FICTION TV
Bienvenido

Conectate para disfrutar mejor de la experiencia en FTV
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

telenovelistasiempre

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 168 el Mar Feb 12, 2013 12:26 pm.
Afiliados

Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Los posteadores más activos de la semana


Antique Amor // Capítulo 15 // ¿Celoso?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Antique Amor // Capítulo 15 // ¿Celoso?

Mensaje por Aleja Soto el Sáb Ene 25, 2014 3:43 pm

CAPÍTULO 15:
¿CELOSO?


Lisandro estaba en el baño de hombres de Antique Amor. Estaba frente al espejo. Ya llevaba puesto su uniforme de mesero, se lavó la cara, los brazos y luego se secó delicadamente con un pañuelito. Sacó después de su bolso una cajita de rubor y se aplicó un poco en los pómulos.



-Con esto espero que no se note tanto que aún no he pasado por una ducha –Se dijo.

Lisandro guardó el maquillaje en el bolso, lo dejó ahí y salió del baño. Justamente pasó por la mesa que ocupaba Marcus, quien lo tomó con delicadeza del brazo:



-Excuse me, ¿podrías tomar mi orden? –Le preguntó Marcus.

-¿Perdón? –Se sorprendió Lisandro por el atrevimiento con el que el hombre lo tomó del brazo.

-Sí, dije que me gustaría ordenar algo y quería saber si tú podrías tomar mi orden –Aclaró Marcus-. Es que después de ver todo el menú, me gustaría probar uno de los pasteles.

-¡Ah, claro! –Exclamó Lisandro sonriendo forzado-. Bueno, dígame entonces qué desea comer o tomar.

-Quiero el pastel de Leche Condensada con sabor achocolatado y doble cubierta de maní, por favor –Dijo Marcus-. De beber, me gustaría una gaseosa. Coca-Cola estaría bien.

-Muy bien –Dijo Lisandro-. En unos pocos minutos traigo lo que ha pedido.

El chico fue a la cocina, donde encontró a Antonio haciendo la masa de un pastel con un revolvedor.



-El crítico de repostería por fin ordenó algo –Le dijo Lisandro-. Quiere el pastel de leche condensada con sabor achocolatado y… ¡Chispas! Olvidé lo otro.

-Y doble cubierta de maní –Completó la frase Antonio-. ¡Hasta que por fin se dignó a comer algo! Solo espero que no vaya a salir de aquí criticando algo malo, porque entonces se las tendrá que ver conmigo.

-¡Por Dios, Antonio! –Dijo Lisandro impresionado-. Las cosas no se hacen así, si no le gusta el pastel, debemos aceptarlo con humildad, claro que él tendría que explicarnos con argumentos coherentes por qué no le gustó.

-En fin, el pastel está en la vitrina del fondo –Le indicó Antonio.

-¿Sabes? Ese tipo me dejó un poco consternado –Confesó Lisandro-. Como sacado de onda como dicen en México. Tiene… una mirada penetrante. Me dieron escalofríos cuando me tocó.

-¿Cómo es eso de que te tocó? ¿Dónde lo hizo? –Se asustó Antonio.

-¡Que mal pensado eres! –Exclamó Lisandro-. Es que cuando pasé por su mesa, me tomó del brazo y yo lo miré. Por eso te digo que su mirada es penetrante, es como si me hubiera perdido en ella por un momento.

-Pues apresúrate a llevarle la orden al señor de mirada penetrante –Le dijo Antonio un poco celoso.

Lisandro fue el refrigerador donde sacó la gaseosa y luego fue a la vitrina donde estaban varios pasteles de tamaño mediano.

-Antonio, ¿cuál es el pastel? –Le preguntó Lisandro mirando detenidamente todos los pasteles y Antonio fue, sacó el pastel indicado y se lo entregó.

-Ya vas a cumplir una semana de trabajar aquí –Dijo Antonio-, ¿y aún no te familiarizas con la pastelería?

