencio y se quedan petrificados al escuchar el tiro. Escuchamos música incidental.
 
Leonardo: Se acabó la bronca. Mi padre tiene razón, Lucía, tú y tu hija se largan de esta casa, ahora mismo, no se hable más del asunto. Y papá no te ensucies las manos con esa cualquiera porque no merece la pena. Nunca me gustó Lucía, siempre tuve mis motivos para dudar de ella y mira… yo tenía razón… (Dejando la escopeta junto a la pared)
 
Martín: ¡No pueden echarlas de la casa! ¿Pero es que se han vuelto locos o qué les pasa? Mi madre y mi hermana no se van a mover de aquí. Eso será por encima de mi cadáver.
 
Coral: Cálmate mi amor, no te preocupes. Algo se podrá hacer… Tranquilo…
 
Damián: Voy a pedir una prueba de ADN para saber si Martín es mi hijo, o no, Lucía. Porque te juro que como también me hayas engañado con eso no te la vas a acabar. ¡Perra traidora! ¡Ramera!!! ¡Zorra!!! (Histérico, Leonardo le tiene que sujetar para que no la sacuda)
 
Leonardo: Ya papá, ya es suficiente.
 
Lucía, la madre de Martín y Eva, rompe a llorar y se marcha a toda prisa subiendo por las escaleras, su hija va tras ella preocupada.
 
Coral: No debió ser tan duro con ella, don Damián… Yo sé por lo que está pasando usted al descubrir semejante mentira pero… Lucía es la madre de Martín, por el amor de Dios, hombre… Pero es que…
 
Damián: ¡Pero nada! ¡Tú aquí no tienes ni voz ni voto! ¿Te enteras Coral? Así que cállate porque contigo no va. ¿Está claro? (Desafiante)
 
Martín: ¿Pero bueno como te atreves a hablarle así a mi novia, papá?
 
Leonardo: Mi papá solo le dijo sus verdades a esa recién llegada. Que por cierto, Coralita, todavía no se me ha olvidado la bofetada que me diste, desgraciada.
 
Martín: ¿De qué está hablando Leonardo, mi amor? (Mirando a Coral)
 
Coral: Cuando murió Javier le recriminé a Leonardo por haber ido de chismoso con tu padre, por su culpa tu hermano tuvo ese fatal accidente y harta de su soberbia le sacudí una cachetada. Se la merecía.
 
Leonardo: Pero no te creas que esto termina aquí, desgraciada, porque en cuanto te cases con Martín los quiero bien lejos de esta hacienda. ¡Esta casa es mía y de mi padre! ¡De nadie más!
 
Martín: ¿Pero bueno tú te estás oyendo, Leo? ¿Se te fue el juicio o qué te ocurre? Esta hacienda es mía también, y de Eva, así no sea hija de mi padre, todos estos años lo fue. ¿O ya lo olvidaste papá? (Mirando al viejo)
 
Damián: Más vale que te calles, Martín. Quiero esa prueba de ADN lo más pronto posible. No voy a aguantarme más hijos de a saber quién…
 
Martín: ¿Eso quieres papá? Perfecto, me haré la prueba de ADN pero cuando veas que sí soy hijo tuyo, te vas a tener que tragar tus palabras. Todo esto que estás haciendo algún día lo vas a pagar. Ya lo verás.
 
Damián: Vamos Leo… tenemos cosas que hacer en la hacienda. Cuando regresemos no quiero ver a Lucía ni a Eva por esta casa porque soy capaz de sacarlas a la rastra con mis propias manos. ¿Me oyeron? (Mirando a Martín y Coral)
 
Coral: Definitivamente este hombre perdió el juicio, mi amor… (Abrazándose a Martín)
 
Mientras Leo y Damián se marchan de la casa, Martín se queda sin saber qué decir, únicamente su novia le abraza por la espalda y le besa en el cuello. Si él supiera que todo es obra de ella…
 
 
PUEBLO
INT. / CASA MÉNDEZ, COMEDOR / NOCHE
 
Alicia está cenando con sus padres, los tres sentados a la mesa mientras conversan. Como bien sabemos Alfredo y Tamara están divorciados. Llevan así desde hace más de 10 años.