-No necesito que seas tan arrogante conmigo –Comentó Lisandro-. Solo comenté algo sobre ese crítico y lo tomas de una manera que deja mucho que desear.

-Ve a llevarle el pastel y la gaseosa –Le ordenó Antonio que se retiró.

Lisandro suspiró, tomó una bandeja y sobre ella puso el pastel y la gaseosa. Salió de la cocina y le llevó la orden a Marcus, colocándola sobre la mesa.

-¡Vaya, qué buen servicio! –Exclamó Marcus-. Un punto a favor.

-¿De verdad es usted un crítico de repostería? –Preguntó Lisandro- ¿Sólo piensa evaluar a Antique Amor o evaluará otras pastelerías?

-Sí, soy crítico –Respondió Marcus-. Y evaluaré otras pastelerías. Después de todo, Antique Amor no es la única que hay en la ciudad. Solo decidí venir primeramente aquí porque fue la primera pastelería que encontré con más popularidad en Internet. Vi una foto, aparecías tú, el dueño y el tipo de la caja registradora.

-¡Ah, claro! ¡La foto! –Dijo Lisandro-. Nos la tomó mi amiga Marina que trabaja de inspectora en una financiera. Ese día vino a inspeccionar Antique Amor y preguntó que había de nuevo en el menú. Le servimos un pastel delicioso, de hecho ese ha sido el pastel al que le debemos las buenas ventas últimamente.

-Ya veo –Dijo Marcus sin quitarle la mirada de encima a Lisandro.

-Bueno, volveré a mi trabajo, me descuidé por ponerme a charlar –Dijo Lisandro-. Con permiso.

-¡Espera! –Le detuvo Marcus- ¿Cuál es tu nombre? Yo me llamo Marcus.

-Mi nombre es Lisandro –Se presentó sonriéndole-. Pero ahora sí me retiro, de verdad debo ponerme a trabajar.

Lisandro se retiró, dejándole a Marcus una muy buena impresión.

Ya llegada la noche, Natasha y Lisandro llegaron al apartamento de la primera. Natasha prendió las luces y Lisandro llevaba su maleta, con el uniforme de mesero aún puesto.



-¡Tienes un apartamento muy bonito Natasha! –Le comentó Lisandro-. ¡Me encanta la decoración!

-Gracias Lisandro –Le agradeció Natasha-. No me creerías si te dijera que yo misma la hice… la hice con ayuda de mi papá.

-¿Tu papá falleció verdad? –Preguntó Lisandro. Natasha se sintió incómoda con la pregunta.

-Eh… sí, él murió, hace varios meses –Mintió Natasha-. Desde eso, es que ha venido mi mala situación económica, ya que todas sus posesiones se las dejó a su segunda esposa y yo no he podido conseguir trabajo en ninguna empresa o revista como modelo.

-Lo siento mucho por ti –Dijo Lisandro-. Pero ten fe. Tú eres una mujer muy hermosa, sé que en cualquier momento te resulta un trabajo para que seas la imagen de alguna campaña publicitaria.

-Gracias por tu buena vibra Lisandro –Dijo Natasha-. Cambiando de tema, te daré unas indicaciones importantes. Por favor te pido que seas muy ordenado, pulcro con tus cosas y con tu cuarto, con el baño o cuando vayas a utilizar la cocina. Como verás me gusta mantener mi apartamento como una tacita de té.

-Claro, entiendo. Por eso no te preocupes, soy extremadamente aseado –Aseguró Lisandro-. ¿Cuál sería muy cuarto?

-Ven, te lo mostraré –Dijo Natasha, que acto seguido se dirigió con Lisandro al fondo del apartamento. Allí entraron a una amplia habitación que únicamente tenía una cama, una mesita de noche y un gran armario.

-Está perfecto para mí –Comentó Lisandro sonriendo y mirando alrededor de la habitación-. Y me parece muy cómodo. Ya lo iré organizando a mi manera con mis cosas. Hasta armario propio tiene. Me gusta mucho.

-Me alegra que te guste –Dijo Natasha-. Ojalá que te sientas a gusto porque eso quiero Lisandro.

-Bueno, ahora me gustaría cambiarme de ropa y tomar una ducha –Dijo Lisandro-. Lo necesito urgente. ¿Dónde queda el baño?

-El apartamento solo dispone de dos baños –Dijo Natasha-. Uno está en mi cuarto y el otro queda al fondo. Mientras te duchas, prepararé la cena.

Natasha fue a la cocina, mientras que Lisandro fue el baño para hacer lo que dijo. En un momento dado, Natasha se detuvo pensativa.

-Ahora que caigo en cuenta, ¿qué opinará la vieja Sofía sobre haber recibido a Lisandro en mi apartamento? –Se preguntó.

De repente, el timbre sonó y Natasha fue a abrir. Era Antonio. La modelo se sorprendió al verlo.



-¡Antonio! ¡Pero qué sorpresa! No pensé que vendrías. Pasa.

-Gracias Natasha –Dijo Antonio al tiempo que se adentraba en el apartamento. Natasha cerró la puerta-. Vine para invitarte a ver una película al cine. No tenía nada qué hacer y supuse que tú tampoco.

-En eso no te equivocas, no mantengo mucho que hacer aquí sola –Dijo Natasha-, aunque ahora que compartiré el apartamento con Lisandro espero que eso cambie.

-Ah, es cierto –Cayó en cuenta Antonio-. Olvidé que Lisandro estaba aquí. ¿Dónde está que no lo veo?

-Se está tomando una ducha, dijo que la necesitaba urgente –Dijo Natasha.

-¿Entonces aceptas mi invitación sí o no? –Inquirió Antonio- Y no te preocupes, Lisandro no irá con nosotros.

-Pues claro que acepto –Respondió Natasha-. Hacía mucho que no iba al cine y mucho menos que un hombre me invitara. Solo déjame ir a por mi bolso y nos vamos.

Natasha se iba a ir, pero Antonio, repentinamente la tomó del brazo la giró a él y la besó. Justo en ese momento, Lisandro salió del baño, con una bata puesta y secándose el cabello con una toalla. De lejos observó el beso y lo sintió como un baldado de agua fría en su corazón.

-No te tardes –Le dijo Antonio sonriéndole pícaro, luego de haberse desprendido del beso.

Lisandro solo bajó la cabeza y entró a su nuevo cuarto. Unos minutos después, Lisandro salió del cuarto vestido con una ropa ligera, tomó su celular y fue a la sala donde Natasha y Antonio ya estaban a punto de irse el cine.

-¿Van a salir a algún lado? –Les preguntó.

-Sí Lisandro –Respondió Natasha-. Antonio me invitó al cine. Posiblemente lleguemos tarde, y discúlpame por no haber hecho de comer. Si tienes hambre, en la nevera hay una sopa de fideos instantánea. Solo la calientas en el microondas y queda lista.

-Gracias Natasha, lo tendré en cuenta –Dijo Lisandro-. Espero que se diviertan. Yo saldré a hacerle una recarga de saldo a mi celular. Debo hacer varias llamadas. ¿No sabes dónde hay una tienda dónde pueda hacerlo?

-Me parece que hay una, pero no es una tienda y queda algo lejos de aquí –Respondió Natasha-. Es un bar LGBTI. Está más o menos a dos cuadras.

-¿Un bar LGBTI? –Se sorprendió Lisandro.

-Es el lugar perfecto para ti –Intervino Antonio-. Deberías también divertirte e ir.

-Pues no lo haré porque no tengo nada que hacer en esa clase de lugares –Dijo Lisandro indignado por el comentario de Antonio-. Mejor váyanse y aprovechen el tiempo.

-Toma las llaves Lisandro –Le entregó Natasha las llaves del apartamento-. Deberías también sacar una copia para ti.

Natasha y Antonio finalmente se fueron. Lisandro se quedó suspirando algo decepcionado.