 
Alicia: ¿Entonces Martín y Coral se casan en dos meses, dices, papá?
 
Alfredo: Así es hija… me lo dijo don Damián esta tarde en la hacienda.
 
Tamara: Lástima que yo no esté invitada, con lo que me fascinan a mi los bodorrios…
 
Alicia: La verdad yo no sé si iré… Después de lo que me pasó en esa hacienda… es que ni ganas tengo de verle la cara ni a Martín ni a la estúpida de su novia.
 
Alfredo: Mira hija… yo sé que lo que te hizo esa mujer estuvo mal pero Martín no tiene culpa. Es un buen muchacho, te lo puedo asegurar. (Partiendo un trozo de carne)
 
Alicia: Ya pero…
 
Tamara: ¿No vas a volver a trabajar allá? ¿Y de qué piensas vivir ahora que dejaste tu empleo en Bogotá, mi vida?
 
Alicia: No lo sé, intentaré buscar algo en el pueblo, seguro en las haciendas de la zona siempre necesitan veterinarios y puedo encontrar algo así sea trabajos esporádicos.
 
Alfredo: Bueno… ¿Y tú que cuentas, Tamara, que es de tu vida? ¿Qué tal por Cali?
 
Tamara: Bien… ¿Y tú? Nada nuevo… Sigo dando clases en el colegio, el mes pasado estuvimos de excursión a Medellín con la clase.
 
Alfredo: Aquí todo como siempre, gracias… ¿Entonces te vas mañana al final? (Serio, no se llevan bien del todo)
 
Tamara: Sí, ya vi a mi niña y además tengo cosas que hacer por allá. (Bebiendo de una copa de vino)
 
 
INT. / HACIENDA SANTILLANA, DORMITORIO DE LUCÍA / NOCHE
 
Lucía y Eva están preparando las maletas para marcharse de la hacienda. Ambas son interrumpidas por Martín.


 
Martín: No se van a marchar de esta casa, no me pueden dejar sólo.
 
Eva: No vas a estar sólo, tienes a Coral.
 
Lucía: Ya escuchaste a tu padre y a Leonardo…
 
Martín: ¡No me importa lo que digan esos dos idiotas! ¡Estoy harto ya de ellos! Jamás debí haber vuelto de San Francisco.
 
Eva: No digas eso, Martín… Yo tampoco sabía nada de esto… yo… estoy tan sorprendida como tú.
 
Martín: ¿Cómo has podido mantener en secreto esto durante tantos años, mamá? Por el amor de Dios.
 
Lucía: Está bien, les voy a contar toda la verdad. Por aquella época tu padre y yo tuvimos una crisis muy fuerte, a punto de divorciarnos. Yo conocí otro hombre en la capital y… surgió. Me quedé embarazada y por miedo no me atreví a decirle la verdad a Damián.
 
Eva: Mamá… por favor… ¿Pero como pudiste?
 
Lucía: Déjenme terminar… Tuve que hacerle creer a tu padre que Eva era hija suya, no podía decirle que era de una aventura. Estuve a punto de separarme de Damián para irme con ese hombre pero… no tuve valor de hacerlo. El único que sabía mi secreto era Javi, que en paz descanse.
 
Martín: Esto parece una telenovela… Todavía sigo sin salir del asombro. En serio.
 
Lucía: Es mejor que nos marchemos, hijo. De verdad, hazme caso.
 
Martín: ¿Pero para dónde diablos se van a ir?
 
Eva: Mamá y yo ya lo hemos hablado… nos marchamos a vivir a Cartagena, al apartamento.
 
Martín: ¿Pero y luego? No entiendo… ¿Dé qué piensan vivir en Cartagena? ¿Además, tan lejos se van a ir?
 
Eva: Yo buscaré trabajo, soy administrativa, algo saldrá. Además si papá decide divorciarse, mínimo una pensión le tiene que pasar a mamá. Y también ella tiene derecho a parte de sus bienes, le guste o no le guste. Así que él verá lo que hace.
 
Martín: Lo sé pero… sigo sin estar de acuerdo en que se marchen.
 
Lucía: Hijo… créeme, es lo mejor para todos, pero te prometo que volveremos cuando te cases con Coral. ¿Está bien? Tu novia me dijo que en dos meses sería la boda, por respeto a tu hermano Javier.
 
Eva: Para entonces volveremos a vernos, Martín. Tranquilo. Mientras estaremos en contacto por teléfono o internet. No te preocupes por eso.
 
Martín: Pero las voy a echar mucho de menos, ustedes son mi única familia…
 
Lucía: (Se abrazan) Sabes que puedes ir a visitarnos a Cartagena cuando tú quieras. Bueno tú y Coral son bienvenidos cuando quieran. (Sonríe)
 
Martín: Gracias mamá… (Se besan en las mejillas)
 
Eva: Cuídate mucho, Martín… Te quiero, hermanito. (Se abrazan)
 
Martín: Y yo a ti, pequeñaja. (Sonríe, triste)
 
 
AL DÍA SIGUIENTE
EXT. / HACIENDA SANTILLANA, CORRALES / DÍA
 
Samuel está echando paja en unos corrales con ayuda de una horca de tres puntas. En ese momento aparece Martín quien le saluda desde la valla de madera.


 
Martín: Buenos días, compadre.
 
Samuel: Hola parcero. ¿Qué hubo? ¿Qué tal amaneció?
 
Martín: Mal, Samuel… Mi mamá y mi hermana se fueron a Cartagena anoche.
 
Samuel: Qué bien… imagino que a pasar unos diítas de relax en la playa… (Sonríe)
 
Martín: No, ojalá… Se fueron a vivir.
 
Samuel: ¿Quéee? (Dejando caer la horca al suelo) ¿Cómo que se marcharon de la casa? ¿Pero qué dices? (Se le acerca)
 
Martín: Mi papá descubrió que Eva no es su hija… Hasta me ha pedido una prueba de ADN a mí y todo. ¿Lo puedes creer?
 
Samuel: Dios mío… (Alucinado) Ay no me digas que tu hermana se ha ido que me muero… Se fue sin saber de mis sentimientos hacia ella… (Triste)
 
Martín: Mira Samuel… si realmente te gusta Eva, díselo, no pierdes nada.
 
Samuel: ¿Ya y ahora cuando? ¿Cómo? ¿Por teléfono? Ni hablar.
 
Martín: En dos meses me caso con Coral, mi mamá y Eva vendrán para la boda. Es tu oportunidad.
 
Samuel: ¿Tú crees, Martín? (Dudando)
 
 
CARTAGENA, COLOMBIA




INT. / APARTAMENTO DE EVA, SALÓN / DÍA
 
Eva conversa por teléfono con su amiga Alicia, quién está en la cocina de su casa en el pueblo de Risaralda.


 
Eva: Por eso no nos pudimos despedir, Alicia. Fue todo muy repentino. Ni yo misma me lo puedo creer aún.
 
Alicia: Madre mía… me dejas sin palabras, amiga. Siento mucho que hayan tenido que marcharse para Cartagena. Quería haberte contado algo que pasó en tu casa el otro día.
 
Eva: Tu dirás. Me extrañó no verte estos días en la hacienda. Como dijiste que Martín sí te había contratado… pues…
 
Alicia: Me largué antes de comenzar y todo por culpa de la loca de tu cuñada Coral.
 
Eva: ¿Coral? ¿Qué pasó con ella? No entiendo.
 
Alicia: Ahora te cuento… verás el show de celos que me montó en tu casa… Esa tipa está mal de la cabeza.
 
Al otro lado del teléfono Eva no puede creer lo que está escuchando. Alicia le cuenta todo lo ocurrido entre ella y Coral, con Martín de por medio.
 
 
RISARALDA, COLOMBIA


INT. / HACIENDA SANTILLANA, DORMITORIO DE LEONARDO / DÍA
 
Leonardo se dispone a cerrar su maleta, la cual ha sido hecha por la criada. El villano va a viajar a Barranquilla para asistir a un congreso sobre agricultura como mencionamos en el capítulo anterior. Pero Leo comienza a sospechar que la maleta abulta más de lo normal… El villano empieza a sacar ropa de la misma, sobre la cama.