Por otra parte, Valentín caminaba por el bar donde antiguamente trabajaba de stripper. Miró con nostalgia y recordó la primera vez que Sofía lo había contactado. En el recuerdo, él llegaba a la pensión donde vivía de noche, y la dueña, una mujer robusta y de edad, lo recibía:



-Oye Valentín, que bueno que llegaste –Dijo la señora-. Una anciana está en la línea del teléfono preguntando por ti.

-¿Qué anciana es? –Preguntó Valentín.

-No lo sé, dijo que te conviene hablar con ella sobre algo importante –Respondió la dueña de la pensión.

Entonces Valentín fue a tomar el teléfono:

-¿Aló? ¿Quién habla?



-¿Tú eres Valentín Estrada? –Preguntó la anciana que era Sofía.

-Sí, soy yo –Respondió Valentín-, ¿pero quién es usted? ¿Por qué me llama? No reconozco su voz.

-Claro que no la reconoces, porque no nos conocemos –Dijo Sofía hablando mediante su celular-. Me llamo Sofía Villegas. Soy la abuela de Lisandro Villegas, a quien de seguro tú debes conocer.

-Sí, lo conozco, es el mesero de Antique Amor, la pastelería donde trabajo –Dijo Valentín-. Lo que no entiendo es por qué me llama usted. ¿Necesita comunicarse con su nieto?

-No, te llamo porque quiero hacerte una propuesta que de seguro debe interesarte –Contó Sofía”.

Valentín dejó de recordar, porque del bar, dos guardias sacaban a una mujer que era Marina. Ella estaba totalmente ebria.



-¡Suéltenme! ¡Les digo que me suelten! –Gritaba Marina-. Ya no quedan caballeros, no saben tratar a una mujer.

Los guardias soltaron a Marina y entraron de nuevo al bar. Valentín se sorprendió mucho al verla a ella asistiendo a un lugar así y en vista de que Marina no podía sostenerse mucho de pie, él corrió hacia ella y la ayudó:

-Señorita Marina –Dijo Valentín.

-¿Tú? –Se sorprendió Marina al verlo-. ¿Tú no eres Valentín, el guardaespaldas de Antonio y que era mesero antes?

-Así es. Me sorprende verla a usted aquí y en este estado –Comentó Valentín-. ¿Qué hace aquí?

-¿Qué hago aquí? –Se repitió Marina la pregunta para sí misma-. La respuesta es demasiado compleja.

-Disculpe que le diga –Se disculpó Valentín de antemano-, pero ese es un bar de strippers, no es un bar cualquiera.

-¿Y crees que yo no sabía eso y vine engañada? –Dijo Marina-. Yo ya sabía la clase de shows que daban allá. Solo vine para olvidar, para ver a hombres de verdad, no a muchachitos que tienen otros gustos.

-¿Se refiere a alguien en particular? –Le preguntó Valentín.

-Sí, me refiero a Lisandro –Dijo Marina.

-Ah, ya veo por qué dice esas cosas –Entendió Valentín.

-¡No puedo creerlo! –Exclamó Marina-. ¿Tú también lo sabías? ¿Sabías que Lisandro es…?

-Casi todo el mundo lo sabe –Dijo Valentín-. Además, con solo ver a Lisandro, no es necesario que él mismo hable de sus inclinaciones. Uno mismo lo deduce con la primera impresión.

Y frente a las palabras de Valentín, Marina rompió en llanto, pues se consideraba como una ingenua. Entretanto, Lisandro finalmente llegó al bar LGBTI sumamente cansado. En la entrada estaban dos guardias, y algunas personas afueras como parejas de chicas y travestis. Al verlos, Lisandro se sintió un poco incómodo, pero decidió acercarse al guardia:



-Buenas noches –Saludó Lisandro-. ¿Hacen aquí recargas de saldo para celular?

-Sí, adentro –Respondió el guardia.

-Si no fuera urgente llamar a Marina y a mis abuelos en Nueva York, ni loco entraría aquí –Pensó Lisandro y acto seguido, decidió entrar al bar. Sonaba música a todo volumen la canción “Poker Face” de Lady Gaga, y estaba lleno de personas bailando, hasta hombres y mujeres algo mayores. Lisandro miraba inseguro para todas partes, llegó a la barra y le dijo al barman:

-Por favor, me gustaría hacerle una recargada de saldo a mi celular.

-¿Tú? ¡Que sorpresa! –Exclamó alguien. Lisandro volteó a ver y se llevó una gran sorpresa al ver que era Marcus.



-¡Usted! ¡El crítico de repostería! –Dijo Lisandro-. Vaya que sí es una sorpresa encontrarlo aquí. De hecho, me da mucha sorpresa. ¿Venden pasteles aquí?

-No, claro que no –Respondió Marcus entre risas-. Este es un bar chiquillo, no venden pasteles.

-No soy tan chiquillo. Tengo 19 años –Le aclaró Lisandro-. Y ya sabía que era un bar. Pregunté por que se me hace raro que usted esté en este tipo de lugares.

-Pues no le veo nada de raro –Dijo Marcus-. Los frecuento mucho más de lo que crees. No solo vine a este país para trabajar, necesito también pasar el tiempo.

-¿Eso quiere decir que usted es… gay? –Preguntó Lisandro.

-Acertaste. Me gustan los hombres –Confesó Marcus, sin ningún tipo de vergüenza-. ¿Tú también frecuentas estos bares? Por lo visto tenemos mucho en común.

-No, yo no, claro que no –Se apresuró a decir Lisandro-. Es decir, también comparto la misma condición que usted, pero digamos que soy más diferente. Yo solo vine porque me dijeron que aquí hacían recargas de celular, pero mejor busco una tienda. La verdad me siento incómodo en este lugar.

-No veo por qué te sientes incómodo –Dijo Marcus-. En este lugar las personas como tú o como yo pasamos un buen rato, lejos de la de los prejuicios de la sociedad. Conocemos gente, por ejemplo.

-Discúlpeme, pero digan lo que me digan, mi opinión sobre los bares no van a cambiar –Dijo Lisandro-. No quiero decir que esté en contra de ellos, simplemente aquí encuentro personas que por su condición, quieren sobreactuarse de una manera que… deja mucho que desear. Ahora sí me voy. Tenga buena noche.

-¡Espera, Lisandro! –Le detuvo Marcus-. No tienes que irte, discúlpame tú a mí si te he ofendido. Puedes utilizar mi celular.

-Gracias señor King, pero las llamadas que tengo que hacer lo dejarían sin saldo, así que mejor no –Le agradeció Lisandro.

-No te preocupes, tengo suficiente saldo para una llamada que dure hasta una hora –Dijo Marcus sacando su celular y entregándoselo a Lisandro-. Tómalo.

-Bueno, está bien –Aceptó Lisandro, al tiempo que recibía el celular-. Lo hago porque ahora que recuerdo, tampoco es que disponga de mucho dinero para hacerle una costosa recarga de saldo a mi celular. Pero aquí no puedo hablar. ¿Le parece si salimos afuera?

-Claro, no tengo ningún problema –Dijo Marcus y ambos salieron del bar.

En un parque de la ciudad, Marina se encontraba sentada en una banca, más calmada que hace un momento. Valentín vino con una botella de agua, la destapó y se sentó al lado de Marina.



-Aquí tiene –Dijo Valentín, entregándole la botella de agua.

Marina la recibió, y empezó a beber sin parar. Se detuvo cuando quedó la mitad del agua que traía la botella y se limpió los labios con las manos.

-Gracias, de verdad tenía mucha sed –Le agradeció Marina-. Me bajó un poquito la borrachera. Por lo menos ahora estoy consciente de lo que hablo.

-Hace unos momentos la vi muy mal –Comentó Valentín-. Nunca me imaginé que una mujer como usted pudiera ir a un show de strippers. ¿Qué tiene que ver eso con las inclinaciones de Lisandro?