 
Leonardo: ¿Cómo es posible que esta chacha haya puesto tanta ropa para apenas dos días? No necesito más que un par de camisas y… (Sacando ropa)
 
Escuchamos música incidental. Leonardo levanta una camiseta y se da cuenta que hay un doble fondo en la maleta. El villano se queda sorprendido y toca con el puño, suena a que hay algo debajo. Leo toma una navaja de su pantalón y raja el fondo de la maleta… Cuál es su asombro al descubrir una bolsa de plástico medio aplastada con un kilo de coca. Escuchamos la sintonía de “Diabólica”…
 
Leonardo: Vaya, vaya… así que me la querías jugar… Coral… Esto es obra tuya, estoy seguro pero te vas  quedar con las ganas, desgraciada… Voy acabar contigo malnacida. ¿Te piensas que va a haber boda con Martincito? Que te lo has creído. La guerra acaba de comenzar, maldita perra sarnosa. (Con mal tono, rajando la bolsa, prueba la droga) Coca… Jajaja. Muy lista, Coral, muy lista… pero te salió el tiro por la culata.
 
Leonardo entra al cuarto de baño de su habitación. El villano toma la bolsa de cocaína y la vuelca en el inodoro, acto seguido tira de la cadena.
 
Leonardo: Quién ríe el último, ríe mejor… Esto no se va a quedar así, mi adorada Coral… Jajaja. (Sonríe con maldad) Tú no sabes quién es Leonardo Santillana, preciosa. Ni te lo imaginas.
 
 
 
2 MESES DESPUÉS


 
Han pasado dos meses, y ha llegado el gran día, el día de la esperada boda entre Coral y Martín.
 
PUEBLO
INT. / CASA MÉNDEZ, SALÓN / DÍA
 
Alicia y su padre se alistan para asistir a una boda. Padre e hija charlan mientras la joven le ajusta la corbata a Alfredo. La chica lleva un bonito vestido azul y el cabello recogido.


 
Alfredo: Vísteme despacio que tengo prisa… (Sonríe)
 
Alicia: Jajaja. Ay papá, tú y tus chistes. Si todavía tenemos tiempo de sobra, hombre.
 
Alfredo: Me alegro decidieras acompañarme, cariño. Me sentiría muy solo en la boda.
 
Alicia: Deberías conseguirte una novia, papá…  Eres guapo, joven, cualquier señora caería rendida a tus pies… (Terminando de colocarle la corbata)
 
Alfredo: ¿Y quién te ha dicho que no la tenga ya? (Se burla)
 
Alicia: Jajaja. (Le golpea en el pecho) Eres imposible.
 
Alfredo: Anda, coge tu bolso que nos vamos… Mira la hora que es. Damián me mata si llegamos tarde a la boda de su hijo.
 
Alicia: Ya tengo ganas de ver a Eva, desde que se marchó para Cartagena con su mamá, no la he vuelto a ver.
 
Alfredo: Todavía no me puedo creer que no sea hija de Damián… Esa familia es bien rara, hija. Les pasa de todo. Primero la muerte de Javier, luego lo de Eva…
 
Alicia: Y que lo digas… La verdad si voy contigo a la boda esa es por Martín, que no tiene culpa de tener la novia que tiene pero por mí no iba, te soy sincera.
 
Alfredo: Deberías hacer las paces con Martín. No seas tan orgullosa, mi niña. Dale que nos vamos. (Abriendo la puerta para salir a la calle)
 
Alicia: ¡Voyyy!!!! (Tomando su bolso del sofá)
 
 
EXT. / HACIENDA SANTILLANA, JARDÍNES / DÍA
 
La ceremonia se celebra en los jardines de la mansión, en la hacienda Santillana. Hay multitud de personas, amigos y familiares, presentes este día. Los invitados están sentados en sillas distribuidas a ambos lados de un pasillo engalanado de flores blancas, con una larga alfombra roja en el suelo. El cura de pueblo está preparado en el altar. Doña Lucía y Eva han venido desde Cartagena para asistir a la boda.