-Es que yo no pensaba, ni siquiera me imaginaba que Lisandro era como es –Contó Marina-. No pensaba que pudiera tener esos gustos y yo… yo me enamoré de él, me empecé a hacer ilusiones falsas. Por eso, cuando anoche me enteré por una llamada anónima de la verdad, sentí que el corazón se me rompía en mil pedazos. Me enojé muchísimo, me sentí engañada, me sentí como una tonta y una ingenua… me sentí horrible.

-Ya veo entonces por qué está así –Concluyó Valentín-. Con razón Lisandro llegó esta mañana a Antique Amor tan triste, tanto que hasta se puso a llorar. ¿Discutieron?

-Él solo me explicó que nunca tuvo oportunidad para hablarme de sus inclinaciones –Siguió contando Marina- y yo entonces recordé que en algunos momentos intentó decírmelo, pero siempre había algo que lo evitaba. Lo comprendí, pero aún así, me quedaba el dolor de que por no saber la verdad, me enamoré como una tontita. ¡Mi segundo fracaso en el amor!

-No vaya a pensar que el amor es malo –Dijo Valentín-. Al contrario, el amor es un sentimiento hermoso, tan hermoso que nos puede causar muchas cosas, felicidad, infelicidad, sacrificio…

-Pero yo no puedo sentir otra clase de amor por Lisandro –Dijo Marina-. Si pudiera, me quedaría con sentir por él aprecio, pero ahora no me es posible. Por eso, con todo el dolor en el alma, lo eché de mi apartamento y corté toda clase de lazos con él.

Valentín miraba con cierta lástima a Marina.

En la ciudad de Nueva York, en el apartamento de Sofía, ésta hablaba por teléfono a una aerolínea:





-Good Night. I would like know… ¿when is the next flight to Colombia...? (Buenas noches. Me gustaría saber… ¿cuándo es el próximo vuelvo a Colombia…?). Thanks (Gracias).

Sofía colgó el teléfono, al tiempo que decía para sí misma su próximo plan:

-Al final, me va a tocar ir para ayudarle a Natasha. Si sigo contactando gente, sería peligroso y Lisandro podría enterarse de todo lo que estoy haciendo en su contra. Mejor iré yo misma.

CONTINUARÁ...


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 15 // ¿Celoso?

Mensaje por Gloria el Jue Ene 30, 2014 7:20 pm

Al ratico que termine de leer te comento  Wink 


avatar
Gloria

Mensajes : 11024
Fecha de inscripción : 18/07/2011
Localización : MEXICO

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 15 // ¿Celoso?

Mensaje por Aleja Soto el Jue Ene 30, 2014 7:27 pm

Por supuesto Gloria, cuando puedas Very Happy. No hay prisas para el capítulo 16! Wink


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 15 // ¿Celoso?

Mensaje por Gloria el Vie Ene 31, 2014 3:51 am

Gracias Aleja por esperarme. Ahora sí te comento  Very Happy 

Esta vieja de Sofía ahora se deja venir personalmente, pobre de Lisandro la que le espera.

Antonio ya me cayó bien gordo, disque enamorado de Lisandro y en vez de luchar por él, tratar de que él vea que efectivamente lo quiere, no, va e invita a Natasha a salir y todavía la besa sabiendo que Lisandro está en esa casa y pudo haberlos visto, lo más probable es que lo haya hecho apropósito. Es un inestable y un coqueto.

Marcus me encanta, sería la pareja perfecta para Lisandro, ojalá y se fije en él.

Marina pobrecita, pero debe recapacitar y Valentín también me encanta, es un buen chico, muy noble, harían buena pareja ellos dos.

Pero de verdad que miedo ahora que Sofía aparecerá en la vida de Lisandro, supongo que todo se complicará.

Ahora sí en espera del siguiente capítulo que me he puesto al corriente y mil gracias de nuevo por haberme esperado  Very Happy 


avatar
Gloria

Mensajes : 11024
Fecha de inscripción : 18/07/2011
Localización : MEXICO

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 15 // ¿Celoso?

Mensaje por Aleja Soto el Vie Ene 31, 2014 2:31 pm

Muchas gracias a ti Gloria por leer y comentar. Pronto el capítulo 16 Smile.

Así es, Sofía viajará para acabar de amargarle la vida a Lisandro de la peor manera. Con su llegada, van a suceder muchas cosas no precisamente buenas y habrán una que otra sorpresa en la historia Very Happy.

Sí, Antonio ha hecho mal, pues como dices es coqueto y bastante mujeriego. Por eso Lisandro sufre tanto por él.

Ya verás que sucede con Marcus y Lisandro. ¿Será que él podría quedar como pareja de Lisandro? Ya lo verás.

Ya Marina irá superando la pena que tiene por haberse enamorado de Lisandro. Encontrará en Valentín mucho apoyo y consuelo Smile.


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 15 // ¿Celoso?

Mensaje por Robert Palacios el Sáb Feb 01, 2014 1:17 am

Guaoo la verdad he quedado impactado, es increible todo lo que ha pasado de verdad Sofia es manipuladora y sucia como la detesto, de verdad que esta historia cada vez es mas interesante y mas buena jajajaja ya me volvi adicto *O* en espera del siguiente capitulo ♥

avatar
Robert Palacios

Mensajes : 666
Fecha de inscripción : 08/01/2014
Localización : Venezuela-Caracas

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 15 // ¿Celoso?

Mensaje por Aleja Soto el Sáb Feb 01, 2014 10:09 pm

Muchas gracias Robert Smile. Me alegra que te esté gustando la historia. Justo en estos momentos estoy publicando el capítulo 16. Doña Sofía es una anciana que se ha encaprichado con Lisandro, quiere que él cumpla sus caprichos pero ve que su condición sexual es un obstáculo a que ella pueda controlarlo. Por eso se ha vuelto manipuladora y sucia como dices.


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 15 // ¿Celoso?

Mensaje por Danni el Miér Feb 19, 2014 6:16 pm

Qué excelente capítulo! Very Happy. Me gustó bastante. Wow, Antonio celoso Question, jajajajaja, le dieron celos cuando Lisandro le contó lo de que Marcus lo tomó del brazo! Y qué sorpresa que él también tenga las mismas inclinaciones, ojalá no quiera sobrepasarse con él, aprovechándose de que le prestará el celular para que llame a Marina y a sus abuelos. A Sofía no vale que llame pale.

Entonces Sofía viajará a Colombia, a terminar de acabar a Lisandro, qué mala es, debería de dejarse de meter en la vida de su nieto. Como Natasha le dijo en el capítulo anterior creo, ya él está muy grande para que se metan en su vida Exclamation

Me da lástima con Marina, pero ella sí debió haber comprendido a Lisandro, ahora visitando a ese tipo de bares. Por suerte se encontró a Valentín, qué bien sería donde ambos quedaran juntos!  Twisted Evil.

Mañana me termino de poner a la corriente creo! Very Happy. Gracias por la espera Cool

Danni

Mensajes : 5133
Fecha de inscripción : 26/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 15 // ¿Celoso?

Mensaje por Aleja Soto el Miér Feb 19, 2014 7:54 pm

Gracias Danni!

Sí, con la llegada de Marcus sucederán en Antique Amor muchas cosas, como por ejemplo, ya vimos que él también comparte las mismas inclinaciones que Lisandro y eso le da un motivo más a Antonio para sentirse celoso.

De la misma manera, la llegada de Sofía traerá varios problemas, ya que viste que la vieja está empeñada en que su nieto la saque de la bancarrota.

Puede que entre Marina y Valentín suceda algo más adelante. Ya lo verás Very Happy


NO TE PIERDAS
EL 5TO CAPÍTULO


avatar
Aleja Soto

Mensajes : 5074
Fecha de inscripción : 21/04/2012
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Antique Amor // Capítulo 15 // ¿Celoso?

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.