 
Lucía es la madrina y está junto a su hijo Martín. En la primera fila están don Damián y Leonardo, así como Alfredo y hasta Alicia, quien finalmente se ha animado a asistir al enlace. También vemos a Paula, la prima de Coral. Por su parte, Samuel es el padrino de boda pero Coral no llega de su brazo como Martín había acordado con él tiempo atrás. La villana ha preferido llegar sola ante el altar.
 
Coral lleva un bonito vestido blanco y un velo que le cubre parte del rostro. Todos los presentes presencian la bonita ceremonia. Martín lleva un traje gris y una camisa blanca para la ocasión. Doña Lucía sonríe emocionada, al igual que Eva. Mientras tanto, en las sillas, don Damián le muestra a Leonardo un papel.
 
Leonardo: ¿Qué es eso papá?
 
Damián: La prueba de ADN, Martín es mi hijo… Eva no, tal cual lo dijo la perra de Lucía.
 
Leonardo: Mmm… (Serio, no le ha hecho gracia la noticia pues quiere todo para él)
 
Damián: Silencio, ya va a empezar la boda…
 
El sacerdote comienza con el matrimonio, escuchamos música romántica, mientras los novios se miran y se intercambian sonrisas y miradas de complicidad.  El cura realiza las preguntas pertinentes…
 
Cura: Coral Arteaga… ¿Aceptas a Martín Santillana como legítimo esposo, para amarle, respetarle y serle fiel todos los días de tu vida?


 
Coral: Sí, acepto… (Sonríe dulce, mirando a los ojos a Martín)
 
Cura: Martín Santillana… ¿Aceptas a Coral Arteaga como legítima esposa para amarla, respetarla y serle fiel todos los días de tu vida?
 
Martín mira a Coral y sonríe feliz… Ambos se miran a los ojos, Martín responde…
 
Martín: Sí, acepto. (Sonríe ilusionado, Coral sonríe también)
 
Una vez realizado el intercambio y colocación de las alianzas de los novios, el sacerdote finaliza el enlace.
 
Cura: Yo los declaro, marido… y mujer. Puede besar a la novia. (Sonríe)
 
Martín y Coral se besan, con la música romántica de la orquesta de fondo. Todos los presentes aplauden a la pareja de recién casados. Pero en ese momento una misteriosa mujer llega caminando sobre la alfombra roja… Escuchamos música incidental. Todos los invitados voltean a ver a la joven… ¿Quién es esta misteriosa mujer y qué hace aquí?

VER VÍDEO:

 
La actriz venezolana Marianela González llega a “Diabólica” para dar vida a Silvia, la mujer misteriosa. Silvia mira a la pareja muy seria y desafiante, totalmente dispuesta a acabar con la felicidad de la pareja, sobre todo con la felicidad de Coral.
 
En el altar, Martín mira a Coral y le pregunta.
 
Martín: ¿Quién es esa mujer, mi amor?
 
Coral: Dios mío, no puede ser ella… No… (Horrorizada)
 
Mientras Silvia camina en silencio por el pasillo central, todo el mundo la observa al detalle sin entender nada. Todos se preguntan quién es esta mujer.
 
Martín: ¿Coral? ¿La conoces? (Extrañado) ¿Quién es?
 
Coral: Martín… no… no… (Asustada, muy nerviosa, completamente aterrorizada, mirando a Silvia)
 
Martín: ¿Qué pasa, Coral? ¿Quién es? (Preocupado)
 
En ese momento, Silvia llega hasta ellos y  se presenta.
 
Silvia: Siento interrumpir tan bonito momento, señoras y señores… (Volteando y mirando a los invitados)
 
Coral: ¿Qué haces acá, Silvia? (Aterrada)
 
Silvia: Vine… a hacer lo que debería haber hecho hace tiempo, Coral… (Sacando un sobre de su bolso) Me pagaste para que no hablara pero… ¿Sabes qué, que cambié de opinión? (Sonríe astuta)
 
Martín: ¿Qué está pasando aquí, me pueden explicar? ¿Quién eres tú? (Mirando a Silvia)
 
Silvia: Me llamo Silvia Valera… Toma… (Le da el sobre a Martín)
 
Martín: ¿Qué es esto?
 
Silvia: Ábrelo… y lo descubrirás. (Sonríe astuta)
 
Coral: No lo hagas, mi amor… Esta mujer me odia y… y viene a fastidiarnos la boda. Yo lo sé.
 
Silvia: No querida… vine a hacer justicia. Abre el sobre, Martín… ¿A qué esperas?
 
Nuestro protagonista duda… Coral está muy nerviosa, aterrorizada pues sabe quién es Silvia. Pero Martín finalmente abre el dichoso sobre.
 
Coral: No lo abras, Martín, por el amor que me tienes, no lo hagas. ¡Por favor!
 
Martín: ¿Qué demonios…? (Alucinado viendo unas fotos)
 
El semblante de Martín cambia totalmente al ver las imágenes. El chico las pasa una a una sin poder creer lo que está viendo.  Escuchamos música incidental.
 
Silvia: Ese hombre que sale en esas fotos… es mi marido, Óscar. Coral y él tuvieron una aventura en San Francisco.
 
Toda la gente murmura, sin poder creer lo que están presenciando. El escándalo es monumental, ni siquiera Alicia, desde su silla y junto a don Alfredo, puede creerlo.
 
Coral: ¿Cómo has podido hacerme esto Silvia? ¿Cómo? (Furiosa)
 
Silvia: Alguien me pagó muy bien por hablar y desenmascararte, vagabunda. (Desafiante)
 
La gente alucina con el show. Martín no puede creer lo que ve en las fotos, su cara y su mirada hablan por si solas. En las imágenes, tomadas de una cámara de seguridad del famoso ascensor del hotel de San Francisco, se ve a Coral y Óscar haciendo el amor, besándose, tocándose…
 
Martín: ¿Qué demonios significa esto, Coral? ¡HABLAAAA!!! (Furioso, dejando caer las fotos, toma del brazo a su ya esposa)
 
Coral: ¡Martín… yo!! ¡Mi amor, escúchame!! ¡No es lo que parece!
 
Martín: ¿Cómo así que no es lo que parece? Eres una cualquiera… (Su mirada se llena de odio y lágrimas, soltando del brazo a Coral)
 
Coral: Perdóname mi amor… yo… yo estaba borracha aquel día, no sabía lo que hacía, te lo juro mi vida… (Rompe a llorar)
 
Martín: ¡No me jures nada, porque no te creo nada! ¿Cómo has podido hacerme esto, Coral? ¿Cómo? (Llorando sin consuelo)
 
Eva: Eres una zorra…
 
La hermana de Martín le pega una sonora y fortísima bofetada a  Coral, delante de todos los invitados, escuchamos música incidental, la situación es escandalosa. Lucía no sabe como reaccionar y trata de consolar a Martín. Nuestro protagonista, en un mar de lágrimas no puede contener el dolor que siente y se aferra a su madre. Sus azules ojos reflejan su dolor. En ese momento don Damián se levanta, muy indignado. Leonardo, en su silla, sonríe y habla consigo mismo.
 
Leonardo: ¿Qué te pensabas Coral? Que no iba a descubrir tu secreto… Aquí está mi venganza, desgraciada… disfrútala… (Sonríe con malicia)
 
Mientras, en el altar…
 
Damián: ¡Esto es una vergüenza! ¿Cómo pudiste hacerle esto a mi hijo, desgraciada? Debería ahorcarte…
 
Silvia: Me las debías, Coral. (Seria y desafiante)
 
Eva: Eres despreciable Coral… ¡Eres una zorra! ¡Una vulgar prostituta!!!
 
La hermana de Martín la arranca el velo a Coral con rabia y lo tira al suelo. La villana, destrozada en lágrimas sale corriendo vestida de novia por el pasillo central sobre la alfombra roja ante la atónita mirada de todos los presentes. Martín se marcha por otro lado, llorando desconsoladamente. Alicia lo ve y se levanta de su silla, la muchacha corre tras él muy preocupada.
 
Alicia: ¡Martín, Martín, esperaaaa!!! (Corre tras él, por el jardín)
 
Escuchamos música (Edurne – Amanecer). Coral llora amargamente mientras corre sin rumbo definido, arrastrando el traje de novia por la hierba del jardín. Martín, junto a un árbol y destrozado en llanto, siente como si un puñal le atravesara el corazón.  
 
Se fue, sin saber, que sí lo ame, se fue, sin creer en mí
Perdí la razón, sangré tanto amor, que aún hoy siento el vacío
Me lleva, contigo… Iehh, iehh, ohh, iehh, iehh, ohh…
Mi corazón, me susurró, a mi no vuelvas sin su amor… iehh, iehh, ohh, iehh, iehh, ohh…
 
La villana, llora pues sí está enamorada de Martin pero por un error en su vida toda su felicidad recién estrenada se ha ido al traste. Lejos de allí, Martín, entre lágrimas se sienta junto al río. Alicia llega junto a él, muy preocupada.


 
Alicia: ¡Martín!! (Angustiada) ¿Martín, estás bien?
 
En ese momento, Martín se gira y la mira, sus ojos llenos de lágrimas conmueven a Alicia de tal forma que la muchacha se acerca a él para consolarle.
 
Martín: Déjame sólo, Alicia, por favor…
 
Alicia: Pero Martín… (Triste y preocupada)
 
Martín: Quiero estar solo, por favor… vete, no quiero ver a nadie.
 
Alicia: No voy a dejarte sólo, así no…
 
Martín: ¡Que me dejes solooooo!!!!! (Histérico, llorando como un niño)
 
Nuestra protagonista no sabe qué hacer, ella sólo quiere animarle pero Martín está tan decepcionado que prefiere no hablar con nadie. Alicia, resignada, se marcha.
 
Martín: Me quiero morir… ¿Por qué me hiciste esto, Coral, por quéeee??? (Llorando, con rabia)
 
Justo en ese instante un halo de luz se hace sobre el agua del río y ante la mirada de Martín se le aparece el espíritu de su hermano Javier, muy sonriente. 





 
Javier: No llores, Martín.
 
El bueno de Javi mira a Martín, escuchamos música celestial. Martín se queda mudo al ver a su hermano ante sí, como envuelto en luz.
 
Martín: ¿Javier, eres tú? (Alucinado, se limpia las lágrimas)
 
Javier: Sí, soy yo, escúchame, sólo tengo unos minutos. Abre tu corazón.
 
Martín: ¿Qué? No entiendo…
 
Javier: Abre… tu corazón…  Todo en la vida tiene un por qué, Martín. Todo está escrito. Y el verdadero amor está mucho más cerca de lo que crees. (Sonríe)
 
En ese momento el alma de Javier se esfuma como por arte de magia cruzando el famoso túnel de luz ante la mirada atónita de Martín. La puerta al más allá se cierra en cuestión de segundos. Escuchamos música incidental. Nuestro protagonista no puede creer lo que acaba de vivir. No te pierdas el próximo capítulo de “Diabólica”.
 
CONTINUARÁ…

Pspain
Admin

Mensajes : 14689
Fecha de inscripción : 24/09/2010
Localización : España

Volver arriba Ir abajo

Re: Diabólica 06: La boda

Mensaje por Joana Sabbagh el Mar Mayo 19, 2015 1:32 pm

Damián echando a la gente de la casa en lugar de hablar, y cuando piensas que Coral es la culpable de todo

Samuel debería decirle la verdad a Eva cuando llegue a la boda de Martín

Leonardo descubrió la droga que le puso Coral, seguramente va a recriminarle

Wow ¿quién será la mujer que llegó a la boda?

Leonardo supo de aquellas fotos y pagó a Silvia, ahora Coral está más que hundida

Javier le dio una señal que el amor está más cerca de lo que cree, en Alicia

Esperamos el próximo
avatar
Joana Sabbagh

Mensajes : 10293
Fecha de inscripción : 17/07/2011
Localización : Ploiesti, Rumania

http://mendezproducciones.mess.tv/

Volver arriba Ir abajo

Re: Diabólica 06: La boda

Mensaje por Pspain el Mar Mayo 19, 2015 1:49 pm

Muchas gracias por comentar Joana, me alegro te guste como va la historia. Veremos que pasa ahora que Coral fue descubierta, al menos en uno de sus secretos... Martín está muy decepcionado y no la va a perdonar el engaño.

Pspain
Admin

Mensajes : 14689
Fecha de inscripción : 24/09/2010
Localización : España

Volver arriba Ir abajo

Re: Diabólica 06: La boda

Mensaje por Joana Sabbagh el Mar Mayo 19, 2015 3:47 pm

Ahora creo que Martín se acerca más a Alicia
avatar
Joana Sabbagh

Mensajes : 10293
Fecha de inscripción : 17/07/2011
Localización : Ploiesti, Rumania

http://mendezproducciones.mess.tv/

Volver arriba Ir abajo

Re: Diabólica 06: La boda

Mensaje por Pspain el Mar Mayo 19, 2015 4:00 pm

Claro, primero tenía que pasar todo esto. Ahora la historia toma otro rumbo.

Pspain
Admin

Mensajes : 14689
Fecha de inscripción : 24/09/2010
Localización : España

Volver arriba Ir abajo

Re: Diabólica 06: La boda

Mensaje por Gloria el Mar Mayo 19, 2015 7:55 pm

Ay no pero que coraje me dio que el estúpido de Leonardo no cayera en la trampa de Coral, a ella todo le había salido bien hasta ahora y justo ahora que sí había hecho algo bueno como vengarse del patán de Leonardo, él la descubre y va, investiga y descubre lo de Oscar y Silvia y acaba con Coral justo en el dia de su boda, me da tanta pena Coral pero pues en realidad si le estaba haciendo daño a Martín, al hacérselo a su mamá y hermana, debió haberse vengado solo del viejo y de Leonardo, ahora que Martín ha visto a Javier, creo que se acercará a Alicia y no quier ni imaginarme lo que Coral les hará...
avatar
Gloria

Mensajes : 11359
Fecha de inscripción : 18/07/2011
Localización : MEXICO

Volver arriba Ir abajo

Re: Diabólica 06: La boda

Mensaje por Pspain el Miér Mayo 20, 2015 6:08 am

Coral pensaba que las cosas le iban a salir bien pero no imaginaba que su pasado saldría a la luz el día de su boda. Eso sí, se las va a cobrar a Leonardo cuando se entere fue el quien orquestó lo de Silvia, tranquila. Gracias por comentar.

Pspain
Admin

Mensajes : 14689
Fecha de inscripción : 24/09/2010
Localización : España

Volver arriba Ir abajo

Re: Diabólica 06: La boda

Mensaje por EduLin17Xever el Mar Jun 30, 2015 12:31 pm

La telenovela si se vino con todo, porque es increíble lo que paso y no me arrepiento de seguirla.

Damián está loco, y todo por el secreto de Lucía, ahora ya no hay nada que hacer, solo resignarse a que la última y Eva se vayan. Que tramposo Leonardo, hacerle creer de Martín, nos ser su hijo, no tiene perdón.

Que astuta resultaba Coral, pero lamentablemente no dio en el blanco, Leonardo lo predijo más rápido que ella. Vaya, ni se creyó el viejo truco de la onza de cocaína.

Alicia me desespera, piensa que vive en el país de las maravillas.Razz

La boda llego, y todo se veía hermoso, divino y de ensueño, pero todo dio un giro inesperado, que me sorprendió, fue la llegada de Silvia, vaya que esa mujer puso en su sitio a Coral en plena boda, que vergüenza, en serio, quedo como una cualquiera. Todos molesto, casi la linchan viva y de está no salía.

Aquí ya pasamos al subrrealismo impreso, Javi está muerte, pero su espíritu vive y le manda un mensaje que debe buscar el amor, ¿quién sabe si es Coral? O quizás ¿Alicia? Ya lo veremos esto.

Me encanto esta historia y no dudes en que la seguiré.Very Happy
avatar
EduLin17Xever

Mensajes : 1163
Fecha de inscripción : 06/02/2014
Localización : Lima

Volver arriba Ir abajo

Re: Diabólica 06: La boda

Mensaje por Pspain el Mar Jun 30, 2015 1:15 pm

GRacias Edu por seguirla y por tus comentarios. Cool

Pspain
Admin

Mensajes : 14689
Fecha de inscripción : 24/09/2010
Localización : España

Volver arriba Ir abajo

Re: Diabólica 06: La boda

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.